Dios y el mal: ¿un dios cruel, incompetente o inexistente?

Siempre me ha sorprendido, mirando los desastres de la humanidad, del pasado y del presente, que los creyentes de las 3 religiones monoteístas sigan creyendo en un dios bondadoso y omnipotente. Si pensamos por un momento en Auschwitz (tomando como ejemplo uno de los mayores crímenes contra la humanidad), llegaremos inmediatamente a la conclusión de que Dios, si existe, no es omnipotente, o de que, si existe, es onmipotente y verdaderamente malvado y cruel. Blumenthal sostiene la tesis de un “Dios cruel”, lo que me parece muy lúcido (ver Dios, el mal y otros ensayos, Manuel Fraijó, 2004).

Personalmente, pienso que la idea de un dios bondadoso y omnipotente resulta un insulto hacia el mismo dios (¿incompetencia, masoquismo o esquizofrenia?) y un insulto, sobre todo, hacia las víctimas. Tomando como ejemplo las barbaries cometidas en la Segunda Guerra Mundial, quien piensa en Auschwitz-Birkenau (1.100.000 víctimas), piensa también en otros campos de exterminio y concentración: Treblinka (850.000 víctimas), Belzec (435.000), Mauthausen (300.000),  Sobibor (250.000), Chelmno (155.000), Madjanek (80.000), Dachau (32.000), en las masacres de Rumbula, Liepaja y Babi Yar, y en el total de víctimas del Holocausto a manos de los nazis (11 millones: 6 millones de judíos, 500.000 gitanos, 3 millones de polacos no judíos, 5.000 – 15.000 homosexuales, 250.000 alemanes minusválidos, un número indefinido de prisioneros de guerra y prisioneros políticos…) que fueron masacrados, mutilados y gaseados. La idea de un dios bondadoso y omnipotente no sólo parece absurda sino que, recordando a las víctimas, es una tesis que no puede defenderse sin insultar tanto sufrimiento y barbarie. Como ejemplo magistral de barbarie, atrocidad e injusticia no sólo tenemos el Holocausto “europeo”, sino también el espeluznante y olvidado Holocausto “asiático” (20 millones de víctimas a manos de los japoneses: exterminio, entierro de prisioneros chinos vivos, violaciones, matanzas y masacres de mujeres y niños -no olvidemos la masacre de Nanjing, 1937-), y otros hechos sangrientos: los Gulags bajo el régimen de Stalin (20 millones de víctimas), las barbaries de la Italia fascista de Mussolini, Hiroshima y Nagasaki, Vietnam, Corea, el genocidio armenio (1.5 millones de víctimas armenias a mano de los turcos), la brutal represión en las colonias, la esclavitud, la Inquisición, las Cruzadas, la “conquista” de América y la destrucción de los pueblos indígenas… Y más recientemente: Bosnia, Ruanda (1994: 800.000 víctimas en 100 días), Israel-Palestina, las dictaduras latinoamericanas… ¿Dónde estaba Dios? ¿Sentado impasible, o regocijándose de tanta sangre? ¿No estaría, tal vez, en ninguna parte?

Hay quien cree que Dios existe, que Dios es bueno, pero que no es todopoderoso (idea que a mi juicio resulta bastante penosa). Hans Jonas (1903 – 1993), en una conferencia de 1984 dijo: “no hubo ningún milagro salvador en los terribles años de Auschwitz. Dios callaba. Es verdad que hubo milagros, pero vinieron únicamente de los hombres. Dios no intervino, No porque no quisiera, sino porque no pudo” (Dios, el mal y otros ensayos, Manuel Fraijó, 2004).

Sobre las injusticias y la invisibilidad de Dios, su incompetencia o su crueldad, no hace falta ir tan lejos en el tiempo. Hoy en día, según la ONU, la mayoría de la población mundial es pobre: de los 6.900 habitantes del planeta, 1.000 millones vive en la pobreza extrema (menos de 1 dólar al día), 1.500 millones viven con menos de dos dólares al día (la mayoría son mujeres) y 2.500 millones viven en una pobreza relativa. El 20 % de la población controla el 90 % de la riqueza mundial, 250 millones de niños son explotados (cifra dada por la UNICEF): trabajando en condiciones miserables en agricultura, minería, construcción, venta ambulante y prostitución. Cada día mueren 30.000 niños de hambre y enfermedades evitables (¡¡¡30.000!!!), más de 875 millones de adultos son analfabetos (2/3 partes son mujeres), medio millón de mujeres muere cada año durante el embarazo o el postparto… ¿Qué piensa Dios de todo esto? ¿Qué hace al respecto? Absolutamente nada. ¿Por qué lo permite? Tal vez porque es malvado, tal vez porque es un dios incompetente, tal vez porque, simplemente, no existe.

¿Dónde hay cabida, pues, para un dios moral, bondadoso y omnipotente? En ningún lado. Sólo en el afán de no morir, en el miedo a pensar y en el miedo a escoger por uno mismo. El personaje de Dios es como el traje del emperador: invisible. ¿Los creyentes han sido obligados, desde la educación religiosa, a ver el traje del emperador? ¿por qué se obstinan en verlo, aunque no haya prueba alguna de ello? ¿Es eso fe, falta de libertad o simplemente estupidez? Uno puede mentirse a sí mismo, obstinarse y obsesionarse con una ilusión, pero no hay que olvidar a las víctimas y preguntarse ¿no es un insulto hacia ellas? Sobre el explícito silencio y la implícita ausencia de Dios, el genial Woody Allen, en Anything Else, dice: “And you got this shrink who, like God, never speaks and, like God, is dead.”

Las 3 religiones monoteístas, a parte de resultar muy poco atractivas para el no creyente, son, desde luego, las más contradictorias con la Historia, con la naturaleza del ser humano (si existe alguna) y con la ciencia. Otros dioses morales, con rasgos humanos (buenos, malvados, creadores y destructores), como los dioses del hinduismo, resultan, al menos, mucho más entretenidos y convincentes (y menos machistas): Brahma (dios) y Saraswati (diosa) serían creadores; Vishnu (dios) y Lakshmi (diosa) serían protectores; Shiva (dios) y Parvati o Kali (diosas) serían destructores.

Los creyentes a menudo buscan desesperados una prueba de su dios. ¿No habría que invertir la búsqueda? En las 3 religiones monoteístas, se dan por hecho 3 verdades irrefutables, que deben de creerse a priori. Todo el universo humano y existencial viene sólo después, y debe acoplarse a los escritos. Cuando yo les digo a mis hijos Yael (5 años) e Itay (3 años) que el Ratoncito Pérez existe, ellos lo creen de inmediato. Mis hijos podrían no descubrir nunca que el Ratoncito Pérez no existe, y podrían, fácilmente, vivir y acomodar sus vivencias a la creencia de que el Ratoncito Pérez existe. Pero los niños maduran y empiezan a ver la realidad con sus propios ojos. Yo digo: dejémosles descubrir a ellos mismos, en libertad, déjemosles preguntarse y responderse, en libertad, dejémosles encontrar sus propias respuestas. Todas las preguntas existenciales deben de ser buscadas y encontradas por uno mismo. Si no, carecen de validez. ¿Dónde está la frontera entre educación en libertad, tradición, religión y castración? No hay que olvidar el poder de la búsqueda en libertad (que se encuentra en la filosofía), y la falta de libertad que se halla en una educación religiosa. Tienen absolutamente distinto valor aquello buscado y encontrado por cuenta propia que aquello inculcado desde la niñez.

Por otro lado: ¿realmente el hombre le tiene tanto miedo a la muerte, a la finitud, como creía Unamuno? ¿No le da la muerte un sentido precioso a la vida, al presente, a nuestra vida, que es sólo nuestra, a nuestras acciones, a nuestra libertad de pensamiento, a la libertad de acción, a nuestra dignidad? Yo pregunto: ¿no sería un castigo no morir nunca? Ser inmortal, ¡eso sí que sería un castigo! La inmortalidad la dan los hijos, las obras de arte, las obras intelectuales, científicas, humanas, el recuerdo que tienen de nosotros las personas que nos quisieron … ¿de verdad necesitamos a un dios para que nos dé la inmortalidad? ¿Tan poco cree el hombre en el hombre, tan poco cree el hombre en la vida, que necesita desesperadamente a un dios para que le dé sentido a su existencia? ¿No es eso verdaderamente penoso? ¿no es eso denigrante, un insulto hacia la vida y hacia el ser humano?

Hay quien siente una espiritualidad en la vida, sin dogmas, sin dioses, sin leyes, sin libros, sin nombres ni apellidos, que es respetable. Es importantísimo distinguir entre “religión” y “espiritualidad”. La espiritualidad puede traducirse en un reconocimiento a las maravillas de la naturaleza, a la ciencia, al arte, a todo lo hermoso y poderoso que sale del ser humano (sin olvidar todo lo animal, lo destructor y lo terrible que existe en el ser humano), y no necesariamente en un reconocimiento hacia un dios moral y tan desvergonzadamente “humano”.

Volviendo al dios moral (el de los judíos, los cristianos o los musulmanes), yo defiendo que hay que tener siempre presente (por amor a la humanidad) las atrocidades que el hombre cometió, comete y cometerá (atrocidades cometidas con el “permiso y consentimiento” de estos dioses). Si se tienen presentes la barbarie y el horror, podemos decir bien alto: la historia, la barbarie, el sufrimiento y la injusticia son una prueba irrefutable de que a) Dios no existe; b) Dios existe, pero no es omnipotente: es limitado e incompetente; c) Dios, si existe, es un ser (para decirlo elegantemente) cruel, sádico y malvado.

Pongamos que Dios existe. Que se llama Yahveh, Cristo o Alá. Descubramos en las fuentes su crueldad. Si leemos los 3 libros de las 3 religiones monoteístas: Tanaj, Biblia (Antiguo y Nuevo Testamentos) y Qur’an, encontramos innumerables pasajes donde se muestra la maldad de Dios. Dios se muestra cruel, perverso, malvado, rencoroso, engreído y orgulloso. Descubramos en las fuentes esta crueldad y no excusemos ni justifiquemos ninguna injusticia.

Antes de ir a las escrituras, me gustaría aclarar que los judíos tienen un procedimiento muy complicado / elaborado de escritura / lectura del nombre de su dios. Siguiendo la tradición judía religiosa, el nombre de Yahveh no puede pronunciarse. Yahveh o Yeovah se escribe en hebreo: יהוה . El nombre puede leerse, pero no puede decirse. Cuando se lee Yahveh (יהוה), se dice Adonai (en hebreo: אדוני), que significa “mis maestros”. Adonai, si se escribe, se puede escribir Adonai (אדוני) o en código: en un contexto religioso se escribiría: י”י o יי; en un ensayo filosófico, se escribiría ‘ה que significa “el nombre”. También, el nombre de Adonai / Dios puede escribirse “hashem” (en hebreo: השם), que se traduciría también por “el nombre”. El nombre de Adonai / Dios, también puede escribirse “hakadosh baruj hu” (en hebreo: הקדוש ברוך הוא o abreviado, הקב”ה), que se traduciría por “el sagrado, bendito sea”. (Entre paréntesis: la palabra “Dios” en hebreo, en un sentido judío ortodoxo, se dice y escribe normalmente en plural (dioses): “elohim” (אלוהים), aunque también se puede decir y escribir en singular (dios): “eloha” (אלוה) o “el” (אל). Un dios pagano se dice y escribe en hebreo “elil” (אליל), y en plural: “elilim” (אלילים). Los paganos se llaman “ovdei elilim” (עובדי אלילים), que se traduciría por “los que trabajan los dioses paganos”. Vamos, un lío. Yo, como no soy ni judía ni creyente, escribo y digo Yahveh cada vez que lo leo.

Vayamos ahora a las fuentes y destapemos la crueldad de Dios. Empecemos por el Tanaj (en hebreo: תַּנַ”ךְ). El Tanaj se compone de los libros “Torah” (תורה): instrucción; “Neviim” (נביאים): profetas; y “Ctuvim” (כתובים): escritos. (Uso la traducción: Biblia de Jerusalén, Alianza Editorial, 1974).

En el Tanaj,Yahveh se muestra a menudo vengativo y cruel: “Entonces Yahveh Dios dijo a la serpiente: “Por haber hecho esto, maldita seas entre todas las bestias y entre todos los animales del campo” (…) A la mujer le dijo: “Tantas haré tus fatigas cuantos sean tus embarazos; con dolor parirás los hijos. Hacia tu marido irá tu apetencia, y él te dominará”. Al hombre le dijo: “Por haber escuchado la voz de tu mujer y comido del árbol del que yo te había prohibido comer, maldito sea el suelo por tu causa: con fatiga sacarás de él el alimento todos los días de tu vida. Espinas y abrojos te producirá, y comerás la hierba del campo” (Génesis, 3, 14, 16,17, 18, 19)

Yahveh no puede impedir el asesinato de Abel en manos de Caín. ¿Por qué? ¿Por incompetencia, por maldad? Más tarde, lleno de ira y de odio, Yahveh decide provocar el diluvio, para exterminar a todo ser viviente: “Y dijo Yahveh: “Voy a exterminar de sobre la haz del suelo al hombre que he creado (…) Dijo, pues, Dios a Noé: “He decidido acabar con toda carne, porque la tierra está llena de violencias por culpa de ellos. Por ello, he aquí que voy a exterminarlos de la tierra (…) voy a traer el diluvio, las aguas sobre la tierra, para exterminar toda carne que tiene hálito de vida bajo el cielo: todo cuanto existe en la tierra perecerá (…) Pereció toda carne: lo que repta por la tierra, junto con aves, ganados, animales y todo lo que pulula sobre la tierra, y toda la humanidad. Todo cuanto respira hálito vital, todo cuanto existe en tierra firme, murió. Yahveh exterminó todo ser que había sobre la faz del suelo, desde el hombre hasta los ganados, hasta las sierpes y hasta las aves del cielo: todos fueron exterminados de la tierra, quedando sólo Noé y los que con él estaban en el arca. Las aguas inundaron la tierra por espacio de 150 días” (Génesis, 6, 7, 13, 17 & 7, 21, 22, 23, 24). Si Dios puede y quiere ser cruel, yo me pregunto: ¿por qué Yahveh no creó un terremoto en Berlín en 1942, año de la Solución Final? ¿No pudo, no quiso? ¿Prefirió deleitarse con el exterminio de 11 millones de hombres, mujeres y niños?

“Todo el mundo era de un mismo lenguaje e idénticas palabras (…) Bajó Yahveh a ver la ciudad y la torre que habían edificado los humanos (…) “Ea, pues, bajemos, y una vez allí confundamos su lenguaje, de modo que no entienda cada cual su prójimo” Y desde aquel punto los desperdigó Yahveh por toda la haz de la tierra, y dejaron de edificar la ciudad. Por eso se la llamó Babel; porque allí embrolló Yahveh el lenguaje de todo el mundo, y desde allí los desperdigó Yahveh por toda la haz de la tierra” (Génesis, 11, 1, 5, 7, 8, 9). ¿Por qué Yahveh se indiga tanto con los hombre y los castiga al menor signo de orgullo? ¿No le producirá placer castigar a los hombres?

Yahveh se muestra en el Tanaj, además de vengativo y cruel, separatista y excluyente: “Os circuncidaréis la carne del prepucio, y eso será la señal de la alianza entre yo y vosotros. Deben ser circuncidados el nacido en tu casa y el comprado con tu dinero, de modo que mi alianza esté en vuestra carne como alianza eterna. El incircunciso, el varón a quien no se le circuncide la carne de su prepucio, ese tal será borrado de entre los suyos por haber violado mi alianza” (Génesis, 17, 11, 13, 14). Según estas excluyentes palabras, todos los hombres del mundo, a parte de los judíos, los musulmanes y casi todos los norteamericanos, deberían ser borrados de entre los suyos por haber violado la alianza con Yahveh…

¿Por qué permitió Yahveh la esclavitud del pueblo de Israel, siendo, además, el pueblo elegido? En el Tanaj encontramos un sinfín de pruebas de la impasibilidad de Yahveh frente a los sufrimientos e injusticias: “Y redujeron a cruel servidumbre a los israelitas, les amargaron la vida con rudos trabajos de arcilla y ladrillos, con toda suerte de labores del campo y toda clase de servidumbre que les imponían por crueldad” (Éxodo, 1, 13, 14). Yahveh, en vez de impedir la crueldad y la esclavitud, se dedica, sediento de sangre y de venganza, a masacrar al pueblo Egipcio (hombres, mujeres y niños inocentes) con las 10 plagas:

1ª plaga: El agua se convierte en sangre: “… todas las aguas del Río se convirtieron en sangre. Los peces del Río murieron, el Río quedó apestado  de modo que los egipcios  no pudieron beber agua del Río; hubo sangre en todo el país de Egipto” (Éxodo, 7, 20, 21). 2ª plaga: las ranas: “Así dice Yahveh: “Deja salir a mi pueblo para que me dé culto” Si te niegas a dejarle partir infestaré de ranas todo tu país (…) Subirán las ranas sobre ti, sobre tu pueblo y sobre tus siervos” (Éxodo, 7, 26, 27, 29). 3ª plaga: los mosquitos: “… y hubo mosquitos sobre los hombres y sobre los ganados. Todo el polvo de la tierra se convirtió en mosquitos sobre todo el país de Egipto” (Éxodo, 8, 13). 4ª plaga: los tábanos: “Si no dejas salir a mi pueblo, mira que voy a enviar tábanos contra ti, contra tus siervos, tu pueblo y tus casas, de manera que las casas de los egipcios y hasta el suelo sobre el cual están se llenarán de tábanos. Pero exceptuaré ese día la región de Gosen, donde está mi pueblo, para que no haya allí tábanos, a fin de que sepas que yo soy Yahveh en medio de la tierra; haré distinción entre mi pueblo y el tuyo” (Éxodo, 8, 17, 18, 19). Yahveh se muestra aquí, además de cruel y vengativo, separatista y excluyente (defectos bastante graves, para tratarse de un dios…). 5ª plaga: muerte del ganado: “… la mano de Yahveh caerá sobre tus ganados del campo, sobre los caballos, sobre los asnos, sobre los camellos, sobre las vacas y sobre las ovejas; habrá una grandísima peste. Pero Yahveh hará distinción entre el ganado de Israel y el ganado de los egipcios, de modo que nada perecerá de lo perteneciente a Israel” (Éxodo, 9, 3, 4). De nuevo, injusto, separatista y excluyente. 6ª plaga: erupciones pustulosas: “Tomaron, pues, hollín de horno y presentándose ante Faraón, lo lanzó Moisés hacia el cielo, y hubo erupciones pustulosas en hombres y ganados” (Éxodo, 9, 10). 7ª plaga: granizo: “Porque esta vez voy a enviar todas mis plagas sobre ti, sobre tus siervos y sobre tu pueblo para que sepas que no hay como yo en toda la tierra. Si yo hubiera extendido mi mano y te hubiera herido a ti y a tu pueblo con peste, ya habrías desaparecido de la tierra; pero te he dejado con vida, para hacerte ver mi poder, y para que sea celebrado mi nombre sobre toda la tierra (…) mañana, a esta hora, haré llover una granizada tan fuerte, como no hubo otra en Egipto (…)” (Éxodo, 9, 14, 15, 16, 18). Yahveh se muestra aquí más orgulloso y cruel que nunca. Siguiendo el Tanaj, es omnipotente y malvado. Pero la plaga más cruel, la más injusta y la más sangrienta, está aún por llegar. 8ª plaga: las langostas: “… mañana traeré langostas sobre tu territorio; y cubrirán la superficie del país, de suerte que ni podrá verse el suelo. Devorarán lo que os quedó de la granizada, y comerán todos los árboles que os crecen en el campo” (Éxodo, 10, 4, 5). 9ª plaga: las tinieblas: “Extendió , pues, Moisés su mano hacia el cielo, y hubo por tres días densas tinieblas en todo el país de Egipto” (Éxodo, 10, 22). La 10ª plaga nos muestra la crueldad sin límites de Yahveh. Después del diluvio, la muerte de los primogénitos. Aquí se muestra Yahveh como un dios monstruoso, que castiga sin piedad a hombres, mujeres y niños inocentes. “Moisés dijo: “Así dice Yahveh: Hacia media noche pasaré yo a través de Egipto; y morirá en el país de Egipto todo primogénito, desde el primogénito de Faraón que se sienta en su trono hasta el primogénito de la esclava encargada de moler, así como todo primer nacido del ganado (…) Y sucedió que, a media noche, Yahveh hirió en el país de Egipto a todos los primogénitos, desde el primogénito de Faraón que se sienta sobre su trono hasta el primogénito del preso en la cárcel, y a todo primer nacido del ganado (…) y hubo grande alarido en Egipto, porque no había casa donde no hubiese un muerto (Éxodo, 11, 4, 5 & 12, 29, 30). Si tan enfadado estaba Yahveh con Faraón y tanta sed de venganza tenía, ¿cómo es que no se le ocurrió “castigar” sólo a Faraón en vez de asesinar a todos los primogénitos? ¿Pero qué clase de monstruo es Yahveh?

Además de mostrar a un dios cruel, El Tanaj ordena acciones inmorales: “Si un hombre tiene un hijo rebelde y díscolo, que no escucha la voz de su padre ni la voz de su madre (…) su padre y su madre le agarrarán y le llevarán fuera donde los ancianos de su ciudad (…) Y todos los hombres de su ciudad le apedrearán hasta que muera. Así harás desaparecer el mal de en medio de ti, y todo Israel, al saberlo, temerá” (Deuteronomio, 21, 18, 19, 21).

Pasemos ahora al Nuevo Testamento (Uso la traducción: Biblia de Jerusalén, Alianza Editorial, 1974)que, bajo un disfraz de amor hacia el prójimo, no deja de prometer también terribles castigos e infiernos a todos aquéllos que no creen. El Nuevo Testamento está lleno de contradicciones morales e históricas: “Desde entonces comenzó Jesús a predicar y decir: “Convertíos, porque el Reino de los Cielos ha llegado (…) Id proclamando que el Reino de los Cielos está cerca” (Evangelio según San Mateo, 4, 17 & 10, 7) (Han pasado más de 2.000 años y no se ve el Reino de los Cielos por ninguna parte. ¿Fue Jesús un mentiroso? ¿Fue engañado por su dios o simplemente deliraba?). No valen aquí a modo de excusa las alegorías ni los sentidos figurados, tan utilizados y manoseados por los creyentes, los curas, los papas y la Iglesia: el amor al prójimo se toma al pie de la letra, la crueldad de Dios debe interpretarse; los hechos narrados se prueban históricamente, las contradicciones y promesas incumplidas se excusan literariamente. Basta ya de excusas. El mensaje del Nuevo Testamento es claramente separatista, machista, homofóbico, excluyente y masoquista, una apología del sufrimiento innecesario, un odio hacia el sexo, el cuerpo y el placer. Leamos y no justifiquemos ni excusemos:

“Bienaventurados seréis cuando os injurien, y os persigan y digan con mentira toda clase de mal contra vosotros por mi causa. Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande en los cielos (…)” (Evangelio según San Mateo, 5, 11, 12). “… alegraos en la medida en que participáis de los sufrimientos de Cristo (…) Dichosos de vosotros, si sois injuriados por el nombre de Cristo” (Segunda epístola de San Pedro, 4, 13, 14). Sólo un masoquista se alegra por el sufrimiento. Incluso el budismo, que lucha contra el placer, coincide en que todo ser humano desea acercarse a la felicidad y alejarse del sufrimiento. ¿Por qué deberían los hombres de alegrarse y regocijarse por ser injuriados y perseguidos? Estas palabras son a) masoquistas; b) suicidas.

De nuevo, las amenazas, el odio y los castigos: “Y todo el que oiga estas palabras mías y no las ponga en práctica será como el hombre insensato que edificó su casa sobre arena (…) Y si no se os recibe ni se escuchan vuestras palabras, salid de la casa o de la ciudad aquella sacudiendo el polvo a vuestros pies. Yo os aseguro: el día del Juicio habrá menos rigor para la tierra de Sodoma y Gomorra que para aquella ciudad (…) a quien me niegue ante los hombres, le negaré yo también ante mi Padre que está en los cielos” (Evangelio según San Mateo, 7, 26 & 10, 14, 15 & 10, 33). Y llega el Dios vengador: “Temed a Dios y dadle gloria, porque ha llegado la hora de su Juicio (…) Ven, que te voy a mostrar el juicio de la célebre Ramera, que se sienta sobre grandes aguas; con ella fornicaron los reyes de la tierra, y los habitantes de la tierra se embriagaron con el vino de su prostitución (…) La gran Babilonia, la madre de las rameras y de las abominaciones de la tierra (…) Entonces vi el cielo abierto, y había un caballo blanco (…) viste un manto empapado en sangre y su nombre es: La palabra de Dios (…) De su boca sale una espada afilada para herir con ella a los paganos” (Apocalipsis, 14, 7 & 17, 1, 2, 5 & 19, 11, 13, 15).

Jesús, amigo de la guerra (¿contradicción, despiste?): “No penséis que he venido a traer la paz sobre la tierra. No he venido a traer la paz, sino la espada. Sí, he venido a enfrentar al hombre con su padre, a la hija con su madre, a la nuera con su suegra; y enemigos de cada cual serán los que conviven con él” (Evangelio según San Mateo, 10, 34, 35, 36).

Jesús, al igual que Yahveh, se muestra orgulloso, engreído y rencoroso: “El que ama a su padre o a su madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a su hijo o a su hija más que a mí, no es digno de mí. El que no toma su cruz y me sigue detrás no es digno de mí. El que encuentre su vida la perderá; y el que pierda su vida por mí, la encontrará (Evangelio según San Mateo, 10, 37, 38, 39).

Jesús se muestra rencoroso, acusador y vengativo: “Entonces se puso a maldecir a las ciudades en las que se habían realizado la mayoría de sus milagros, porque no se habían convertido (…) El que no está conmigo, está contra mí, y el que no recoge conmigo, desparrama (…) Mas él les respondió “¡Generación malvada y adúltera!” (…) Porque del corazón salen las intenciones malas, asesinatos, adulterios, fornicaciones, robos, falsos testimonios, injurias. Eso es lo que contamina al hombre (…) ¡Oh, generación incrédula y perversa! ¿Hasta cuándo estaré con vosotros? ¿Hasta cuándo habré de soportaros?” (Evangelio según San Mateo, 11, 20 & 12, 30, 39 & 15, 19, 20).

Jesús se muestra, al igual que Yahveh, separatista y excluyente: “No he sido enviado más que a las ovejas perdidas de la casa de Israel (…) “… y glorificaron al Dios de Israel (…) Cuando el Hijo del hombre se siente en su trono de gloria, os sentaréis también vosotros en doce tronos, para juzgar a las doce tribus de Israel” (Evangelio según San Mateo, 15, 24, 31 & 19, 28).

Jesús se muestra sádico e incita a la automutilación: “Si, pues, tu mano o tu pie te es ocasión de pecado, córtatelo y arrójalo de ti; más vale entrar en la vida manco o cojo que, con las dos manos o los dos pies, ser arrojado al fuego eterno. Y si tu ojo te es ocasión de pecado, sácatelo y arrójalo de ti; más te vale entrar en la vida con un solo ojo que, con dos, ser arrojado a la gehena del fuego”.

Jesús muestra a un dios orgulloso y engreído: “‘Maestro, ¿cuál es el mandamiento mayor de la Ley?’ Él le dijo: ‘Amarás al señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente. Este es el mayor y el primer mandamiento'” (Evangelio según San Mateo, 21, 36, 37, 38).

Una vez en la cruz, Jesús parece decepcionado: “Y alrededor de la hora nona clamó Jesús con fuerte voz: (-la traducción de Alianza Editorial es, asombrosamente, pésima, así que lo traduzco correctamente): “¿Elí, elí, lama azavtani?” (en hebreo: אלי, אלי, למה עזבתני) esto es: ¡Dios mío, Dios mío! ¿por qué me has abandonado?” (Evangelio según San Mateo, 27, 46). Pobre Jesús, después de haber amenazado a tantos hombres, después de haber prometido la vida eterna, el cielo y el infierno, fue abandonado por su dios, los unicornios, las hadas, los enanitos del bosque, el Ratoncito Pérez y Papá Noel.

El terrible Pablo de Tarso (siguiendo a Onfray), escribe en contra del sexo, por supuesto: “Tened todos en gran honor el matrimonio, y el lecho conyugal sea inmaculado; que a los fornicarios y adúlteros los juzgará Dios” (Epístola de Pablo de Tarso a los hebreos, 13, 4).

Pedro, siguiendo la tradición judeocristiana, se muestra terriblemente machista: “Igualmente, vosotras, mujeres, sed sumisas a vuestros maridos (…) Así se adornaban en otro tiempo las santas mujeres que esperaban a Dios, siendo sumisas a sus maridos, así obedeció Sara a Abraham, llamándole Señor …” (Primera epístola de San Pedro, 3, 1, 5, 6).

Después del machismo, un pequeño detalle homofóbico: “Por eso los entregó Dios a pasiones infames; pues sus mujeres invirtieron las relaciones naturales por otras contra la naturaleza; igualmente los hombres, abandonando el uso natural de la mujer, se abrasaron en deseos los unos por los otros, cometiendo la infamia de hombre con hombre, recibiendo en sí mismos el pago merecido de su extravío” (Epístola de Pablo de Tarso a los romanos, 1, 26, 27). Vamos a ver, Pablo, que sepas que tanto el amor como el sexo son naturales (te lo digo porque tú pareces defender tanto lo “natural”). No es natural, desde luego, la fe que tan ciegamente tú defiendes, pero sí lo son el sexo con amor y el sexo sin amor. El detallito homofóbico es vergonzoso, mezquino e imperdonable.

Vayamos ahora al Qu’ran (El Corán, Ed. Herder, 2005), donde, al estilo de los otros dos libros, se muestra un dios amenazador, rencoroso y cruel:

Sura 2, aleya 90: “¡Qué mal negocio han hecho, no creyendo en lo que Dios ha revelado, rebelados porque Dios favoreció a quien Él quiso de Sus siervos, e incurriendo en Su ira una y otra vez! Los infieles tendrán un castigo humillante.

Sura 4, aleya 56: “A quienes no crean en Nuestros signos les arrojaremos a un Fuego. Siempre que se les consuma la piel, se la repondremos, para que gusten el castigo. Dios es poderoso, sabio”.

Sura 4, aleya 79: “Lo bueno que te sucede viene de dios. Lo malo que te sucede viene de ti mismo (…)”. ¿En qué quedamos, es Dios o no omnipotente? Dios se atribuye los logros de las cosas buenas y se lava las manos con las cosas malas. Muy conveniente.

Sura 4, aleya 84: “¡Combate, pues, por Dios! Sólo de ti eres responsable. ¡Anima a los creyentes! Puede que Dios contenga el ímpetu de los infieles. Dios dispone de más violencia y es más terrible en castigar”.

Sura 4, aleya 91: “(…) Si no se mantienen aparte, si no os ofrecen someterse, si no deponen las armas, apoderaos de ellos y matadlos donde deis con ellos. Os hemos dado pleno poder sobre ellos”. ¿Dónde está la bondad?

Sura 4, aleya 133: “¡Hombres! Si Él quisiera, os haría desaparecer y os sustituiría por otros. Dios es capaz de ello”. ¿Por qué no sustituyó Dios a los Reyes Católicos y su Inquisición, a Hitler, Mussolini, Stalin, Franco, Pinochet, Videla, a los nazis, los fascistas, al Ku Klux Klan …? ¿No quiso? (eso probaría que Dios es cruel); ¿no pudo? (eso probaría que Dios no es todopoderoso); ¿o simplemente no estaba para hacerlo? (eso probaría que Dios no existe: solución que me parece la más acertada, sin duda alguna).

Sura 5, aleya 40: “Al ladrón y a la ladrona, cortadles las manos como retribución de lo que han cometido, como castigo ejemplar de Dios. Dios es poderoso, sabio”.

Sura 76, aleya 4: “Para los infieles hemos preparado cadenas, argollas y fuego de gehena”.

Sura 80, aleya 17: “¡Maldito sea el hombre! ¡Qué desagradecido es!”

Sura 83, aleyas 34 y 35: “Ese día, los creyentes se reirán de los infieles, en sofás, observando”. ¿Dónde está el amor, la bondad, el perdón?

Sura 89, aleyas 25 y 26: “Ese día nadie castigará como Él, / nadie atará como Él”.

¿Se busca a Dios por alegría o por miedo? Desde luego, tanto el Tanaj como el Qu’ran, también el Nuevo Testamento, repiten una y otra vez que los que “temen” a Dios, tendrán su recompensa: “… ¡Temedme, pues, a Mí y sólo a Mí!” (Qu’ran, Sura 2, aleya 40); “Y al ver esto, la gente temió y glorificó a Dios, que había dado tal poder a los hombres” (Nuevo Testamento, Evangelio según San Mateo, 9, 8). El miedo y el terror siempre van por encima del amor o la libertad. Pero ¿a quién quieren asustar, a quién quieren engañar? Una propuesta filosófica que amenazara si no se defiendiera, se anularía de inmediato. Sonaría muy ridículo leer algo así: “el existencialismo sartrearno es la doctrina verdadera; todos aquellos que no sean existencialistas, recibirán su castigo”. O “Nietzsche es el verdadero Dios; quien no lea sus obras se abrasará en el infierno”. Eso no sería filosofía, sería pura basura.

Savater, en su interesante Los diez mandamientos en el siglo XXI (2004), describe y denuncia genialmente todas estas injusticias del supuesto dios de los judíos y de los cristianos. Savater tiene un diálogo con Dios y escribe, con una mezcla de genialidad, lucidez e ironía: “[1er mandamiento]: Amarás a Dios sobre todas las cosas: Nos mandaste amarte sobre todas las cosas. Me pregunto y te pregunto: ¿tanta necesidad tienes de que te amen? ¿No es un poco exagerado? (…) ya sé que eres un dios celoso, que no acepta ningún tipo de competencia, pero quisiera que entiendas que no eres muy original. Esto que te sucede le pasa prácticamente a todos los dioses. Estoy viendo que en ese aspecto sois todos bastante parecidos: excluyentes y posesivos (…)”[3er mandamiento]: Santificarás el día del Señor: (…) El problema de millones de seres humanos en continentes enteros es que están en el paro. Son desocupados y ni se les ocurre pensar en los beneficios del tercer mandamiento porque lo que más anhelan es tener algo que hacer. Querrían poder cansarse trabajando, obtener beneficios para luego poder disfrutarlos. Descansan a la fuerza y, aunque no lo parezca, se trata de una situación que no es nada placentera (…) Aunque … podrías haber sido más amable y haber puesto en la semana seis días de descanso y sólo uno para ganar el pan con el sudor de nuestra frente. De esta manera se habría repartido más el trabajo … Sí, ya sé que no eres una agencia de empleo. Comprendo que estabas iniciando el mundo y no podías tener todo en la cabeza… Pero si tú no has podido con todo, ¡imagina lo difícil que es para nosotros, que sólo somos seres de carne y hueso! (…)”[5o mandamiento]: No matarás. Es imprescindible y necesario, pero reconoce que estamos frente a una gran contradicción. En la historia se ha matado más en tu nombre que en el de los demás dioses (…) Tú dices: “No matarás”, pero tú nos matas a todos. No cabe duda de que eres el gran asesino universal (…)”[7º mandamiento]: “No robarás (…) ¿Qué es con exactitud robar? ¿Roba el padre que ve muriéndose a su hijo y toma un mendrugo de pan para alimentarle? (…) No sé cómo sería en tiempos de Moisés, pero en la actualidad hay distintas denominaciones: al que roba poco lo llaman ratero y le encarcelan; en cambio al que lo hace en gran escala le llaman gran financiero, y recibe todo tipo de elogios y felicitaciones por su espíritu empresarial (…)”[9º mandamiento]: No desearás a la mujer del prójimo: … la realidad en estos días no tiene mucho que ver con tus ideas. Por ejemplo: no desearás a la mujer de tu prójimo suena un poquito anticuado. En primer lugar, eso de que sea del prójimo, como si fuera un objeto o una propiedad, no sintoniza con los tiempos liberales y feministas que vivimos. Por otra parte, te diré que prohibir desear a la mujer es algo incompleto. A riesgo de escandalizarte, te diré que la mujer tiene el mismo derecho de desear al hombre de la prójima. También hay quienes no desean a la mujer del prójimo porque desean al prójimo”.

La crueldad, la ira, la venganza, las órdenes y los castigos de  los 3 dioses monoteístas contrastan fuertemente con el autocontrol, el positivismo y la armonía que irradia el budismo, por ejemplo. Las enseñanzas de Buda se transmitieron oralmente hasta la primera compilación escrita, el Canon Pali, escrita en el 29 aC. La obra Dhammapada es una colección de 423 versos, procedentes del Canon Pali. Aquí la Iluminación y la virtud se producen por la recta actitud, el recto pensamiento, el autocontrol, el amor, la bondad, la compasión, la meditación y la liberación de las pasiones, no por venerar a un dios (como es el caso de las 3 religiones monoteístas). Aquí el que sufre sufre porque ha obrado mal. En las 3 monoteístas, el que sufre sufre como castigo de un dios cruel y orgulloso que se venga porque no han creído en él. El budismo cree en el hombre, confía en el hombre y en su capacidad de pensar, actuar y elegir. Nada puede destruir al sabio, ni un dios ni un semidios. Vale la pena ir a las fuentes para contrastar la ira y el odio de los 3 libros de las 3 religiones monoteístas. Algunos versos del Dhammapada (Ed. Creación, 2011):

“2: Todos los estados encuentran su origen en la mente. La mente es su fundamento y son creaciones de la mente. Si uno habla o actúa con un pensamiento puro, entonces la felicidad le sigue como una sombra que jamás le abandona”.

“5. El odio nunca se extingue por el odio en este mundo; solamente se apaga a través del amor. Tal es la antigua ley eterna”.

“19. Aunque uno recite muy a menudo las escrituras, si es negligente y no actúa en consecuencia, es como el vaquero que cuenta las vacas de los otros. No obtiene los frutos de la Vida Santa”.

“20. Aunque uno recite poco las escrituras, si se conduce según la Enseñanza, abandonando el deseo, el odio y la ilusión, provisto con una mente bien liberada y no apegándose a nada ni aquí ni después, obtiene los frutos de la Vida Santa”.

“21. La atención es el camino hacia la inmortalidad; la inatención es el sendero hacia la muerte. Los que están atentos no mueren; los inatentos son como si ya hubieran muerto”.

“23. Aquél que medita constantemente y persevera, se libera de las ataduras y obtiene el supremo Nibbana”.

“25. A través del esfuerzo, la diligencia, la disciplina y el autocontrol, que el hombre sabio haga de sí mismo una isla que ninguna inundación pueda anegar”.

“36. La mente es muy difícil de percibir, extremadamente sutil, y vuela tras sus fantasías. El sabio la controla. Una mente controlada lleva a la felicidad”.

“50. No deberíamos considerar los fallos de los demás, ni lo que los otros han hecho o dejado de hacer, sino nuestros propios actos cometidos u omitidos”.

“52. Igual que una flor bella y de brillante color, y asimismo rebosante de perfume, son de fructíferas las buenas palabras de quien las pone en práctica”.

“53. De la misma manera que un montón de flores hacen muchas guirnaldas, así muchos actos buenos deben ser efectuados por aquél que nace como ser humano”.

“63. Un necio consciente de su necedad es por tal razón un hombre sabio, pero el necio que piensa que es un sabio es verdaderamente un necio”.

“104 y 105: Mejor conquistarse a uno mismo que conquistar a los demás. Ni un dios ni un semidiós, ni Mara ni Brahma, pueden deshacer la victoria de aquél que se ha amaestrado a sí mismo y se conduce siempre con moderación”. Versos que demuestran una gran confianza en el ser humano, y una gran capacidad del ser humano para controlarse a sí mismo, lejos de los caprichos de los dioses”.

“110: Un solo día de la vida de una persona virtuosa y meditativa vale más que los cien años de la vida de una persona inmoral y descontrolada”.

“112: Un sólo día de la vida de una persona que hace un   intenso esfuerzo vale más que cien años en la vida de uno que es perezoso e inactivo”.

“123: Igual que un comerciante con una pequeña caravana transportando mucha riqueza evitaría un camino peligroso, y así como un hombre que ama la vida evitaría el veneno, así uno debería evitar el mal”.

“127: Ni en los cielos, ni en medio del océano, ni en una gruta en las montañas se halla un lugar donde uno pueda permanecer a salvo de las consecuencias de sus males actos”.

“130: Todos temen el castigo; todos aman la vida. Comparándose con los demás, uno no debe matar ni provocar la muerte”.

“133: No habléis agresivamente con nadie, porque los que atacáis podrán replicaros de igual manera. Las discusiones crean dolor y podréis recibir golpe por golpe”.

“159: Según aconseja a los demás, debe él mismo actuar. Bien controlado él mismo, puede guiar a los otros. Verdaderamente es difícil controlarse a uno mismo”.

“165: Por uno mismo se hace el mal y uno mismo se contamina. Por uno mismo se deja hacer el mal y uno mismo se purifica. La pureza y la impureza dependen de uno mismo. Nadie puede purificar a otro”.

“169: Seguid el sendero de la virtud y no el del mal. El que practica la virtud vive felizmente en este mundo y en el próximo”.

“183: El abandono del mal, el cultivo del bien y la purificación de la mente: tal es la enseñanza de los Budas”.

“197: Verdaderamente felices vivimos sin odio entre los que odian. Entre seres que odian, vivamos sin odio”.

“201: La victoria engendra amistad. Los vencidos viven en la infelicidad. Renunciando tanto a la victoria como a la derrota, los pacíficos viven felices”.

No obstante, el budismo renuncia al placer. Esta renuncia al placer se puede traducir también como una renuncia al vivir (el hombre es un animal que piensa y que siente, un animal con filosofía y con pasiones): “212. Del placer surge el dolor; del deseo surge el miedo. Para aquél que está libre de deseo ni hay dolor ni mucho menos miedo”.

“214: Del apego surge el sufrimiento; del apego surge el miedo. Para aquél que está libre de apego ni hay dolor ni mucho menos sufrimiento”.

“221: Uno debe liberarse del odio. Uno debe abandonar el orgullo. Uno debe despojarse de todas las ataduras. El sufrimiento no toma al que controla la mente, el cuerpo y sus pasiones”.

“223: Conquista al hombre airado mediante el amor; conquista al hombre de mala voluntad mediante la bondad; conquista al avaro mediante la generosidad; conquista al mentiroso mediante la verdad”.

“264: No por afeitarse la cabeza, un hombre indisciplinado y mentiroso se vuelve un asceta. ¿Cómo podría ser un asceta si está lleno de anhelo y deseo?”

Uno de los pocos versos donde se vislumbra un castigo por haber obrado mal: “306: El que no dice la verdad, va a un estado totalmente desgraciado, y también el que habiendo hecho algo dice que no lo hizo. Ambos, por igual, después de la muerte, pagarán sus acciones en otro mundo”.

“385: Aquel para el que no existe ni esto no aquello, ni “yo” ni “mío”, está alerta y liberado de las pasiones, a ése llamo yo un noble”.

“391: El que no comete ningún mal con el cuerpo, la palabra y la mente, el que se autocontrola en estos tres aspectos, a ése llamo yo noble”.

“393: No por dejarse el pelo trenzado, no por el linaje, ni por el nacimiento se vuelve uno un noble, sino aquél que es verdadero y recto, puro, ése es un noble”.

“400: Quien carece de cólera, pero es firme, virtuoso, libre de avidez, autocontrolado y que éste será su último renacimiento, a ése llamo yo noble”.

“420: Aquél cuyo destino ni los dioses ni los semidioses, ni tampoco los hombres conocen, que ha destruido todas las impurezas y que ha conseguido la meta, a ése llamo yo noble”.

El hinduismo también contrasta con los castigos y las venganzas que prometen y proclaman las 3 religiones monoteístas. Aunque el hinduismo posee varios dioses con atributos humanos, tiene también confianza en el ser humano y, a través del yoga y la meditación, el ser humano se eleva y se ilumina, gracias a un esfuerzo humano, no divino. El hinduismo no denigra al ser humano como lo hacen las 3 religiones monoteístas, y se apoya en la acción, el autocontrol y el conocimiento.

Los Vedas son las escrituras más antiguas del hinduismo (la tradición oral dataría del 1500-1000 aC, y su redacción, del 1000-500 aC). Los 4 Vedas son: el Rig-Veda, el Yajur-Veda, el Sama-Veda y el Atharva-Veda. Los Vedas son himnos, fórmulas y canciones para ser recitados o cantados. En los Vedas, los que adoran a los dioses tendrán recompensas. Si bien los dioses del hinduismo también castigan a aquellos que no ofrecen sacrificios, la palabra “castigo” se refleja muy poco en los Vedas. Quien adora a los dioses, recibe su protección. (Uso la traducción titulada Los Vedas, Ediciones Ibéricas, Madrid, 2001):

“3. Es por medio de Añi que el que adora obtiene esta abundancia que aumenta cada día, que es el manantia del renombre y que hace multiplicar la raza humana” (Rig-Veda, Anuvaka I, Sukta I).

“9. Sabios Mitra y Varuna, haced prosperar nuestro sacrificio y aumentad nuestra fuerza; habéis nacido para hacer servicios a muchos hombres, sois el refugio de las multitudes” (Rig-Veda, Anuvaka I, Sukta II).

“6. Destructor de los enemigos, que nuestros adversarios digan que somos felices: que los hombres nos feliciten y podamos residir siempre en la felicidad” (Rig-Veda, Anuvaka II, Sukta I).

“10. Cantad a este indra que es el protector de la riqueza: es poderoso y realiza buenas acciones; es amigo de que le ofrece la libación” (Rig-Veda, Anuvaka II, Sukta I).

Por fin aparecen dioses que son mujeres (rompiendo la fuerte tradición machista de las 3 religiones monoteístas): “9. Que las tres diosas inmortales que dan la felicidad, Ila, Saravasti y Mahi, se sienten sobre la hierba sagrada” (Rig-Veda, Anuvaka IV, Sukta II).

Uno de los pocos ejemplos de castigo: “4. Por Vasishtha. ¡Oh, divino Añi!, presérvanos de pecado así como de la muerte y consume mediante tus llamas a quien no celebre tus alabanzas” (Sama-Veda, Prapathka I, Dasati III).

“12. Por Medhatithi. Alabanzas a Añi, el sabio, el divino, cuyas acciones están guiadas por la equidad, que concibe dádivas a cambio del sacrificio y que destruye enfermedades” (Sama-Veda, Prapathka I, Dasati III).

Los Upanishads son, filosóficamente hablando, mucho más interesantes que los Vedas. La enseñanza basada en ellos se conoce como Vedanta (conclusión de los Vedas). Datan del 400 aC. Aquí no se reflejan los castigos o premios de los dioses, sino una sabia manera de superarse continuamente, de crecer, de alcanzar la felicidad, de acabar con el miedo y de iluminarse. (Uso la edición bilingüe -sánscrito y español- titulada Upanishads de la Ed. Debolsillo, Barcelona, 2001):

“Quien ve a todos los seres en su propio Ser, y su propio Ser en todos los seres, pierde el temor por completo (…) Aquél que practica ambas, acción y conocimiento, con la acción vence a la muerte, y con el conocimiento alcanza la inmortalidad (…) Vaya la vida a la vida inmortal, y el cuerpo a las cenizas. OM. ¡Oh, alma mía, recuerda los pasados afanes, recuerda!” (Isa Upanishad).

“Cuando un hombre muere, esta duda surge: algunos dicen que “es” y otros que “ya no es” (…) Existe el camino de la dicha y existe el camino del placer. Ambos atraen al alma. Quien sigue el primero, llega al bien; quien sigue el placer, no alcanza el Final (…) Existe el camino de la sabiduría y el camino de la ignorancia. Se hallan muy separados y conducen a diferentes extremos. Residiendo en medio de la ignorancia, creyéndose sabios y eruditos, los necios van de aquí para allá sin rumbo, como ciegos guiados por ciegos (…) Si el asesino piensa que mata y si el asesinado piensa que muere, ninguno de los dos conoce los caminos de la verdad. Lo Eterno en el hombre no puede matar; lo Eterno en el hombre no puede morir” (Katha Upanishad).

Si nos enriquecemos con otros libros, si observamos el universo, si creemos en la ciencia, si recordamos la Historia, los 3 libros de las 3 religiones monoteístas resultan absurdos,  infantiles, crueles y contradictorios: una recopilación de historias para leer y contar, no más interesantes que las fábulas de Esopo, desde luego (que, siguiendo a Heródoto, datarían del siglo XVI aC). Y nos damos cuenta (siguiendo a Feuerbach) de que Dios es un invento del hombre, o (siguiendo a Freud), de que Dios es una ilusión y un delirio, o (siguiendo a Onfray) de que Dios es una neurosis y una perversión. Leyendo las fuentes, podemos argumentar que estamos ante 3 libros que reflejan puramente unas culturas creadas para “apaciguar” y “educar” a la masa. Estas culturas son cerradas y machistas. Destapemos las fuentes:

“De la costilla que Yahveh Dios había tomado del hombre formó una mujer y la llevó ante el hombre” (Tanaj, Génesis, 2, 22); “Si un hombre se casa con una mujer, y, después de llegarse a ella, le cobra aversión … diciendo “Me he casado con esta mujer y … no la he encontrado virgen”, el padre de la joven y su madre tomarán las pruebas de su virginidad y las descubrirán ante los ancianos de la ciudad, a la puerta. El padre de la joven dirá a los ancianos: ‘Yo di mi hija por esposa a este hombre; él le ha cobrado aversión (…) Sin embargo, aquí tenéis las señales de la virginidad de mi hija”, y levantarán el paño ante los ancianos de la ciudad. Los ancianos … tomarán a ese hombre, le castigarán, y le pondrán una multa de cien monedas de plata, que entregarán al padre de la joven, por haber difamado públicamente a una virgen de Israel. Él la recibirá por mujer, y no podrá repudiarla en toda su vida. Pero si resulta que es verdad, si no aparecen en la joven las pruebas de la virginidad, sacarán a la joven a la puerta de la casa de su padre, y los hombres de su ciudad la apedrearán hasta que muera, por haber cometido una infamia en Israel prostituyéndose en casa de su padre. Así harás desaparecer el mal de en medio de ti” (Deuteronomio, 22, 13, 14, 15, 16, 17, 18, 19, 20, 21). La mujer “es dada” por el padre de ésta al futuro marido; si la mujer es virgen, el marido, por haber mentido, es castigado con una multa de 100 monedas de plata, dinero que no se entrega a la mujer humillada, sino al padre de ésta; si la mujer no es virgen, se le apedrea hasta que muere.

Más citas machistas: “La suegra de Simón estaba en cama con fiebre (…) Se acercó y, tomándola de la mano, la levantó. La fiebre la dejó y ella se puso a servirles” (Nuevo Testamento, Evangelio según San Marcos, 1, 31); “Así, la mujer casada está ligada por la ley a su marido mientras éste vive (…)” (Nuevo Testamento, Epístola de Pablo de Tarso a los romanos, 7, 2); “Dios os ordena lo siguiente en lo que toca a vuestros hijos: que la porción del varón equivalga a la de dos hembras (…) Los hombres tienen autoridad sobre las mujeres en virtud de la preferencia que Dios ha dado a unos sobre otros y de los bienes que gastan. Las mujeres virtuosas son devotas y cuidan, en ausencia de sus maridos, de lo que Dios manda que cuiden. ¡Amonestad a aquéllas de quienes temed que se rebelen, dejadlas solas en el lecho, pegadles! Si os obedecen, no os metáis más con ellas. Dios es excelso, grande” (Qu’ran, Sura 4, aleya 11 y 34).

Las culturas que reflejan el Tanaj, el Nuevo Testamento y el Qu’ran son, además de cerradas y machistas, las culturas del terror. Nada se hace por amor al ser humano, sino por temor a Dios: “… De cualquier árbol del jardín puedes comer, mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás, porque el día que comieres de él, morirás sin remedio” (Tanaj, Génesis, 2, 16); “Pero, si obras el mal, teme; pues no en vano lleva espada (…) Es preciso someterse, no sólo por temor al castigo, sino también en conciencia” (Nuevo Testamento, Epístola de Pablo de Tarso a los romanos, 13, 4, 5); “Os damos de comer sólo por agradar a Dios. No queremos de vosotros retribución ni gratitud. / Tememos, de nuestro Señor, un día terrible, calamitoso” (Qur’an: Sura 76, aleyas 9 y 10). Nada se hace en libertad. Yo digo que el que educa en el terror y en el deber, y no en el amor y la libertad, educa a una futura generación neurótica, perdida y traumatizada.

Si matamos a Dios, ¿qué hacemos con todas aquellas preguntas de las que no tenemos respuestas? Pues pensamos, filosofamos, buscamos y, en la mayoría de los casos, encontramos no una respuesta, sino otra pregunta. Matar a Dios significa devolverle la dignidad al hombre, creer en él, valorar esta vida, ser ético, por amor al hombre, y no por miedo a Dios. ¿Y qué hacemos con la muerte, con el supuesto fin o el supuesto más allá? Pues encontramos nuestras respuestas o nuestras preguntas. Tenemos a Epicuro, según el cual no hay que temerle a la muerte, puesto que el hombre y la muerte nunca se encuentran: “… la muerte nada es para nosotros. Porque todo bien y mal reside en la sensación, y la muerte es privación del sentir (…) Nada hay, pues, temible en el vivir para quien ha comprendido rectamente que nada temible hay en el no vivir (…) Así que el más espantoso de los males, la muerte, nada es para nosotros, puesto que mientras nosotros somos, la muerte no está presente, y, cuando la muerte se presenta, entonces no existimos. Conque ni afecta a los vivos ni a los muertos, porque para éstos no existe y los otros no existen ya.” (Epicuro, Carta a Meneceo). También tenemos a Savater, quien, en Ética para Amador, escribe: “¿Cómo vivir del mejor modo posible? Esta pregunta me resulta mucho más sustanciosa que otras … más tremendas: “¿Tiene sentido la vida? ¿Merece la pena vivir? ¿Hay vida después de la muerte?” Mira, la vida tiene sentido y tiene sentido único; va hacia delante (…) no se repiten las jugadas ni suelen poder corregirse. Por eso hay que reflexionar sobre lo que uno quiere y fijarse en lo que hace. Después … guardar siempre el ánimo ante los fallos. ¿El sentido de la vida? Primero, procurar no fallar; luego, procurar fallar sin desfallecer (…) Lo que me interesa no es si hay vida “depués” de la muerte, sino que haya vida “antes”. Y que esa vida sea buena, no simple supervivencia o miedo constante a morir (…) Porque vivir no es una ciencia exacta, como las matemáticas, sino un “arte” como la música” (Fernando Savater, Ética para Amador, 1991). Y también nos tenemos a nosotros mismos: podemos leer, crecer, pensar, buscar y rebuscar nuestras propias respuestas, en libertad. Hay que ser valiente para pensar por sí mismo. Las respuestas no nos han sido dadas. Hay que buscarlas. Tal vez no las encontremos nunca, pero en el camino está el tesoro, la dignidad y nuestra libertad.

¿Y qué hacemos con las religiones? yo propongo: reduzcámoslas a cultura, a tradición. Aprendamos de todas ellas, para encontrar en cada una una pequeña respuesta: leamos para cultivarnos, no para castrarnos. Escojamos una idea del Tanaj, otra del Nuevo Testamento, otra del Qur’an, otra de los Vedas, otra de las Upanishads, otra del Dhammapada… Y, mezclémoslas, a ser posible, con ideas de grandes genios: Aristóteles, Marco Aurelio, Spinoza, Schopenhauer, Nietzsche, Freud, Ortega y Gasset, Sartre, Simone de Beauvoir, Hannah Arendt, Michel Onfray … y formemos nuestras propias ideas, nuestro propio pensamiento, buscado y alcanzado en libertad. Leamos para crecer, no para empequeñecer. Cuando leamos las escrituras, seamos conscientes de que estamos leyendo cultura y tradición, no metafísica. Para vivir mejor y para saber morir, impregnémosnos de cultura y filosofía, siempre con libertad de elección. Digamos no a los castigos, no a los miedos y al sinsentido. Dejemos a Dios en un rincón y demos paso a la humanidad y al hombre (con toda su grandeza y todo su horror).

Y cuando queramos decir “Dios es bueno y omnipotente”, pensemos primero en las millones de víctimas inocentes que han sufrido la barbarie a manos del hombre, con el consentimiento de Dios. No se merecen ser insultadas. Recordemos a las víctimas y pensemos: tal vez Dios no es bueno, sino malvado; tal vez Dios no es omnipotente, sino incompetente; tal vez Dios no existe. Seamos críticos con Dios, por amor al hombre y por respeto a las víctimas.

Antonia Tejeda Barros, Madrid, 7 de diciembre de 2011.

De izquierda a derecha: niños hambrientos en pleno siglo XXI; Ruanda (1994); Vietnam (1955-1975); asesinato de una madre judía abrazando a su hijo / hija en Kiev, a manos de un Einsatzgruppe (1942); mujeres y niños judíos húngaros dirigiéndose a las cámaras de gas (194?); restos del genocidio armenio (1915 – 1918); soldado japonés después de una masacre de civiles chinos (Hsuchow, China, 1938); niño huérfano japonés tras la bomba atómica de Hiroshima (1945).

About Antonia Tejeda Barros

Music, art, philosophy & thoughts /// Música, arte, filosofía & pensamientos.
This entry was posted in Philosophy, Thoughts and tagged , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

36 Responses to Dios y el mal: ¿un dios cruel, incompetente o inexistente?

  1. Raul Ramirez says:

    En resumen concluyo, que los argumentos que tienen los religiosos para creer de Dios, son los mismos que usan los ateos para desconocerlo. Son cerrados y limitados al libreto bíblico y no tocan la esencia verdadera que esta por encima de mil escritores y libros sagrados. Para debatir el tema divino tenemos que ponernos de acuerdo en ¿quien es la Divinidad?, porque si cada uno piensa en un Dios diferente; pues, es igual que armar un coro con 5 vocalistas que a la vez cantan en 5 idiomas diferentes. Y de ahí, nace la incomprensión en el tema Divino. Dos pistas les dejo, la reencarnación y la responsabilidad individual frente a nuestros propios actos, ya que cada cual es artífice de su diario vivir. Ah, y dejar el fanatismo para que la humildad sea nuestra consejera. Gracias.

    Like

  2. Jack says:

    Muy interesante, pero al final del asunto, lenguaje, palabras, representaciones, conceptos, unos y otros enlazado. Quizás estemos tan equivocados, tan lejano de las verdaderas realidades, jugando y juzgando con caricaturas.En fin, me quedo con la idea que todo esto es un milagro.

    Like

  3. Jorge Rocasalbas says:

    Sanpancho: a través de toda tu experiencia en este mundo, ¿no te has encontrado a nadie víctima de esquizofrenia? Esa gente cree absolutamente reales a personajes, amenazas, peligros, etc. sólo existentes en sus mentes.
    La percepción de realidades imaginadas -aún de forma inconsciente- ha sido la base de ingentes cantidades de acciones proselitistas, agresivas, encandiladoras, sugerentes para millones de seres carentes de capacidad analítica.
    Por todo el mundo enecontrarás oferta de talismanes (eso parece que fue tu biblia) que, para quienes los adquirieron, les sirven de soporte de una supuesta seguridad o lucidez mental.
    Haz una introspección, quizá apoyada por algún buen especialista en salud mental, y te darás cuenta de que no es oro todo lo que reluce.
    Cordialmente
    Jorge

    Like

  4. sanpacho19 says:

    Saludos Antonia,

    Durante mucho tiempo me sedujeron las ideas de Nietszche, y, en general, el materialismo dialéctico y en todo lo que oliera a ateísmo brillante u opaco me deleitaba porque justificaba mi vida elegíaca, como dejo Crowley: “Haz lo que quieras, esa es la ley” y duré así por espacio de 40 años, haciendo mi voluntad en un a vida bastante egoísta y saturada de extravíos. Mi mejor amigo, era un filósofo pleno de sabiduría y argumento, es tal vez el tipo más inteligente que he conocido. Andamos juntos durante más de diez años de juerga en juerga. Pero contra el destino nadie da talla. Dentro de mis múltiples inquietudes intelectuales, me gustaba el ocultismo, exploré varios campos que me revelaron un mundo que bien lo pudo describir el pintor ocultista Austin Osman Spare, también el pintor Suizo, Henry Fuseli, igualmente Goya, enseñan como funciona el inframundo a través de los sueños, cuando estas entredormido pero lúcido y no te puedes mover ni hablar, porque los espíritus íncubos y súcubos te hacen la fiesta. Estudiando ocultismo logre abrir portales que debí mejor dejar cerradas. Tanto así que se desataron fieras espirituales que me querían sacar de mi cuerpo y quien sabe que hubiera sido de mí. En las noches no podía dormir porque estas fuerzas me atacaban y no sabía qué hacer. Una noche, tomé una biblia a manera de amuleto y la puse sobre mi pecho para dormir a ver que efecto tenía, así como los crucifijos funcionan para los vampiros, pues dio resultados y logré dormir como un bebé. El asunto fue que una noche llegué borrachín y se me olvidó poner mi biblia conmigo y he aquí el ataque tan terrible, luego de una lucha espiritual logré quitarme de encima esos demonios invocando el nombre de Jesús (o Espíritu Santo). Luego me dije, si este librito por mí tan despreciado (y hasta despreciable) logró traerme alivio, qué será leyéndolo. Pues me dí a la tarea de leerlo, estudiarlo y asumir poco a poco la doctrina de Cristo. Pues como dice Pablo en su carta a los Efesios 6:12 “12 Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes”. Así es querida Antonia, huestes espirituales tenebrosas que tu razón ilustrada posiblemente no puede entender. El mundo espiritual es una entelequia por descubrir y para ello se requiere una gran dosis de discernimiento espiritual.¡No vaya a ser que ustedes se encuentren luchando contra Dios!» Hechos 5:39

    Like

  5. luis león says:

    Querida Antonia. Muchas veces he pensado estar loco por estos pensamientos y ¡parece te he leído los tuyos! Con tu permiso me permito añadir algunas de las muchas “dudas” que existen en este sentido: ¿que padre permite “a sabiendas” que su hijo/a sufra un accidente?. Además, si somos malos “así nos han hecho” ¡hay tanto de que hablar!
    Muchas gracias por tu acertado comentario y ojala “rompa moldes”
    EL DÍA EN QUE NOS LIBREMOS DE TANTA BASURA MENTAL, SUSTITUYÉNDOLO POR LA FILOSIFÍA O PENSAMIENTO DE LA “REALIDAD”, COMENZAREMOS A AVANZAR. Cordiales saludos.

    Like

  6. Responderé a través de un análisis sobre este tema.
    DIOS Y EL MAL

    El problema del mal es uno de los temas más recurrentes al momento de atacar la doctrina cristiana. Los no creyentes argumentan que la existencia del mal es contradictoria al proclamar el amor y la bondad de Dios tal como aparece en la Escritura. Por no dar respuestas adecuadas, los cristianos prefieren evadir el tema o argumentar desde la óptica humanista del libre albedrío o como han llegado a decir algunos, que Satanás es el creador del mal. Pero estos intentos sólo llevan a los creyentes a tratar de justificar a Dios, pero caen en una tremenda falacia. El cristianismo bíblico ofrece la más lógica respuesta sobre el origen del mal. Ningún sistema filosófico o religioso la entregará mejor. No hay contradicción entre Dios y la existencia del mal. La Escritura es muy clara y no establece que esto sea un misterio. El tema del mal genera reacciones mas bien emocionales que de una respuesta escritural, la cual es INFALIBLE. Entonces, ésto nos lleva a la pregunta lógica: ¿ES DIOS EL CREADOR DEL MAL?.

    Veamos la siguiente frase, muy usada por los no creyentes y que se basa en la paradoja de Epicúreo:

    “Dios es todopoderoso y es amor (1). Entonces, si Dios es omnipotente, podría destruir el mal y como es amor, desea destruir el mal (2). Pero el mal aún existe (3), por tanto, el concepto cristiano de Dios es falso, o simplemente no existe (4).”

    Las premisas del análisis que viene son interesantes:

    El argumento se hace insostenible en la premisa 2: ¿Por qué Dios querría destruir el mal? Y, ¿por que desearía hacerlo?. Aquí, la definición de amor, bien, mal son las que importan para el debate lógico. ¿Qué definición pueden dar los no creyentes a estas palabras fuera de la enseñanza bíblica? Si no la dan, queda en claro que la definición que tengan no es bíblica y que, no estamos los creyentes obligados a responder desde la Escritura. Si algún no cristiano opina lo contrario, debe demostrar con la Biblia por qué el amor de Dios quiere y desea necesariamente el fin del mal.

    En la premisa 1: ¿Qué definición de amor usaremos? Si define la premisa de amor 1 en base a la Biblia, debe sostenerla de igual forma en la premisa 2, pero, se da que por debajo, incluye SU propia definición de amor, por lo tanto, su argumento es totalmente ilógico y lo hace irrelevante. En otras palabras, el no cristiano debe definir sus propios términos. Si éstos son relativos, frente a una definición absoluta como lo muestra la Biblia, sus argumentación es incomprensible. Por lo tanto, su oposición es contradictoria.

    La premisa 3, no puede establecerse sin la premisa 4. En otras palabras, la existencia del mal SÓLO se explica con la existencia del Dios bíblico, pues, sin un estándar ABSOLUTO de lo bueno, correcto, la existencia misma del mal pierde sentido. El no cristiano podrá definir por mal todo lo que él desaprueba, pero su estándar NO ES ABSOLUTO, ni mucho menos UNIVERSAL. Y si apela a un estándar absoluto, siempre terminará apelando indirectamente al carácter moral del Dios cristiano. Por ejemplo, como puede leerse en algunos blogs, una persona está contra la pena de muerte, y argumenta que Dios ordenó no matar, pero apoya el aborto como decisión de la madre sobre su bebé no nacido. Entonces, su propio argumento cae en contradicción, por usar UNA NORMA ABSOLUTA (Dios), para criticar o apoyar lo que él desaprueba o aprueba de forma RELATIVA (en este caso, el derecho a la vida).

    Ahora bien, si el no cristiano afirma que Dios no existe, tampoco tiene ninguna base racional para decir que el mal existe. Por lógica, el conocimiento de Dios está antes que el conocimiento del mal. Si no se sabe con certeza la existencia de Dios, entonces el mal no se puede definir. Si apela el no cristiano en su argumento a la existencia del Dios bíblico para argumentar sobre el problema del mal, entonces su argumentación es pobre y no tiene razón de ser. Ahora, si algunos no cristianos dicen que esto es una prueba en contra de la existencia de Dios, deben seguir tratando de demostrar por qué Dios tendría que destruir el mal. Ni siquiera puede usar los argumentos de los eventos injustificados, pues, por definición bíblica, todo lo que Dios hace es JUSTIFICADO, porque Él lo ha decidido así.

    ¿Qué respuestas dan las cosmovisiones no cristianas? No pueden sostenerlas, pues caerían en contradicciones en lo que dicen sobre el mal natural y el mal moral. No podrán explicar cómo comenzó el mal y este aún continúa.

    En resumen:

    a) La existencia del mal no se puede sostener sin la existencia del Dios cristiano.

    b) Esto significa que no hay estándar más alto que Él y si el no cristiano argumenta contra eso, debe encontrar un estándar igual o superior.

    c) Si las definiciones que utiliza el no cristiano para el problema no son absolutas, ni universalmente aceptadas, su ataque se hace inofensivo.

    d) Entonces, no hay contradicción entre el Dios amoroso y la existencia del mal.

    Lo que enseña, entonces, la Escritura es:

    1-Dios es soberano sobre SU creación y el ÚNICO con libre albedrío para actuar en ella.

    2-Por tanto, Él ha decretado la existencia del mal, controlándolo en todos sus aspectos. Si no tienes un referente universal distinto a Dios para decir que esto es malo, entonces, por definición, ES BUENO. Recuerden Génesis, donde Dios vio que todo lo que había hecho era BUENO.

    3- El objetivo tanto de la creación, la existencia del mal y la salvación es LA MANIFESTACIÓN DE SU GLORIA.

    En conclusión, la única posición racional sobre la existencia del mal es la cosmovisión bíblica, porque no se destruye con este problema, pero las visiones no cristianas se hacen insostenibles porque caen en contradicciones.

    LA RESPONSABILIDAD HUMANA

    Dios ha decretado el mal, pues es su autor fundamental, pero HA RESPONSABILIZADO MORALMENTE AL SER HUMANO como autor material del mal. Dios no le rinde cuentas ni es responsable ante ningún ser humano por ésto, como dice Pablo en Romanos: Pero me dirás: ¿Por qué, pues, inculpa? porque ¿quién ha resistido a su voluntad? Mas antes, oh hombre, ¿quién eres tú, para que alterques con Dios? ¿Dirá el vaso de barro al que lo formó: ¿Por qué me has hecho así? (Romanos 9:19 y 20).

    Hay respuestas que los cristianos NUNCA deben decir a los no cristianos, por ser ilógicas y antibíblicas:

    a) La libertad del hombre: El argumento es como sigue. Dios creo al hombre con la capacidad de elegir y tomar sus decisiones de forma libre e independiente de su Creador. Pero, el mal sólo se puede imputar al hombre mismo, pues, por lógica, Dios lo habría creado con el potencial para hacerlo
    En el fondo, no encara esto el problema del mal, sino que defiende el libre albedrío humano: 1- Cambia el debate a por qué existe el mal en el universo de Dios a por qué Dios creó un universo con potencial para el mal y 2- Si los cristianos (y muchos no creyentes) defienden esta postura, presuponen que Dios sabía que existiría el mal, ya señalan DIRECTA O INDIRECTAMENTE, tomando las premisas 1 y 2, que DIOS ES EL CREADOR DEL MAL. Queda aún el tema del mal natural: SÓLO DIOS PUEDE RELACIONAR EL MAL NATURAL AL MAL MORAL, por ejemplo, el Diluvio, terremotos y catástrofes. Ésto no quiere decir que cada catástrofe natural sea por males morales, pero Dios sí puede relacionarlos. Él es el autor tanto del mal material como del mal moral. Dios no está limitado a las leyes naturales, que, en el fondo, son la forma en las cuáles Él actúa con su creación.

    b) El argumento moral. El requisito moral es otro argumento ilógico. Éste se basa en que si los humanos no están capacitados moralmente para obedecer a Dios, entonces, no son culpables del mal. Pero la Biblia enseña que el hombre es pecador y que carece de capacidad para obedecer pero es MORALMENTE RESPONSABLE, porque DEBE obedecer a Dios aunque no pueda. En otras palabras, la RESPONSABILIDAD MORAL humana se basa en LA SOBERANÍA DE DIOS: Dios dice que el hombre DEBE obedecer, porque DEBE HACERLO.

    La Escritura enseña que Dios no sólo ejerce control inmediato sobre la mente del hombre, además Dios también determina soberanamente todas las disposiciones innatas y factores externos relacionados a la voluntad del hombre. Es Dios quien forma una persona en el útero, y es él quien dispone las circunstancias externas por su providencia. Por tanto, APELAR A LA LIBERTAD O INCAPACIDAD MORAL ES ANTIBÍBLICO.

    Sólo la fe cristiana es el único camino a Dios y la salvación e intelectualmente, como vemos, no puede ser destruida. En otras palabras, en el cristianismo NO HAY MITOS , porque ellos se encuentran en las COSMOVISIONES NO CRISTIANAS. Los creyentes no deben desesperarse por lo que digan los no cristianos sobre el mal. Mientras no tengan argumentos lógicos, definiciones absolutas o demuestren bíblicamente lo que quieren impugnar, sus argumentos serán irrelevantes. Y en cuanto a los cristianos, tomando la siguiente cita del teólogo Vincent Cheung, debemos recordar lo siguiente:

    “Aunque el mal del que hablamos sea en efecto negativo, el fin último, que es el de la gloria de Dios, es positivo. Dios es el único que posee valor intrínseco, y si decide que la existencia del mal en última instancia, servirá para glorificarlo, entonces el decreto es por definición bueno y justificado. Aquel que piensa que la gloria de Dios, no vale la pena de muerte y el sufrimiento de miles de millones de personas tiene una opinión muy elevada de sí mismo y la humanidad. El valor de una criatura sólo puede ser sacado de y dado por su creador, y a la luz de la finalidad para la que el creador lo hizo. Puesto que Dios es el único estándar de medida, si piensa que algo está justificado, entonces es, por definición, justificado. Los cristianos no deben tener ningún problema en afirmar todo esto, y aquellos a quienes les resulta difícil aceptar lo que la Escritura enseña explícitamente deberían reconsiderar su compromiso espiritual, para ver si están realmente en la fe”.

    *Este artículo está basado en el estudio del teólogo Vincent Cheung: The Problem of Evil (El Problema del Mal), en su libro The Author of Sin (El Autor del Pecado): http://www.vincentcheung.com

    Like

  7. fri429 says:

    El tema es mas complicado de lo que parece y considero que sus afirmaciones son muy presurosas y por lo tanto erradas.Sus ideas pueden ser fácilmente rebatidas. Es muy difícil determinar si Dios es bueno o malo tomando como base estos hechos, desde nuestra perspectiva Dios parece mostrar indiferencia lo que nos llevaría a pensar que es “malo”. Por otro lado su actuación podría ser valida considerando su perspectiva que para este caso desconocemos. Simplemente porque encontremos difícil imaginarnos qué razones podría tener Dios para permitirlas no significa que no existan tales razones. Es completamente posible que tales razones estén no sólo más allá de nuestro conocimiento actual sino también más allá de nuestra capacidad actual de comprender.No es posible hacer un afirmación objetiva solo desde nuestro punto de vista( en este caso nosotros seriamos las supuestas victimas), harían falta considerar otras piezas para ver una visión general de lo que tenemos en frente. De hecho, el tema es tan complicado que la simple idea de presentar a un Dios como bueno o malo ya genera un tremendo interrogante, que ya usted en su articulo deja resuelto(solamente con sus propias conjeturas, lo que no le da rigor de verdad). Fíjese en el titulo de su articulo: “Dios y el mal: ¿un dios cruel, incompetente o inexistente?”. Cruel, incompetente o inexistente? , ni siquiera sabe si las cualidades que menciona son atribuibles a Dios. Sin coartar la libertad de expresión, pienso que su articulo tiene ingredientes ofensivos. Postule sus ideas sin realizar ataques contra Dios.
    El ha hecho un estupendo trabajo creando el universo incluyéndola. Como usted, una minúscula criatura ubicada en un pequeño punto de la vía láctea, en un escondido y pequeño planeta, tiene la suficiente arrogancia de decirle lo que debe hacer y difamarlo de esa forma.

    Like

    • Estimado fri429:
      muchas gracias por leer y comentar. Siento que se haya ofendido con mi Post. Personalmente, creo que es imposible “atacar” a Dios, puesto que hablamos de un ser inexistente (o, de lo contrario, de un ser cruel o incompetente que se merecería entonces, mirando la Historia y el sufrimiento de la Humanidad, muchas críticas y muchos ataques).

      Coincido con usted en que soy (igual que usted) una minúscula criatura ubicada en un pequeño punto de la vía láctea, en un escondido y pequeño planeta. Lo que poseo es la libertad: libertad de pensamiento, de expresión, de sentimiento. Y por eso puedo permitirme plasmar mis ideas en mi propio Blog. Usted también posee libertad: tiene la libertad de no leer lo que escribo o la libertad de criticar lo que escribo, siempre y cuando lo haga con respeto.
      Un saludo cordial desde Madrid,
      Antonia

      Like

    • Jorge says:

      Buenos días fri429:

      En mi minúscula opinión, todos esos argumentos de las “razones” de Dios, son puras digresiones de raíz estrictamente humana, dobladas de tecnicismos filosófico-teológicos acumulados a lo largo de dos mil años de especulaciones al uso sin que haya habido, en ningún momento, una intervención objetiva y comprobable del aludido Dios (tanto como se manifestaba en el Antiguo Testamento!), por lo menos, y especialmente, en la dimensión “Amor” con la que se solazan y extasían las personas religiosas. Hasta aquí, creo, no ha habido nada beneficioso o perjudicial para la humanidad, en pleno o individualmente, en esos veinte siglos que no pueda ser exclusivamente atribuido a la gestión de humanos, de toda laya, cariz y condición. Incluidos esos argumentos teológicos tan enrevesados y sólo al alcance de unos pocos diletantes.

      Sí, ya imagino que se me volverá a decir que “los caminos del Señor son inescrutables”, y todos tan panchos. Sólo que se me dirá de la forma más esotérica, culterana y esquiva posible.

      Y, por otra parte, ¿por qué dice que ha hecho un estupendo trabajo? ¿Estupendo para quién? ¿Cuáles son sus criterios de “estupendez”? ¿Qué porcentaje de humanos -desde que el mundo es mundo- cree Vd. que estarían de acuerdo con su apreciación? ¿Cree Vd. que Dios está satisfecho con esto? ¿Y si para ese hipotético superser de su fe, esto no fuera más que un primer -o enésimo- ensayo de universo que, ¡mecachis!, ha vuelto a quedar crudo por dentro?

      Cordialmente

      Like

      • friv says:

        Te parece poco lo que Dios ha creado?, creo que tienes un severo problema de miopia.
        Realmente estas ciego amigo, para poder tener ojos y cerebro y simplemente mirar y no darse cuenta de la obra maestra que tienes en frente. De hecho, tu haces parte de ella, que lastima que no te des cuenta.

        Like

      • Estimado Friv:
        gracias por comentar. Te recomiendo que leas a Bertrand Russell, un filósofo brillante y genial:

        “When you come to look into this argument from design, it is a most astonishing thing that people can believe that this world, with all the things that are in it, with all its defects, should be the best that omnipotence and omniscience has been able to produce in millions of years. I really cannot believe it. Do you think that, if you were granted omnipotence and omniscience and millions of years in which to perfect your world, you could produce nothing better than the Ku-Klux-Klan or the Fascists?”

        ¿Es realmente nuestro mundo el resultado de un genial diseño divino? ¿o es, por el contrario, el resultado de un torpe aprendiz, creador impotente y limitado, productor de injusticias, crueldades, atrocidades, muertes y pobreza?

        Puedes leer todo el Post en:

        https://antoniatejeda.wordpress.com/2012/03/13/russell-un-pensador-brillante-y-mordaz/

        Pensar no es ceguera, sino inteligencia y movimiento. Ojalá los creyentes pensaran más y se cuestionaran más las contradicciones de sus religiones.
        Saludos desde Madrid,
        Antonia

        Like

  8. Omar García says:

    Estimada Antonia:

    Tus palabras invitan a varias reflexiones…

    Pienso en lo que dices de que creer en un dios bueno, tras el holocausto, es un insulto a las víctimas. Me pregunto si ellas, las víctimas, las que murieron y las que sobrevivieron, las que sufrieron tantos tormentos, pensarían igual que tú; imagino que algunas te darían la razón, pero es lícito suponer que otras no. El tema que abordas es delicado; conozco a personas religiosas y, la verdad, no pienso que estén insultando a nadie; tampoco considero que las propias víctimas -entre sufrimientos, antes de ser ejecutadas, después de salvarse- que creían en un dios bueno y, a pesar de todo, siguieron afirmándose en sus creencias, se insultasen a ellas mismas (¿víctimas, además de la crueldad divina y humana, del fanatismo? Difícil pregunta, diría que no). No creo que los ateos/agnósticos sean personas muy inteligentes y que las personas creyentes sean estúpidas o estén cegadas por los prejuicios, creo que en ambas partes encontramos personas cegadas por los prejuicios (fanáticos) y personas lúcidas.

    Tampoco creo que el dios de las religiones monoteístas muriera en los campos de concentración: masacres ha habido siempre, y -seguro- las habrá en el futuro. Es decir, determinar la no existencia de dios por medio de las reflexiones motivadas por los horrores históricos, implicaría negar a dios aunque las catástrofes del siglo XX no se hubieran producido, pues ha habido otras anteriores que no dicen mucho en favor de dios o de los seres humanos. Curiosamente, en un libro recientemente publicado, Steven Pinker plantea una tesis que, de convencernos, nos conduciría hacia el optimismo: la humanidad, con el paso de los siglos, ha ido avanzando hacia un mundo más pacífico; antiguamente, vivir era una aventura mucho más arriesgada. La tesis es controvertida, sobre todo si tenemos en cuenta fenómenos recientes, de este siglo y de los anteriores, aunque me imagino que Pinker se apoya en motivos que considera sólidos para afirmar algo así. El argumento del dolor es poderoso frente al dios bueno del cristianismo, aunque me pregunto si es suficiente; desde luego, hay otros (derivados del razonamiento) que sí parecen concluyentes, al menos desde el punto de vista racional y lógico.

    Todo ello, en cualquier caso, para bien o para mal, es insuficiente, pues la gente sigue -y seguirá- creyendo. Me pregunto, a menudo, si es posible un mundo sin dioses, y si un mundo ateo sería pacífico. No pienso que lo divino sea una dimensión inherente a la esencia humana (no me gusta hablar en estos términos), pero me cuesta imaginar una humanidad sin algún tipo de ritos y creencias, que no atienden a argumentos racionales y buscan aplacar la ira de los dioses o dar cuenta del comienzo. De todas formas, creo que los horrores continuarían en un hipotético mundo sin dioses, que los hombres y mujeres encontrarían e inventarían nuevas excusas para hacerse la vida imposible y matarse. En relación a la humanidad, soy tan poco optimista como F. Pessoa; he nacido -dice en El libro del desasosiego (cito de memoria)- en un tiempo en el que la mayoría de los jóvenes había perdido la fe en dios (escogiendo a la humanidad como sucedáneo de dios), pero al mismo tiempo -continúa- soy de aquellos incapaces de sentirse parte de lo que son, estando al margen de aquello a lo que pertenecen.

    Bueno, no me voy a extender más. Simplemente, y acabo, felicitarte por tus reflexiones, sigue así.

    Un cordial saludo.

    Like

    • Estimado Omar:
      muchísimas gracias por tus interesantes comentarios y reflexiones.
      En cuanto a una humanidad sin dioses, no sé si es posible. Pero pienso que es importante apostar por ello. También ha habido matanzas horribles y atrocidades en sociedades “laicas”, como en los regímnes comunistas, así que a veces la esperanza de una humanidad en paz -con o sin dioses- resulta un tanto difícil.

      Después del Holocausto, mucha gente que era creyente dejó de serlo, y mucha gente que no era creyente, empezó a creer. Parece que las matanzas y la barbarie poco cambian nuestras creencias, que se basan, inevitablemente, en nuestra educación. El grave problema de la religión es la falta de libertad y la castración de libertad que conlleva. Si la religión no fuera inculcada, no sería tan grave. Es muy difícil escapar de la propia educación y la propia tradición cultural.

      Un abrazo desde Madrid,
      Antonia

      Like

  9. Jordi says:

    En mi opinión, la mayor contradicción que viene viviendo el cristianismo es que surge de la aparente necesidad de “calmar” la ira de un Dios ofreciéndole un sacrificio magno y monstruoso; en este caso, el de su propio hijo. De esta manera se propicia un perdón y una normalización de las relaciones entre la hipotética divinidad y su obra. Aún cuando la motivación histórica es francamente una mezquindad.

    Es obvio que tal imagen nace de la profunda ignorancia, temor y crueldad que debieron experimentar los primitivos humanos que creían en poderes desatados, aplacables tan solo mediante la oferta de lo más valioso para ellos: vida (humana, animal o vegetal).

    Un Dios dotado de las cualidades que hoy en día le atribuye la iglesia católica y sus pensadores, jamás habría necesitado de un acto tan cruel, sádico y sanguinario, como la muerte horrenda de Jesucristo, para sentirse en paz con la humanidad.

    La lógica interna de esa aparente coalición de virtudes habría apenas requerido de un gesto de buena voluntad (una canción? un poema? un monumento?…) que mostrara una cualquiera de las ”buenas” características supuestamente transmitidas al hombre para apaciguar un estado de ánimo de disgusto o pena o decepción.

    Ese Dios de la Biblia y demás escrituras no puede ser más que una emanación de todos los temores, supersticiones, ambiciones, deseos de poder y otras debilidades de los líderes y chamanes de la época. En definitiva, crearon a Dios a su imagen y semejanza: totalmente desprovisto de sentido del humor.

    Like

    • Estimado Jordi:
      muchas gracias por tu interesante comentario. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Y no sólo les falta sentido de humor a los dioses monoteístas, sino también coherencia, humildad, pacifismo, humanidad y sabiduría.
      Un abrazo desde Madrid,
      Antonia

      Like

  10. silvana says:

    DICE EL NECIO EN SU CORAZON NO HAY DIOS. QUE DESCONOCIMIENTO TOTAL DE LA BIBLIA Y QUE ENDURECIDO ESTA TU CORAZON,QUE SORPRESA TE VAS A LLEVAR CUANDO MUERAS Y TE DES CUENTA DE LAS MENTIRAS QUE CREISTE TE LLEVARON AL MISMO INFIERNO. NI SIQUIERA TE DAS CUENTA QUE TODAS LAS DESGRACIAS QUE NOS PASA ES PORQUE EXISTE EL DIABLO QUE ES SIN DUDA TU PADRE (es el padre de la mentira)Y QUIEN TE INSPIRA PARA QUE DIFAMES A DIOS!http://youtu.be/C8WnY2rRO0c

    Like

    • Estimada Silvana:
      la próxima vez que comentes, por favor, hazlo con respeto (y buena ortografía). Los que decimos que no hay Dios somos personas inteligentes y pensantes, para nada necios. Conozco la Biblia (el Tanaj y los Evangelios). Cuando muera no creo que tenga tiempo ni energía para llevarme sorpresas. Mi padre se llama Guillermo y, desde luego, no es el diablo. Yo creo que el ser humano. No en Dios. Te recomiendo que leas a Nietzsche, a Sartre, a Primo Lévi, a Feuerbach, a Onfray, a Dawkings… en fin, que leas.

      Gracias por leer mi Blog.
      Atentamente,
      Antonia

      Like

      • Amigo says:

        Lee a Nietzsche, a Sartre, a Primo Lévi, a Feuerbach, a Onfray, a Dawkings.
        A Nietzsche lo han leido muchos, entre otros Hitler que se basó en su teoría del superhombre para exaltar la supremacia de la raza aria. No creo que los campos de concentración supongan la muerte de Dios, pero si la de las ideas de Nietzsche y su desprecio por el cristianismo y el Dios del amor. Esas ideas suyas que pretendían poner al hombre en el lugar de Dios son las auténticas causas de la barbarie Nazi, ¿por que no poner la responsabilidad del holocausto en los asesinos y los que con sus teorías los inspiraron en lugar de citarlos como lectura recomendada y echarle la culpa al Dios que ellos negaban, el Dios del amor.
        Sartre era un gran escritor, pero mientras escribía sus libros prestaba su apoyo al maoismo (otro amante de la humanidad y la libertad ? Mas bien otro cómplice de la ideología que ha provocado mas muertos en la historia. Muy recomendable tu bibliografía selecta. Y Dawkings loque tendría que hacer es estudiar mas filosofia y teologia si se quiere dedicar a la filosofía y la teología porque el nivel intelectual de sus escritos es solo admisible para fans incondicionales y acríticos.

        Like

      • Estimado Amigo:
        gracias por comentar.
        Hitler leyó una lectura fragmentada y corrupta de Nietzsche (la hermana de Nietzsche era antisemita y fue miembro del partido nazi: ella se ocupó de tergiversar la obra de Nietzsche). Puedes leer sobre ello en:

        https://antoniatejeda.wordpress.com/nietzsche/

        Yo no veo ningún “Dios del amor” por ningún lado. Si me lo muestras en la Historia, te lo agradeceré.
        Sí, Sartre fue comuniste. Esto debe entenderse como un intelectualismo de izquierdas. Yo también soy crítica con las barbaridades que cometieron los totalitarismos comunistas.

        No creo que Dawkins necesite estudiar ni filosofía ni teología. Sus escritos son brillantes y hay mucho que aprender de ellos.
        Saludos desde Madrid,
        Antonia

        Like

  11. Antonio says:

    Realmente triste este escrito, y falto de verdad. Cuando el santo franciscano Maximiliano Kolbe, que dio la vida a cambio de la de otro prisionero, estaba en el campo nazi de Auschwitz, trataba de aliviar las condiciones de los prisioneros, la mayoría compatriotras polacos, y no se le escapó un solo gesto de odio o de desprecio hacia nadie, y cuando le reprochaban si todavía, viendo esto, creía en el amor de Dios, él respondía: “MÁS QUE NUNCA”. Porque nosotros, desde nuestra libertad, reflejamos el amor infinito de Dios o nuestro egoísmo demoliente.
    Termino con unos versos de Calderón de la Barca, no sé si cambio alguna palabra, lo digo de memoria: “De la hermosa rosa – pompa del jardín ameno – el áspid saca veneno – la oficiosa abeja miel”.
    De eso se trata.

    Like

    • Estimado Antonio:
      siento que no te haya gustado mi Post y que te hayas ofendido. En mi opinión Auschwitz enterró a Dios. Eso no quiere decir que haya quien le consuele pensar en Dios en medio de tanta barbarie y sufrimiento. En mi opinión, creer en Dios después del Holocausto es un insulto hacia las víctimas. Adorno ya dijo que después de Auschwitz sería imposible volver a escribir poesía. Gracias de todas maneras por leer y comentar.
      Saludos cordiales desde Madrid,
      Antonia

      Like

  12. edgar says:

    Buen post, debemos dar guerra a los que abusan de las mentes debiles en este planeta. Son el origen de tantas atrocidades con el fanatismo religioso. Viva la inteligencia humana, viva la moralidad social que hemos desarrolado por miles de años.

    Like

    • Muchas gracias por comentar, Edgar.
      Desgraciadamente, la moral social se ha desarrollado en teoría, pero poco en la práctica. En mi opinión, estamos a años luz de poder vivir y convivir envueltos en una moral universal, lejos de las religiones y lejos de la falta de libertad.
      Un abrazo desde Madrid,
      Antonia

      Like

  13. Jose says:

    El problema del mal, aunque siendo de una gravedad extraordinaria, no es suficiente para demostrar la no existencia de Dios, ni desde un punto de vista estrictamente filosófico, ni científico ni religioso. La filosofía admite que Dios puede existir a pesar de la existencia del mal y del sufrimiento. Por lo tanto, me temo que es un argumento que en realidad no demuestra nada.

    Like

    • Hola José:
      el problema del mal sugiere, en mi opinión, que a) Dios, si existe, es cruel y omnipotente; b) Dios, si existe, es bueno y limitado; c) Es imposible que exista ningún dios moral.
      Muchas gracias por comentar.
      Saludos desde Madrid,
      Antonia

      Like

    • Jose, tengo la impresión que no has leído a Antonia con la suficiente atención. El problema del mal pone de manifiesto que un dios omnipotente, omnisciente, omnipresente, etc. es en sí una contradictio in adjectio (una contradicción en los términos).

      Es decir, no puede existir un ser con dichas características de la misma manera que no puede existir un círculo cuadrado, es una cuestión de lógica excluyente. Quizá pudiera haber otros tipos de dioses (de los que no tenemos pruebas) pero NUNCA un dios como el descrito por las religiones del libro (judíos, cristianos y musulmanes, básicamente). Ese es el poder del argumento.

      Por otra parte, la existencia de dios (como posibilidad) es tan plausible como la existencia de las hadas, los pitufos, los dragones voladores que escupen fuego o los unicornios rosas de pezuñas lilas que hablan esperanto y se adornan con collares.

      El hecho de poder pensar en algo no le otorga existencia ni lo libra de contradicciones.

      Un saludo.

      Like

  14. Maria Dolores Monagas Santana says:

    Se ha borrado mi comentario , no sé por qué . ¿ Me podrías asesorar que pasos debo dar ?

    Like

    • Hola Loli:
      no sé por qué se habrá borrado. A mí no me ha llegado. Inténtalo de nuevo o escríbelo en Word y cópialo luego aquí, si quieres. En principio no debería haber ningún problema.
      Un abrazo,
      Antonia

      Like

  15. Antonio says:

    Porque las cosas deben ser “a veces lo suficientemente demagógicas” para que la gente se fije en ellas y tome conciencia de lo equivocada que está. Es decir, hacer hincapié, más en los males que causan ciertas prácticas, normas, etc..que en rebatir uno por uno los argumentos contrarios, que en este caso sería largo y tendido. La demagogia sólo es nefasta cuando se utiliza como argumento único en lugar de exponer las ideas propias y sus respuestas al problema o discusión.
    Evidentemente, no es tu caso. La vehemencia no es demagogia, y cuando está documentada instruye..
    Pero a veces, un poquito de ella es necesaria para recalcar la virtud en la ignorancia y la visión única. Quizá por eso la mayoría de las personas leen sólo determinada prensa política, deportiva, literatura,…. buscan solamente lo que desean oír y ver. Un refrán que puedes añadir a tu diatriba sobre la mediocridad de España es este: No hay más ciego que quien no quiere ver.
    Por cierto una frase de Cioran recogida en el libro de Savater que se me quedó grabada, entre otras cosas por descubrir que a veces los normales pensamos lo mismo que los genios:
    Las religiones son cruzadas contra el humor.

    Like

    • Hola Antonio:
      muchas gracias por tus interesantes comentarios, y por la frase de Cioran (muy buena).
      Un abrazo,
      Antonia

      Like

    • José says:

      No leyeron de Enky y Enlil? Saturno es el Dios de este mundo, Existe otro superior a ambos y posiblemente otro y otro. También tenemos la teoría de que nuestras almas inmortales “eligieron” encarnar en la tierra, tal como lo hizo Jesús. ¡parece que es así como ocurren las cosas! No pretendan Juzgar a Dios porque no tenemos todos los datos para ello. Ahora bien todas esta “ideas” nos las están inspirando ellos para que venga la “apostasía” y se cumplan sus designios. solo somos unos microbios manipulados!!

      Like

      • Jorge says:

        Por favor, ¿podrías explicar quienes son “ellos”, qué alcance y efectos puede tener esa “apostasís” (apostatar ¿de qué?) y cuáles son esos designios -y sus consecuencias?
        Me encantaría que los teóricos de casi cualquier cosa fuesen menos crípticos y llamaran al pan, pan; y al vino, vino. ¿Será posible?
        Gracias

        Like

  16. Antonio says:

    Hola Antonia. Muy documentado y suficientemente demagógico, como corresponde en estos casos.
    Te envío un enlace a la revista ciencia de las religiones: Ilu. Revista de ciencias de las religiones,
    copias esta dirección y te sale en google. Colgaré en el foro un artículo sobre el mal y diez de sus paradigmas.
    Ya que citas a Savater, hay un libro muy bueno suyo sobre temas de esta jaez: La vida eterna, ed Ariel. Te gustará, mucho más instructivo que Onfray, entre otras cosas porque es más Spinoza.
    PD: Para Yael e Itay, si los llevas un día paseando por la calle Arenal, fíjate en la placa que esta sobre el portal del Nº 8. Un saludo

    Like

    • Hola Antonio:
      gracias por leer y comentar. ¿Por qué dices que es “suficientemente demagógico”? Explícate, por favor.
      Gracias por el dato sobre el libro de Savater. No sé si será “más instructivo” que Onfray, pero le echaré un vistazo.
      Cordialmente,
      Antonia

      Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s