Una prisión llena de mierda para todos los ex-nazis, bitte. Una excursión por Auschwitz V: Los Sonderkommando / La rebelión de los Sonderkommando en Auschwitz-Birkenau (7 de octubre de 1944)

We reached the stage where we could eat and drink among the corpses, totally indifferent, utterly detached from our emotions. When I think about it today, I don’t know how we survived”, Shaul Chazan, Sonderkommando

auschwitz-album-3

Llegada de un transporte de judíos húngaros de la Rutenia subcarpática. Al fondo pueden verse las chimeneas de los Crematorios II y III, Auschwitz, mayo-junio de 1944. The Auschwitz Album, # 3. Yad Vashem

Parte I: Una prisión llena de mierda para todos los ex-nazis, bitte. Una excursión por Auschwitz I: Auschwitz I, II & III / Las cifras / Los niños y bebés masacrados

Parte II: Una prisión llena de mierda para todos los ex-nazis, bitte. Una excursión por Auschwitz II: Los 6 comandantes de Auschwitz / Zyklon B para todos / Dentro de las cámaras de gas / Después de la cámara de gas

Parte III: Una prisión llena de mierda para todos los ex-nazis, bitte. Una excursión por Auschwitz III: De los transportes a la selección / The Auschwitz Album

Parte IV: Una prisión llena de mierda para todos los ex-nazis, bitte. Una excursión por Auschwitz IV: Kanada / Las selecciones continuas: gas todos los días

Los Sonderkommando

Los testimonios de los pocos Sonderkommando que sobrevivieron al Holocausto son valiosísimos, puesto que ellos fueron los únicos que presenciaron todo el proceso de exterminación con gas, a excepción de la matanza en sí. Los que presenciaban realmente la matanza eran los macabros SS que soltaban el gas y vigilaban la eficacia del proceso a través de una mirilla de vidrio muy grueso.

Todos los Sonderkommando eran judíos. Sin duda los SS se deleitaban en asignar este monstruoso trabajo a los que ellos consideraban la escoria más baja. Los Sonderkommando de Auschwitz-Birkenau trabajaban en jornadas de 12 horas (turno de día y turno de noche). La cadena de trabajo jamás se interrumpía. Las terribles tareas y la horrible vida de los Sonderkommando son brillantemente mostradas en Saul fia.

Los Sonderkommando no tenían el hambre crónica de la que habla Primo Levi. Tenían pan y conservas, y a menudo se podían tomar el lujo de ser solidarios con los demás prisioneros (muchas veces dejaban la gigantesca olla de sopa que les era destinada en la vía férrea donde había prisioneros esqueléticos trabajando, y luego la recogían vacía). En Auschwitz la solidaridad sólo existía cuando se tenía suficiente, afirma Shlomo Venezia; para sobrevivir había que ser necesariamente egoísta[25]. Aún así, Shlomo Venezia confiesa que él hubiera dado todo (menos la vida) por no haber sido Sonderkommando, y que hubiera preferido ser un prisionero muerto de hambre a tener que trabajar en los infernales crematorios de Auschwitz.

Shaul Chazan, un Sonderkommando superviviente griego judío, dijo que el único modo de sobrevivir era dejar de ser un ser humano: “We reached the stage where we could eat and drink among the corpses, totally indifferent, utterly detached from our emotions. When I think about it today, I don’t know how we survived[26].

Casi todos los Sonderkommmando acabaron luego en las cámaras de gas. Los SS los iban eliminando cada tres meses, puesto que constituían la evidencia de los horrores de Auschwitz. En Auschwitz hubo 14 generaciones de Sonderkommando.

Los Sonderkommando vivían en Blocks aparte o en los mismos crematorios y tenían prohibido comunicarse con el resto de los prisioneros.

Existen cinco famosas fotografías hechas clandestinamente por uno o varios Sonderkommando. En cuatro de ellas los Sonderkommando están quemando al aire libre los cuerpos de las víctimas gaseadas. En otra, desgarradora, varias mujeres se dirigen a la cámara de gas después de haber sido obligadas a desnudarse al aire libre.

sonderkommando-2

Sonderkommando quemando al aire libre cadáveres de las víctimas gaseadas. Foto clandestina de Alex, Sonderkommando griego judío. Auschwitz, verano de 1944. Yad Vashem

sonderkommando-5

Mujeres desnudas dirigiéndose a la cámara de gas. Foto clandestina. Auschwitz, 1944.  Yad Vashem

 

La rebelión de los Sonderkommando en Auschwitz-Birkenau (7 de octubre de 1944)

El 7 de octubre de 1944 tuvo lugar la rebelión de los Sonderkommando en Auschwitz-Birkenau. Durante meses, algunas mujeres que trabajaban en Birkenau (Ester Wajcblum, Ella Gärtner, Regina Safirsztain y Róza Robota) habían confiscado un poco de pólvora de la Weichsel-Union-Metallwerke (la fábrica de municiones) y la habían estado pasando a los Sonderkommando. La rebelión fue un desastre y las mujeres colaboradoras fueron más tarde brutalmente torturadas y en enero de 1945 fueron ahorcadas delante de los prisioneros de la fábrica de municiones.

Los Sonderkommando incendiaron el Crematorio IV y se rebelaron con cuchillos, hachas, algunas pocas pistolas y granadas. Desgraciadamente, solamente murieron 3 SS y un Kapo (que los Sonderkommando lograron echar al horno), y solamente 12 SS resultaron heridos. Unos 200 Sonderkommando escaparon, pero todos fueron luego capturados y ejecutados con una bala en la nuca. Luego, los SS mataron a 200 Sonderkommando más como represalia. Saul fia muestra, de una manera deprimente y desesperante, la rebelión de los Sonderkommando.

De 1945 a 1980 se encontraron enterrados cerca de los Crematorios II y III de Auschwitz ocho testimonios (listas, descripciones y diarios) escritos en yiddish, francés y griego por cinco Sonderkommando (Zalman Gradowski, Zalman Lewental, Leib Langfus, Chaim Herman y Marcel Nadjary –el único superviviente de los cinco–). Los testimonios han sido publicados en The Scrolls of Auschwitz y en Rękopisy członków Sonderkommando (traducido al inglés como Amidst a Nightmare of Crime: Manuscripts of Members of Sonderkommando). Al principio de Saul fia, con una cámara genialmente desenfocada, unos hombres están tocando la tierra. Quien conoce la historia de los Sonderkommando puede entender que esos hombres fueron aquellas víctimas que arriesgaron su vida para dejar un testimonio a la humanidad de las atrocidades cometidas por los alemanes.

sonderkommando-list-1944

Lista de víctimas gaseadas en el mes de octubre de 1944 escrita a lápiz en polaco por un Sonderkommando. Está indicado si las víctimas eran hombres (“m.”), mujeres (“kob”) o niños (“dzieci”), el lugar de procedencia y el crematorio donde perecieron (Kr. 1 es el Crematorio II). El Crematorio IV (Kr. 3) no sale en la lista, puesto que en la rebelión de los Sonderkommando fue destrozado. A la derecha se lee que 460 Sonderkommando fueron ejecutados por los SS después de la rebelión. Auschwitz-Birkenau State Museum

Poquísimos Sonderkommando sobrevivieron al Holocausto. En Auschwitz, sólo cerca de 90 sobrevivieron a la liberación. En el año 2000, había unos 30 que aún vivían. Muchos Sonderkommando supervivientes no hablaron jamás del infieron en Auschwitz ni contaron jamás lo que habían visto. Hubo gente ignorante que luego condenó a los Sonderkommando como conspiradores de la barbarie (posiblemente esta estúpida acusación influyó en el silencio de varios Sonderkommando). Otros Sonderkommando sí que contaron (en libros, charlas o entrevistas) el horror que habían presenciado y vivido, para que el mundo supiera lo que realmente había sucedido en Auschwitz y en otros campos de exterminio.

Gideon Greif recopiló en 1995 los testimonios de los ocho Sonderkommando supervivientes que residían en Israel en Wir weinten tränenlos: Jüdische Überlebende der ‘Sonderkommando’ in Auschwitz. Otros Sonderkommando supervivientes fueron Henryk Mandelbaum (1922–2008), judío polaco; Henryk (Tauber) Fuchsbrunner (1917–2000), judío polaco; Filip Müller (1922–2013), judío checo, autor de Sonderbehandlung. Drei Jahre in den Krematorien und Gaskammers von Auschwitz; Dario Gabbai (1922), judío griego; Shlomo Venezia (1923–2012), autor de Sonderkommando, dans l’enfer des chambres à gaz y consultor de Roberto Benigni en La vita è bella; su hermano Morris Venezia (1921), judío griego; y el pintor David Olère (1902–1985), judío polaco nacionalizado francés que pintó después de la liberación numerosos cuadros sobre el Holocausto.

Parte VI: Una prisión llena de mierda para todos los ex-nazis, bitte. Una excursión por Auschwitz VI: Los triángulos / Los retratos de Auschwitz de Wilhelm Brasse / El uniforme

HALLOWEEN-2015-TODOS.JPG Antonia Tejeda Barros, Madrid, marzo 2016 – mayo 2019

Créditos

Auschwitz-Birkenau State Museum

United States Holocaust Memorial Museum (USHMM)

Yad Vashem. The World Holocaust Remembrance Center

Los Angeles Museum of the Holocaust (LAMOTH)

Guetto Fighters’ House Museum

Center for Holocaust & Genocide Studies (University of Minnesota): Because They Were Jews! by David Friedman

Bibliografía

Arendt, Hannah. Eichmann in Jerusalem. A Report on the Banality of Evil. USA: Penguin Classics, 2006 (1977), pp. vii–312

Borowski, Tadeusz. This Way for the Gas, Ladies and Gentlemen (trad. Barbara Vedder). New York & London: Penguin Classics, 1976 (1967), pp. 9–180

Chare, Nicholas & Williams. Dominic. “How Documents Buried by Jewish Prisoners at Auschwitz Tell the Story of Genocide“. Slate, 3 de febrero de 2006

Dobrowlska, Anna. The Auschwitz Photographer (trad. Anna Samborska & Clay Young). Warsaw: Rekontrplan, 2013, pp. 5–282

Frankl, Viktor E. … trotzdem Ja zum Leben sagen. Ein Psychologe erlebt das Konzentrationslager. München: Kösel, 2014 (2009), pp. 7–191

Frankl, Viktor E. Man’s Search for Meaning (trad. Ilse Lasch). Boston: Beacon, 2006, pp. ix–165

Frankl, Viktor E. El hombre en busca de sentido (trad. Christine Kopplhuber y Gabriel Insauti Herrero). Barcelona: Herder, 2004 (1979), pp. 9–153

‘Ha-Elion, Moshe. En los Kampos de la Muerte. Israel: Instituto Maale Adumim, 2000, pp. 5–94

Levi, Primo. Se questo è un uomo. Torino: Einaudi, 2014 (1958), pp. 3–219

Levi, Primo. Si esto es un hombre (trad. Pilar Gómez Bedate). Barcelona: Austral-El Aleph, 1998 (1987), pp. 7–222

Müller, Filip. Eyewitness Auschwitz. Three Years in the Gas Chambers (trad. Susanne Flatauer). Chicago: Ivan R. Dee & USHMM,1999, pp. ix–180

Niewyk, Donald & Nicosia, Francis. The Columbia Guide to the Holocaust. USA: Columbia University Press, 2000, pp. xi–473

Sartre, Jean-Paul. Les mains sales. France: Gallimard, 2007 (1948), pp. 13–247

Reiniger, Franziska. “Inside the Epicenter of the Horror – Photographs of the Sonderkommando“. Yad Vashem

Roccas, Ronis. “We did the dirty work of the Holocaust’: Sonderkommando Auschwitz“. haArez, 2 de mayo del 2000

Venezia, Shlomo. Sonderkommando. Dans l’enfer des chambres à gaz. Paris: Albin Michel, 2007, pp 7–249

Weiss, Martin. “Selection at Auschwitz“. USHMM

Wiesel, Elie. La nuit. France: Les éditions de minuit, 2012 (1958), pp. 9–199

Wiesel, Elie. “Message from Elie Wiesel“. Auschwitz-Birkenau State Museum

NOTAS

[1] Venezia, Sonderkommando. Dans l’enfer des chambres à gaz, p. 87

[2] Wiesel, La nuit, “Préface de 2007”, p. 13

[3] Moshe Ha’Elion (nacido en 1925), judío griego, fue deportado a Auschwitz en 1943. Tenía 18 años. Después de la marcha de la muerte estuvo en Mauthausen, Melk y Ebensee. En מיצרי שאול (traducido al inglés como Straits of Hell) y En los Kampos de la Muerte(colección de tres poemas escritos en ladino) Moshe narra los horrores de la deportación y de los campos de concentración y exterminio nazis. Fue el prisionero número 114.923. Vive en Israel y tiene 91 años.

[4] Viktor Frankl (1905–1997), judío austríaco, psiquiatra y filósofo, sobrevivió a los horrores de Theresienstadt, Auschwitz, Kaufering y Türkheim (dos subcampos de Dachau). Fundador de la logoterapia (una terapia basada en la búsqueda por el sentido), en Ein Psychologe erlebt das KZ narra las experiencias en los campos “pequeños” de concentración nazis. El libro fue luego retitulado …trotzdem Ja zum Leben sagen. Ein Psychologe erlebt das Konzentrationslager. Traducido al inglés en 1959 primeramente bajo el título From Death-Camp to Existentialism, fue luego titulado con el nombre que hoy se conoce: Man’s Search for Meaning (la edición española usó este último título: El hombre en busca de sentido)

[5] Tadeusz Borowski (1922–1951) ganó la “beca Hitler” a los 21 años por ser polaco y sobrevivió a los horrores de Auschwitz, Natzweiler-Struthof y Dachau. Dachau fue liberado el 1 de mayo de 1945, cuando Borowski tenía 22 años y medio. En 1947 publicó 5 historias cortas bajo el título Pożegnanie z Marią –Adiós a María– (publicado en inglés bajo el título This Way for the Gas, Ladies and Gentlemen –título de una de las historias–). Cuatro años más tarde, el 1 de julio de 1951, se suicidó. ¿Y cómo lo hizo? Nada menos que inhalando gas. Su mujer acababa de dar a luz 3 días antes.

[6] Shlomo Venezia (1923–2012), judío griego, fue deportado a Auschwitz en marzo de 1944; tenía 22 años. Fue Sonderkommando en los Crematorios II y III de Auschwitz-Birkenau. Después de la marcha de la muerte, fue deportado a Mauthausen, Melk y Ebensee. Su hermano Maurice Venezia (nacido en 1921) fue también Sonderkommando, sobrevivió y hoy tiene 95 años. Venezia publicó en el 2007 en francés un testimonio espeluzante y de enorme valor titulado Sonderkommando. Dans l’enfer des chambres à gaz, traducción de una serie de entrevistas en italiano realizadas en el 2006 en Roma por Beatrice Prasquier (con la ayuda de Marcello Pezzetti). Venezia dedicó su vida a dar testimonio sobre los horrores de Auschitz. Murió a los 88 años en Roma.

[7] Primo Levi (1919–1987), judío italiano, fue deportado a Auschwitz en marzo de 1944. Tenía 25 años. En Se questo è un uomo narra la vida en Auschwitz III. Fue el prisionero número 174.517. Completan la llamada “Trilogía de Auschwitz” La tregua y I sommersi e i salvati. Otro testimonio interesantísimo es Così fu Auschwitz. Testimonianze 1945-1986 (con Leonardo De Benedetti).

[8] Elie Wiesel (1928), judío rumano nacionalizado norteamericano, fue deportado a Auschwitz el 6 de mayo de 1944; tenía 15 años. Después de la marcha de la muerte fue prisionero en Buchenwald hasta la liberación (11 de abril de 1945). Wiesel aparece en la famosa fotografía de los prisioneros en una barraca de Buchenwald. En La Nuit (publicado primeramente en yiddish bajo un título mucho más significativo: Un di Velt Hot Geshvign–Y el mundo permaneció callado– narra los horrores de la deportación, Auschwitz y la marcha de la muerte. En 1986 obtuvo el Premio Nobel de la Paz. Fue el prisionero número A-7713.

[9] Nacido en Trutnov (Checoslovaquia) en 1930. En diciembre de 1942, Michal fue enviado junto a su familia a Hradec Kralove y de allí fue deportado a Theresienstadt. El 15 de diciembre de 1943 Michal y su familia fueron deportados a Auschwitz-Birkenau. Michal fue tatuado con el número 168.497, su padre con el número 168.496 y su madre con el número 71.253. Durante seis meses pudieron estar juntos en el “campo familiar”. En junio de 1944 su madre fue enviada a Stutthof (murió en el campo en enero de 1945); su padre fue gaseado el 11 de julio de 1944. Michal sobrevivió Auschwitz, Mauthausen, Melk y dos marchas de la muerte. En 1945–47 escribió su diario (tres libretas) sobre la ocupación nazi en Checoslovaquia y los campos de exterminio.

[10] Levi, Se questo è un uomo, p. 68

[11] Message from Elie Wiesel

[12] USHMM

[13] David Olère (1902–1985) fue un Sonderkommando superviviente de Auschwitz-Birkenau que trabajó en el Crematorio III. Pintor e ilustrador judío polaco, se mudó a París en 1923. Fue deportado a Auschwitz el 2 de marzo de 1943. Después de Auschwitz, sobrevivió la marcha de la muerte, Mauthausen, Melk y Ebensee. Plasmó los horrores que presenció en Auschwitz en sus dibujos y cuadros.

[14] Venezia, Sonderkommando. Dans l’enfer des chambres à gaz, p. 86

[15] Venezia, Sonderkommando. Dans l’enfer des chambres à gaz, p. 86

[16] David Friedman (1893–1980) (Friedmann, con dos “Ns”, antes de 1960, año en que obtuvo la nacionalidad norteamericana) fue un superviviente de Auschwitz. Nació en Mährisch Ostrau. Pintor, ilustrador y violinista, vivió en Berlín de 1911 a 1938. En diciembre de 1938 emigró a Praga con su mujer Mathilde y su hija Mirjam Helene. En 1941 los tres fueron deportados al guetto de Lodz, y en 1944, a Auschwitz, donde su mujer y su hija fueron gaseados. Gracias a su talento como violinista, Friedman fue transferido al subcampo Gleiwitz I. Sobrevivió a la marcha de la muerte y llegó al campo de Blechhammer, el cual fue liberado por el Ejército Rojo en 1945. Estuvo en Cracovia y Praga, donde pintó muchos cuadros sobre los horrores del Holocausto. Friedman y su segunda mujer, Hildegard, emigraron a Israel en 1949. Tuvieron una hija llamada también Miriam y emigraron a EEUU en 1954. Su hija Miriam Friedman Morris lucha por recuperar los cuadros de su padre y por mantener viva su memoria.

[17] Venezia, Sonderkommando. Dans l’enfer des chambres à gaz, p. 94

[18] Borowski, This Way for the Gas, Ladies and Gentlemen, p. 39

[19] Ha-Elion, “La djovenika al lager”, En los Kampos de la Muerte, p. 15

[20] Borowski, This Way for the Gas, Ladies and Gentlemen, p. 36

[21] Primo Levi, Si esto es un hombre, p. 15 [“vagoni merci, chiusi dall’esterno, e dentro uomini donne bambini, compressi senza pietà … in viaggio verso il nulla“, Primo Levi, Se questo è un uomo, p. 9]

[22] Borowski, This Way for the Gas, Ladies and Gentlemen, p. 37

[23] Frankl, El hombre en busca de sentido, p. 39 [“Uns, der Transportminorität von damals, wurde es am Abend des gleichen Tages bekannt. Ich fragte Kameraden, die schon länger im Lager waren, wohin mein Kollege und Freund P- gekommen sein mochte. ‘Ist er auf die andere Seite geschickt worden?’ ‘Ja’, sage ich. ‘Dann siehst du ihn dort’, sagt man mir. Wo? Eine Hand zeigt zu einem wenige hundert Meter entfernten Schlot, aus dem eine viele Meter hohe Art Stichflamme unheimlich in den weiten, grauen polnischen Himmel emporzüngelt, um sich in eine düstere Rauchwolke aufzulösen“], Frankl, … trotzdem Ja zum Leben sagen, pp. 30–31

[24] Weiss: “Selection at Auschwitz“. USHMM

[25] “La solidarité n’existait que quand on avait assez pour soi; autrement, pour survivre, il fallait être égoïste“, Venezia, Sonderkommando. Dans l’enfer des chambres à gaz, p. 137

[26] Shaul Chazan. En Roccas, ‘We did the dirty work of the Holocaust’: Sonderkommando Auschwitz, haArez, 2 de mayo del 2000

[27] Borowski, This Way for the Gas, Ladies and Gentlemen, p. 37

[28] Levi, Si esto es un hombre, p. 134. “La selezioni si sentono arrivare. ‘Selekcja’: la ibrida parola latina e polacca si sente una volta, due volte, molte volte, intercalata in discorsi stranieri“, Levi, Se questo è un uomo, p. 121

[29] Levi, Si esto es un hombre, pp. 138, 139. “Ognuno di noi, che esce nudo dal Tagesraum nel freddo dell’aria di ottobre, deve fare si corsa i pochi passi fra le due porte davanti ai tre, consegnare la scheda alla SS e rientrare per la porta del dormitorio. La SS, nella frazione di secondo fra due passaggi successivi, con uno sguardo di faccia e di schiena giudica della sorte di ognuno, e consegna a sua volta la scheda all’uomo alla sua destra o all’uomo alla sua sinistra, e questo è la vita o la morte di ciascuno di noi“, Levi, Se questo è un uomo, p p. 123

[30] Levi, Si esto es un hombre, p. 141; “dalla mia cuccetta che è al terzo piano, si vede e si sente che il vecchio Kuhn prega, ad alta voce, col berretto in testa e dondolando il busto con violenza. Kuhn ringrazia Dio perché non è stato scelto. Kuhn è un insensato. Non vede, nella cuccetta accanto, Beppo il greco che ha vent’anni, e dopodomani andrà in gas, e lo sa, e se ne sta sdraiato e guarda fisso la lampadina senza dire niente e senza pensare piú niente? Non sa Kuhn che la prossima volta sarà la sua volta? Non capisce Kuhn che è accaduto ogii un abominio che nessuna preghiera propiziatoria, nessun perdono, nessuna espiazione dei colpevoli, nulla insomma che sia in potere dell’uomo di fare, potrà risanare mai piú? Se io fossi Dio, sputerei a terra la preghiera di Kuhn“, Levi, Se questo è un uomo, p. 127

[31] En Venezia, Sonderkommando. Dans l’enfer des chambres à gaz, pp. 205–235

[32] Primo Levi, Si esto es un hombre, p. 35 [“La morte incomincia dalle scarpe“, Primo Levi, Se questo è un uomo, p. 27]

[33] Primo Levi, Si esto es un hombre, p. 53 [“… tutti sentiamo che questa musica è infernale“, Primo Levi, Se questo è un uomo, p. 44]

[34] Primo Levi, Si esto es un hombre, p. 37 [“Tale sarà la nostra vita. Ogni giorno, secondo il ritmo prestabilito, Ausrücken ed Einsrücken, uscire e rientrare; lavorare, dormire e mangiare; ammalarsi, guarire o morire“, Primo Levi, Se questo è un uomo, p. 28 ]

[35] Primo Levi, Si esto es un hombre, p. 80 [“Ma come si potrebbe pensare di non aver fame? il Lager è la fame: noi stessi siamo la fame, fame vivente“, Primo Levi, Se questo è un uomo, p. 69]

[36] “[Moll] m’a donné un coup tout en me faisant un croche-pied pour que je tombe. Il fallait se relever immédiatement, sinon la punition était plus dure encore. Il m’a frappé une deuxième fois, je suis retombé et me suis relevé“, Venezia, Sonderkommando. Dans l’enfer des chambres à gaz, p. 125

[37] Primo Levi, Si esto es un hombre, p. 39 [“La confuzione delle lingue è una componente fondamentale del modo di vivere di quaggiú; si è circondati da una perpetur Babele, in cui tutti urlano ordini e minacce in lingue mai prima udite, e guai a chi non afferra a volo. Qui nessuno ha tempo, nessuno ha pazienza, nessuno ti dà ascolto“, Primo Levi, Se questo è un uomo, p. 30]

[38] Borowski, “This Way for the Gas, Ladies and Gentlemen”, en This Way for the Gas, Ladies and Gentlemen, p. 32 (nota a pie de página)

[39] Primo Levi, Si esto es un hombre, pp. 98, 99 [“La loro vita è breve ma il loro numero è sterminato; sono loro, i Muselmänner, i sommersi, il nerbo del campo; loro, la massa anonima, continuamente rinnovata e sempre identica … già troppo vuoti per soffrire veramente“, Primo Levi, Se questo è un uomo, p. 86]

[40] Primo Levi, Apéndice de 1976, Si esto es un hombre, pp. 215–216 [“Qui non c’era solo la morte, ma una folla di dettagli maniaci e simbolici, tutti tesi a dimostrare e confermare che gli ebrei, e gli zingari, e gli slavi, sono bestiame, strame, immondezza. Si ricordi il tatuaggio di Auschwitz, che imponeva agli uomini il marchio che si usa per i buoi; il viaggio in vagoni bestiame, mai aperti, in modo da costringere i deportati (uomini, donne e bambini!) a giacere per giorni nelle proprie lordure; il numero di matricola in sostituzione del nome; la mancata distribuzione di cucchiai (eppure i magazzini di Auschwitz, alla liberazione, ne contemevano quintali), per cui i prigioneri avrebbero dovuto lambire la zuppa come cani; l’empio sfruttamento dei cadaveri, trattati come una qualsiasi anonima materia prima, da cui si ricavavano l’oro dei denti, i capelli come materiale tessile, le ceneri come fertilizzanti agricoli; gli uomini e le donne degradati a cavie, su cui sperimentare medicinali per poi sopprimerli“, Primo Levi, “Appendice”, Se questo è un uomo, p. 187]

[41] Frankl, El hombre en busca de sentido, p. 113. Und Schritt für Schritt, nicht anders, trittst du ein in dieses neue Leben, wirst du wieder Mensch, Frankl, … trotzdem Ja zum Leben sagen, p. 135

[42] [“Se nos planteó la cuestión: ¿qué hacemos con las mujeres y los niños? Decidí que debía encontrar una solución final. Pues no me pareció que se justificara exterminar –quiero decir matar u ordenar que mataran– a los hombres, y dejar a los niños que crezcan y se venguen contra nuestros hijos y nuestros nietos. Había que adoptar la difícil decisión de conseguir que esa gente desapareciera de la faz de la Tierra”], Himmler, Segundo discurso de Posen, 6 de octubre de 1943

[43] Springfield, vídeo entrevista de 1990. USHMM

[44] Levi, Si esto es un hombre, p. 59. “Noi abbiamo viaggiato fin qui nei vagoni piombati; noi abbiamo visto partire verso il niente le noestre donne e i nostri bambini; noi fatti schiavi abbiamo marciato cento volte avanti e indietro alla fatica muta, spenti nell’anima prima che dalla morte anonima. Noi non ritorneremo. Nessuno deve uscire di qui, che potrebbe portare al mondo, insieme col segno impresso nella carne, la mala novella di quanto, ad Auschwitz, è bastato animo all’uomo di fare dell’uomo“, Levi, Se questo è un uomo, p. 49

[45] Wiesel, La Nuit, “Préface”, p. 23

[46] En los Juicios de Dachau (The Dachau Trials), el Juicio del Alto Comando (The High Command Trial) y el Juicio de los Einsatzgruppen (The Einsatzgruppen Trial) se juzgaron a varios asesinos, responsables de masacres abominables y de crímenes contra la humanidad. A modo de ilustración, algunos casos escandalosos fueron las penas imputadas a Georg von Küchler, Hermann Hoth, Georg-Hans Reinhardt, Karl-Adolf Hollidt, Hermann Reinecke, Walter Warlimon y Otto Wöhler, acusados en el Juicio del Alto Comando, 1948, de crímenes de guerra y de crímenes contra la humanidad por participar en órdenes de asesinato, tortura, deportación y captura de civiles en territorios ocupados. Las penas fueron de 20 de años de prisión para von Küchler (en 1951 se redujo a 12 años de prisión, y en 1953 fue absuelto), 15 años para Hoth (absuelto en 1954), 15 años para Reinhardt (absuelto en 1952), 5 años para Hollidt (absuelto al cabo de 1 año), prisión de por vida para Reinecke (absuelto en 1954), prisión de por vida para Warlimon (reducida a 18 años de prisión en 1951 y absuelto en 1954) y de 8 años de prisión para Wöhler (absuelto en 1951). En esta línea, cabe destacar el Juicio de los Einsatzgruppen, 1948, donde se juzgó a 24 miembros de los Einsatzgruppen: a 22 se les culpó de tres puntos gravísimos: 1. Crímenes contra la humanidad: persecución política, racial y religiosa, asesinato, exterminio, prisión y otros actos inhumanos cometidos en contra de civiles, como parte de un organizado plan de genocidio; 2. Crímenes de guerra; 3. Miembros de organizaciones criminales: SS, SD y Gestapo: 4 fueron sentenciados a muerte y ahorcados, 9 fueron sentenciados a muerte pero finalmente cumplieron condenas de tan sólo 6, 8 y 10 años, uno fue sentenciado a prisión de por vida pero sólo cumplió condena de 10 años, tres fueron sentenciados a 10 años (dos cumplieron condenas de sólo 4 y 6 años, y el otro fue absuelto), dos fueron sentenciados a 10 años (uno cumplió 8 años y el otro fue absuelto), dos fueron absueltos tras el juicio y uno se suicidó

[47] Citado en Levi, “Apéndice de 1976”, Si esto es un hombre, p. 197

[48] Sartre, Les mains sales, p. 22

[49] Wiesel, La nuit, “Préface” (2007), p. 17. Ilse Koch, llamada “la bruja de Buchenwald”, fue sentenciada a cadena perpetua en 1947; en 1948 se redujo su pena a solamente 4 años (¡4 años!), pero fue arrestada de nuevo en 1949 y finalmente condenada a cadena perpetua en 1951. Se suicidó en prisión en 1967

About Antonia Tejeda Barros

Madre, flautista, violinista, profesora, alumna, bloguera / Mother, musician, teacher, student, and blogger
This entry was posted in #WeRemember, Auschwitz, Holocaust, Philosophy, Religión, Religion, Shoah and tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s