El universo de Aristóteles

Acerca del cielo (De caelo en latín, nombre por el que se conoce), de Aristóteles (384 aC – 322 aC), se compone de 4 libros y forma, junto a la Física, el libro XII de la Metafísica, los Meteorológicos[1] y Acerca de la generación y la corrupción, el total de la obra aristotélica dedicada a la cosmología. Según Candel, la cosmología de Aristóteles tiene “un modesto origen como comentario polémico al Timeo platónico”[2].

Aristóteles llama a los planetas “astros errantes”. La Luna y el Sol son también astros errantes. Eudoxo de Cnido[3] (c. 390 aC-c. 337 aC) elaboró un sistema donde la Luna y el Sol se movían mediante 3 esferas homocéntricas, y Saturno, Júpiter, Marte, Venus y Mercurio, mediante 4[4]. Calipo de Cízico (fl. c. 330 aC) completó, con la ayuda de Aristóteles, el sistema de Eudoxo[5]. El sistema de Eudoxo tenía 26 esferas homocéntricas[6], y el de Calipo, 33[7]. El sistema de Aristóteles tiene 55 (ó 47)[8] esferas homocéntricas. Menos la Luna, cada astro posee también esferas que contrarrestan el movimiento de las esferas primeras. La esfera de Saturno se halla justo después de la esfera de las estrellas fijas, y la esfera de la Luna se halla justo antes de la Tierra, la cual se halla en el centro. El orden de los astros errantes y su respectivo número de esferas es, según Aristóteles: Saturno 4 + 3[9]; Júpiter, 4 + 3; Marte, 5 + 4; Venus, 5 + 4; Mercurio, 5 + 4; el Sol 5 + 4; la Luna 5 + 0 y la Tierra (que no posee esferas). Aristóteles (al igual que Platón) tomó el orden de los planetas de Anaxágoras: “Anaxagoras … ordered the ‘planets’ thus: Moon … Sun … Mercury … Venus … Mars … Jupiter … and Saturn. Both Plato and Aristotle later adopted this splendid arrangement[10]. En tiempos de Aristóteles, aparte de la Tierra, se conocía la existencia de otros 5 planetas (Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno): “Well before the 5th century B.C., Mercury, Venus, Mars, Jupiter and Saturn had been distinguished from the stars behind them, and had been marked as ‘wanderers’[11]. Urano fue descubierto 2.300 años más tarde, en 1781, por William Herschel[12].

Según Aristóteles, los astros son inmóviles, y todos menos la Tierra se mueven gracias a las esferas homocéntricas. La primera revolución (la de las estrellas fijas) del cielo es la más rápida y es simple, y “las [revoluciones] de los demás [astros] son más lentas [y] múltiples”[13]. Según Aristóteles, los movimientos de los astros son diferentes, y guardan relación con las distancias. Los astros ni se desplazan por sí mismos ni rotan. El universo está “máximamente en movimiento”[15] y los astros están “máximamente en reposo”[16]. Hoy sabemos que los planetas rotan y orbitan, y que el universo está en expansión[17]. Según Aristóteles, tanto los astros como el universo son esféricos: “parece razonable que el cielo en su conjunto, así como cada astro, sean esféricos (…) Es necesario que el cielo tenga forma esférica: pues esta figura es la más adecuada … y la primera por naturaleza (…) si lo perfecto es anterior a lo imperfecto … será el círculo la primera de las figuras”[18]. El universo gira y su movimiento es continuo, regular y eterno: “es manifiesto y admitido que el universo gira en círculo (…) la traslación del cielo es … la única continua, regular y eterna”[19].

Según Aristóteles, el universo no fue creado por un demiurgo como narra Platón[20], sino que siempre ha existido, y es eterno y finito[21]. Para Aristóteles, universo, cielo y mundo son sinónimos: “el cielo … ni ha sido engendrado ni puede ser destruido … sino que es uno y eterno”[22]. Hawking dice en una interesante conferencia: “Aristotle … believed the universe had existed for ever. Something eternal is more perfect that something created[23]. La teoría del Big Bang (“The currently accepted model of the universe, according to which time and space emerged from a hot, dense, compact region between 10 and 20 billion years ago[24]), afirma que el universo fue creado hace 13.798 ± 0.037 miles de millones de años[25]. El modelo cosmológico del Big Bang “offers an elegant explanation of the origin of everything we see in the night sky, making it one of the greatest achievements of the human intellect and spirit”[26].

En la Metafísica[27], Aristóteles describe un primer motor que es eterno e inmóvil[28]: “existe algo que mueve sin estar en movimiento, algo eterno que es substancia y acto”[29]. El motor primero mueve porque es amado[30], pero, como apunta Sellés[31], no queda muy claro por quién es amado. Russell escribe: “The main argument for God is the First Cause: there must be something which originates motion, and this something must itself be unmoved, and must be eternal, substance, and actuality … God produces motion by being loved, whereas every other cause of motion works by being itself in motion (like a billiard ball)[32]. Aristóteles, sin embargo, habla también de varios motores primeros: “necesariamente habrá tantas substancias de naturaleza eterna, inmóviles en esencia y sin magnitud como movimientos de los astros[33]“. North escribe: “Aristotle … speaks as though each planetary motion of Eudoxan type has its own prime mover, so that there will be fify-five (or forty-seven) of them altogether[34]. Y Russell escribe: “astronomical considerations lead to the conclusion that there are either forty-seven or fifty-five unmoved movers[35].

Según Aristóteles, el universo tiene dos esferas[36]: una sublunar (la de la Tierra, corruptible, donde existe el movimiento y el cambio) y otra supralunar (la de las estrellas fijas, incorruptible, donde el único movimiento y cambio que existe es el movimiento circular). La esfera más exterior es la esfera de las estrellas fijas, que da movimiento al mundo supralunar, mediante el primer motor o causa primera; y la más interior es la esfera de la Luna, que da movimiento al mundo sublunar. ¿Y qué hay más allá de la esfera de las estrellas fijas? Hawking escribe: “What lay beyond the last sphere was never made very clear, but it certainly was not part of mankind’s observable universe[37]. La región supralunar se compone, según Aristóteles, de éter[38]: “Aether is the celestial element -a crystalline solid in Aristotle’s writings, though its solidity was frequently questioned by his successors. Unlike the substances known on earth, it is pure and unalterable, transparent and weightless. From it are made the planets and the stars as well as the nest of concentric spherical shells whose rotations account for the celestial motions[39]. En el universo aristotélico no existe el vacío. Kuhn escribe: “Since the universe was full, all spheres were in contact, and the rubbing of sphere on sphere provided drive to the entire system[40].

El universo de Aristóteles es racional, necesario y bueno: “la naturaleza no hace nada irracionalmente ni en vano”[41]. Para Aristóteles, al igual que para Platón[42], “la naturaleza siempre realiza la mejor de las posibilidades”[43]. El mundo de Aristóteles es un mundo teleológico: todo existe por algo. Para los epicuros[44], en cambio, el mundo existe y es por pura casualidad[45].

Antes se creía que la Tierra era plana: “Anaxímenes, Anaximandro y Demócrito … dicen que la causa de que [la tierra] se sostenga es su forma plana”[46]. Según Aristóteles, la Tierra, los demás astros y el universo son esféricos, eternos, inteligentes y divinos: “los astros son esféricos y … no se mueven por sí mismos”[47]. Hoy sabemos que la Tierra no es esférica, sino esferoide: está achatada por los polos debido a la fuerza centrífuga de la rotación y la gravedad. El diámetro terrestre en los polos es 12.713,5 km. y en el ecuador, 12.756,1 km[48]. La longitud de la circunferencia terrestre es 40.075,16 km (según Aristóteles era 70.800 km[49]).

Demócrito “felt that the earth, being ‘heavier’ had settled to the centre of the universe[50]. Aristóteles sigue el modelo geocéntrico y sitúa la Tierra en el centro del universo: “el centro de la tierra y el centro del universo son el mismo”[51]. El universo aristotélico está diseñado “layer on layer over a spherical Earth[52]. Según los pitagóricos[53], la Tierra no estaba en el centro del universo sino que se movía alrededor de un fuego que se hallaba en el centro del universo[54]. Según Aristóteles, la Tierra es inmóvil: “Es evidente … que la tierra ha de hallarse necesariamente en el centro e inmóvil”[55]. Singh escribe: “a spherical Earth raised the question that still bothers children today -what stops people in the southern hemisphere from falling off? The Greek solution to this puzzle was based on the belief that the universe had a centre and that everything was attracted to this centre. The centre of the Earth supposedly coincided with the hypothetical universe centre”[56].

Los pitagóricos creían que los astros producían música, la llamada “música de las esferas”[57]. Aristóteles escribe: “A algunos … les parece forzoso que … al desplazarse el sol y la luna … es imposible que no se produzca un sonido de inconcebible magnitud … [y] dicen que el sonido de los astros al trasladarse en círculo se hace armónico. Y como parece absurdo que nosotros no oigamos ese sonido, dicen que la causa de ello es que, desde que nacemos, el sonido ya está presente[58]“. Y añade: “es imposible que suceda de este modo (…) no se produce sonido alguno”[59].

Según Aristóteles, el mundo de los sentidos no es una copia del mundo real como defendía Platón, sino el propio mundo real, donde materia y forma son uno: “form and matter are always and eternally together[60]. No es posible experimentar la materia sin la forma ni la forma sin la materia. Todas las cosas del mundo sublunar se componen de los cuatro elementos de Empédocles[61]. Según Aristóteles, el movimiento del cielo es circular, y el de la Tierra, hacia arriba (fuego, aire) o hacia abajo (tierra, agua).

La cosmología aristotélica fue el modelo a seguir durante los dos mil años siguientes: “Aristotle was by far the most influential ancient philosopher of the sciences[62]. Según Russell, la influencia de Aristóteles fue un obstáculo para el progreso: “Towards the end of this long period [2.000 years] his authority had become almost as unquestioned as that of the Church, and in science, as well as in philosophy, had become a serious obstacle to progress“.[63] Sin embargo, hay unos pocos puntos en la cosmología de Aristóteles que, tal vez por casualidad, se acercan a los últimos descubrimientos de la ciencia: “Perhaps by mere coincidence the spatial concepts embodied in Einstein’s general theory of relativity are, in important respects, closer to Aristotle’s than to Newton’s. And Einstein’s universe may, like Aristotle’s and unlike Newton’s, be finite[64].

Antonia Tejeda Barros, Madrid, 9 de marzo de 2014

Hubble Frontier Fields view of MACSJ0717.5+3745

Galaxy Cluster MACS J0717. NASA / ESA Hubble Space Telescope

Bibliografía

Aristóteles, Acerca del cielo & Meteorológicos (Traducción de Miguel Candel), Madrid, Gredos, 2008, pp. 9 – 430

Aristóteles, Metafísica (Libro XII, pp. 359 – 386) (Traducción de Mª Luisa Alía), Madrid, Alianza Editorial, 2010

Frost, S. E., The Basic Teachings of the Great Philosophers, New York, Barnes & Noble Inc., 1947 (1942), pp. xiii – 314

Hanson, Norwood Russell, Constellations and Conjectures, Dordrecht, D. Reidel Publishing Company, 1973, pp. 3 – 289

Hawking, Stephen, A Brief History of Time. From the Big Bang to the Black Holes, Bantam Books, London, 1989 (1988), pp. vi – 211

Kragh, Helge S., Conceptions of Cosmos. From Myths to the Accelerating Universe. A History of Cosmology, Oxford (UK), Oxford University Press, 2013 (2007), pp. 1 – 276

Kuhn, Thomas S., The Copernican Revolution. Planetary Astronomy in the Development of Western Thought, USA, Harvard University Press, 2003 (1957), pp. vii – 297

Laercio, Diógenes, Vidas de los filósofos ilustres (Traducción de Carlos García Gual), Madrid, Alianza Editorial, 2008, pp. 7 – 607

North, John, The Fontana History of Astronomy and Cosmology, Fontana Press (HarperCollinsPublishers), London, 1994, pp. vii – 697

Platón, Timeo (Traducción de Francisco Lisi), Madrid, Gredos, 2011, pp. 7 – 155

Russell, Bertrand “Aristotle’s Methaphysics”, History of Western Philosophy, London, Routledge Classics, 2004 (1946), pp. 157 – 168

Sellés, Manuel, Introducción a la historia de la cosmología, UNED, Madrid, 2007, pp. 7 – 301

Sing, Simon, Big Bang. The most important scientific discovery of all time and why you need to know about it, Harper Perennial (HarperCollinsPublishers, London, 2005 (2004), pp. 3-532

Wright, Rosemary (M. R.), Cosmology in Antiquity, New York, Routledge, 2006 (1995), pp. vii – 201

Links

Conferencia de Stephen Hawking en la Universidad de Ginebra, 2009

Conferencia de Leonard Susskind “Modern Physics: Cosmology”, Stanford University, 2009

NOTAS

[1]Los tres primeros libros de los Meteorológicos; el cuarto fue probablemente escrito por Estratón de Lápsaco, Rosemary (M. R.) Wright, Cosmology in Antiquity. Estratón de Lápsaco (340 aC – 268 aC) fue peripatético y dirigió el Liceo después de Teofrasto.

[2] Miguel Candel, Introducción a Acerca del cielo & Meteorológicos, p. 9

[3] Según North, “There are many unanswered and unanswerable questions about the Eudoxan schemes“, The Fontana History of Astronomy and Cosmology, p. 77

[4] “Eudoxo supuso que el movimiento de traslación del Sol y la Luna tenía lugar en tres esferas en cada caso … El movimiento de los planetas tiene lugar en cuatro esferas para cada caso”, Aristóteles, Metafísica, Libro XII, 8, p. 377

[5] “Calipo … asignó el mismo número de esferas que [Eudoxo] a Júpiter y a Saturno; sin embargo, pensaba que al Sol y a la Luna había que añadirles otras dos esferas para poder explicar los fenómenos, y una esfera más a cada uno de los demás planetas”, Aristóteles, Metafísica, Libro XII, 8, p. 378. Los “fenómenos” a los que se refiere Aristóteles son las retrogradaciones de Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno

[6] Aristóteles las llama normalmente esferas, pero también en ocasiones círculos: “sólo cabe que se muevan los círculos y que los astros permanezcan quietos y se desplacen por estar fijos en los círculos”, Acerca del cielo, Libro II, 8, p. 133

[7]Los modelos de Eudoxo y Calipo eran matemáticos. El modelo de Aristóteles es físico

[8]“si no se les añaden a la Luna y al Sol los mencionados movimientos, habrá en total cuarenta y siete esferas”, Aristóteles, Metafísica, Libro XII, Cap. 8, p. 378. North escribe al respecto: “[Aristotle] adds a puzzling remark that has never been convincingly explained, to the effect that omitting the extra movements of the Sun and Moon the total is forty-seven“, The Fontana History of Astronomy and Cosmology, p. 83

[9] El segundo número indica las esferas que se mueven en sentido contrario

[10] Norwood Russell Hanson, Constellations and Conjectures, p. 28

[11] Ibíd., p. 26

[12] Astrónomo, constructor de telescopios y músico alemán-británico (1738 – 1822). Además de Urano, descubrió dos lunas de Urano y dos lunas de Saturno.

[13] Aristóteles, Acerca del cielo, Libro II, 10, p. 137

[14] Ibíd.

[15] Aristóteles, Acerca del cielo, Libro II, 8, p. 134

[16] Ibíd.

[17] “We now know that the … Universe is expanding and at an accelerating rate“, Leonard Susskind, Conferencia “Modern Physics: Cosmology” (Standorf University, 2009)

[18] Aristóteles, Acerca del cielo, Libro II, 8, p. 134 y Libro II, 4, p. 118

[19] Ibíd., Libro II, 4, pp. 119, 120

[20] En Timeo, Platón (429 aC – 347 aC) llama al creador del universo demiurgo, hacedor, padre, dios, óptimo, creador …

[21] “necesariamente es limitado en su totalidad el cuerpo que se desplaza en círculo (…) el cielo da vueltas en círculo (…) queda claro que el cuerpo del universo no es infinito”, Aristóteles, Acerca del cielo, Libro I, 5, p. 59 y Libro I, 7, p. 75. Según Aristóteles, la Tierra se halla arriba y a la derecha del universo, y los planetas abajo y a la izquierda: “nosotros estamos en la parte superior y en la derecha [y los planetas], en la parte inferior y en la izquierda”, Acerca del cielo, Libro II, 2, p. 114

[22]Aristóteles, Acerca del cielo, Libro II, 1, p. 107

[23] Stephen Hawking, Conferencia sobre Cosmología en la Universidad de Ginebra, 2009

[24] Simon Singh, Big Bang. The most important discovery of all time and why you need to know about it, p. 499

[25] En inglés: 13.798 ± 0.037 billion years. No debe confundirse el billion inglés (= mil millones) con el billón español (= un millón de millones).

[26]Singh, op. cit., p. 3

[27] Libro XII

[28] “necesariamente existe una substancia eterna e inmóvil”, Aristóteles, Metafísica, Libro XII, Cap. 6, p. 369

[29] Aristóteles, Metafísica, Libro XII, Cap. 7, p. 372

[30]“la causa final produce movimiento porque es amada, mientras que las demás cosas mueven al ser movidas”, Aristóteles, Metafísica, Libro XII, Cap. 7, p. 373

[31] Sellés, Introducción a la historia de la cosmología

[32] Bertrand Russell, “Aristotle’s Methaphysics”, History of Western Philosophy, p. 164

[33] Aristóteles, Metafísica, Libro XII, Capítulo 8, p. 376

[34] North, The Fontana History of Astronomy and Cosmology, p. 84

[35] Russell, op. cit., p. 164

[36]“El modelo de cosmos de Aristóteles se ha denominado el de las ‘dos esferas’ porque se divide en dos regiones”, Sellés, Introducción a la historia de la cosmología, p. 45

[37]Hawking, A Brief History of Time. From the Big Bang to the Black Holes, pp. 3, 4

[38]“Además de los cuatro elementos admitía un quinto, del que están compuestos los entes del éter. Y su movimiento es diferente, ya que se mueve circularmente”, Diógenes Laercio, Vidas de los filósofos ilustres, p. 244

[39] Thomas S. Kuhn, The Copernican Revolution. Planetary Astronomy in the Development of Western Thought, p. 79

[40]Kuhn, op. cit., p. 80

[41]Aristóteles, Acerca del cielo, Libro II, 11, p. 138

[42] Platón escribe: “este universo es el más bello de los seres generados”, Timeo, p. 56; “este mundo … llegó a ser el mayor y mejor, el más bello y perfecto”, Timeo, p. 145

[43] Aristóteles, Acerca del cielo, Libro II, 5, p. 124

[44] Epicuro (341 – 270 aC) y sus seguidores

[45] Epicuro sigue la teoría de Demócrito y los atomistas: el mundo real está compuesto por cuerpos que, a su vez, están formados por átomos; dependiendo de cómo se junten los átomos y de la cantidad de átomos, se crea un cuerpo u otro. Los átomos no pueden ser destruidos o divididos, puesto que son eternos e iguales, pero los cambios en los cuerpos se producen cuando cambian las agrupaciones de los átomos. El nombre átomo viene del griego atomos, que significa indivisible. Hoy sabemos que el átomo es divisible: se compone de un núcleo formado por protones (de carga eléctrica positiva) y neutrones (eléctricamente neutros) -salvo en el caso del átomo del hidrógeno-1 que no tiene neutrones- y de una nube de electrones (de carga eléctrica negativa)

[46] Aristóteles, Acerca del cielo, Libro II, 13, p. 149

[47] Ibíd., Libro II, 10, p. 137

[48] A modo de comparación: Júpiter, el planeta más grande del Sistema Solar, tiene un diámetro de 142.984 km

[49]“todos los matemáticos que intentan calcular el tamaño de la circunferencia [de la tierra] dicen que son cuarenta miríadas [de estadios]”, Aristóteles, Acerca del cielo, Libro II, 14, p. 162. Una miríada son 10.000 unidades, y un estadio son 177 metros: 10.000 x 177 = 1.770.000; 1.770.000 x 40 = 70.800.000 metros = 70.800 km.

[50] Hanson, Constellations and Conjectures, p. 27

[51] Aristóteles, Acerca del cielo, Libro II, 13, p. 156

[52] North, The Fontana History of Astronomy and Cosmology, p. 81

[53] Pitágoras (c. 570 aC – c. 497 aC) y sus seguidores

[54]“… los llamados pitagóricos, de Italia … afirman que en el centro hay fuego y que la tierra … al desplazarse en círculo alrededor del centro, produce la noche y el día”, Aristóteles, Acerca del cielo, Libro II, 13, p. 144. Los pitagóricos creían que había otra tierra opuesta a la tierra, a la cual llamaban antitierra: “The reason for introducing the counter-Earth was numerological, not astronomical. According to Aristotle, the Pythagoreans held that the number 10 was perfect, and for this reason they maintained that there must be 10 celestial bodies. Taking the Earth, the Moon, the Sun, the planets, and the sphere of the fixed stars they counted nine, and by including the counter-Earth they got the right number“, M. R. Wright, Conceptions of Cosmos, p. 16

[55] Aristóteles, Acerca del cielo, Libro II, 13, p. 157

[56] Singh, Big Bang. The most important scientific discovery of all time and why you need to know about it, p. 10

[57] “Basándose en la idea de que sobre la Tierra los cuerpos voluminosos hacen ruido cuando se desplazan [los pitagóricos] imaginaron que los mucho más grandes cuerpos celestes, en movimiento mucho más rápido, debían producir un sonido de magnitud correspondiente, que no oímos porque siempre está presente”, Sellés, Introducción a la historia de la cosmología, pp. 27, 28

[58] Aristóteles, Acerca del cielo, Libro II, 9, p. 135

[59] Aristóteles, Ibíd., p. 136

[60] S. E. Frost, “The Nature of the Universe”, Basic Teachings of the Great Philosophers, p. 10

[61] Tierra, aire, fuego y agua. Estos cuatro elementos son siempre permanentes. Según Empédocles (c. 492 – 432 aC), no hay cambio, pero sí mezcla y separación: “This mingling and separating is caused, [Empedocles] believed, by Love and Hate. Love brings the elements together to form things. Hate breaks them apart“, Frost, op. cit., p. 6

[62] North, The Fontana History of Astronomy and Cosmology, p. 80

[63] Russell, “Aristotle’s Methaphysics”, History of Western Philosophy, p. 157

[64] Kuhn, The Copernican Revolution, p. 99

About Antonia Tejeda Barros

Music, art, philosophy & thoughts /// Música, arte, filosofía & pensamientos.
This entry was posted in Philosophy, Science and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

2 Responses to El universo de Aristóteles

  1. David says:

    Preciosa entrada, Antonia, como todas las tuyas. Estupendamente documentada, se sitúa uno perfectamente en la mentalidad de aquel tiempo ¡Gracias por acercarnos su kosmos!

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s