Carta a A. (Conversaciones en torno a Heidegger)

Estimado profesor A.:
muchas gracias por las explicaciones y aclaraciones sobre la filosofía de Heidegger. Debo decirle, sin embargo, que discrepo absolutamente con la idea de que el nazismo o el Holocausto son un tópico que se reduce a que los nazis eran los malos y nosotros somos los buenos, como usted señala. Tal vez para la gente que no haya leído sobre el tema, sí. Pero para muchos, muchísimos, no es así. No se trata aquí de ser “políticamente correcto”, sino de ser “mínimamente humano”. Yo he estudiado bastante el fenómeno del Holocausto (y cuando me refiero al Holocausto no me refiero puramente al judío, 6 millones, sino a los 11 millones que incluye polacos no judíos -3 millones-, gitanos -500.000-, homosexuales, minusválidos alemanes -plan Eutanasia -T4-, …). La barbarie del Holocausto no tiene precedentes en la Historia (genocidios sí los hubo antes, el armenio, por ejemplo, 1.5 millones, cometido por Turquía en plena Guerra Mundial (la primera) y hasta hoy no reconocido, pero no en la escala, eficacia y genialidad del Holocausto. ¿Cómo se “convence” a un pueblo (o a dos, el alemán y el austríaco) de que tal masacre es una cuestión de sobrevivencia, de necesidad? (ver Hannah Arendt: Eichmann in Jerusalem). El genocidio judío y gitano se “excusó” gracias al antisemitismo y al nacionalismo alemán que se respiraban en Alemania y Austria desde el siglo XIX. Sobre el antisemitismo en Alemania y Austria, y la culpabilidad, complicidad y voluntad del pueblo alemán y austríaco en el Holocausto, véase Hitler´s willing executioners: Ordinary Germans and the Holocaust, de Daniel Jonah Goldhagen, publicado en EEUU en 1996, un libro realmente espeluznante y genial.

Personalmente creo que la ética ha muerto después del Holocausto. Después del Holocausto, es verdad, se han seguido cometiendo atrocidades. Esto es porque el ser humano no aprende de la Historia, y porque, a pesar del arte, la filosofía y la ciencia, es un animal. La mayoría de atrocidades, como usted dice, se han cometido y se cometen en silencio. Yo soy muy consciente de ello y soy muy crítica con Occidente, que ha sido y es la vergüenza e hipocresía mundiales.

Una persona tan intelectualmente genial como Heidegger fue miembro del partido nazi  (¡de 1933 a 1945!) y denunció a compañeros suyos. Jamás habló de las víctimas del Holocausto y eso es imperdonable. ¿El hombre y el filósofo no deben de ir juntos? Yo creo que sí. Es muy cómodo recoger “buenas ideas”, “ideas revolucionarias” de gente que no ha sabido “ser persona”. No se puede ser persona si se va en contra de la dignidad de algunas o muchas personas. Creo que la falta de crítica al respecto es uno de los peores males que sufre la Humanidad, junto con la impunidad y el olvido.

En cuanto a Savater: me encanta. He leído muchísimos libros suyos y me gusta su crítica. Sus libros son entretenidos y hacen que pensar. ¿Es él un filósofo o un buen escritor? Para mí es un filósofo. No habla tal vez de ontología, pero habla mucho de ética (la parte de la filosofía que más me interesa personalmente). Savater no anula a Heidegger por haber sido nazi. Según Savater (“La aventura de pensar”), si preguntamos a un europeo continental cuál es el filósofo más importante del s.XX, sin duda nos contestará que Heidegger, pero si le hacemos a un anglosajón la misma pregunta, sin duda nos contestará que Wittgenstein.

Frege y Fichte fueron antisemitas feroces, y se siguen leyendo y estudiando; Kant considera a los africanos como puros animales (Observaciones sobre el sentimiento de lo bello y lo sublime), y es considerado el “gran moralista”; Aristóteles, en Ética a Nicómaco (obra que me fascina) trata a los homosexuales (curiosamente, dada la cultura griega) de enfermos. Soy consciente de que el tema es controvertido. Si se descalificara a los llamados filósofos por sus posturas éticas, políticas y humanas, nos quedaríamos tal vez con unos 10… (Spinoza, Wittgenstein, Sartre, Russell, Benjamin, Chomsky…). Pero cuando uno piensa en las cámaras de gas, las masacres de Rumbula, Liepaja y Babi Yar, los experimentos del sádico Mengele, las “marchas de la muerte” y los 1.5 millones de niños gaseados y masacrados, dan muy pocas ganas de leer a Heidegger…

Muy cordialmente,
Antonia Tejeda Barros, Madrid, 24 de marzo de 2011.

About Antonia Tejeda Barros

Music, art, philosophy & thoughts /// Música, arte, filosofía & pensamientos.
This entry was posted in Thoughts and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s