La mediocridad de España

España tiene un gusto enfermo por lo mediocre. ¿Las razones? Varias. Más de 500 años de fanatismo religioso, casi 400 años de Inquisición (de 1478 a 1834), una pasión ciega por el fútbol (ese deporte manchado de dinero que envuelve al español en una idiotez permanente), un gusto feroz por el consumismo, la superficialidad y el conformismo, y la repulsión por todo tipo de cultura.

¿La filosofía española? En España lo que vale es el refranero (“En abril, lluvias mil”) y la superstición religiosa. Filosofía, poca. Sin embargo, han sido hijos de España algunos intelectuales brillantes:

Séneca, Averroes y Maimónides fueron los tres cordobeses. Séneca (4 aC–65) fue tutor de Nerón (quien, muy antipáticamente, le ordenó suicidarse) y escribió los hermosos ensayos De tranquillitate animi y De Clementia. Averroes (1126–1198) era árabe musulmán y escribió Sobre la armonía entre religión y filosofía (donde defiende la mortalidad del alma). Maimónides (1135–1204), Moses ben-Maimon, era  judío y escribió La guía de perplejos; murió en El Cairo. El sufriente Unamuno (1865-1936), el cual ansiaba ser inmortal, escribió ensayos, novelas y poesía. El sentimiento trágico de la vida (1913) y La agonía del cristianismo (1925) son posiblemente sus obras más famosas. Ortega y Gasset (1883-1955) fue un brillante intelectual y uno de los pocos filósofos españoles con mayúsculas, autor de la explosiva La rebelión de las masas (1929) y muchos otros ensayos exquisitos. Luego tenemos a Zubiri (1898-1983), al que nunca he conseguido leer, a Zambrano (1904–1991), y algún otro.

¿Y hoy? Hoy tenemos a Emilio Lledó, Fernando Savater, Jesús Mosterín, Eugenio Trías, Manuel Fraijó, José Lasaga, Amelia Varcárcel, Javier San Martín, y poco más.

España ha engendrado, eso sí, buenos escritores, pintores, músicos, bailarines y algún director de cine: Cervantes, Juan Ramón Jiménez, Antonio Machado y Lorca; Velázquez, Goya, Sorolla, Picasso, Dalí y Miró; Paco de Lucía y Camarón de la Isla, Joaquín Cortés, Almodóvar e Icíar Bollaín.

El panorama político ha sido deprimente en España. Basta con citar las masacres en las Indias que siguieron al descubrimiento de América, el sangriento reinado de los fanáticos reyes Católicos, la guerra civil española y 40 años de franquismo. ¿Hay hoy en día una crítica sobre estas injusticias? En absoluto. Se sigue celebrando “El día de la raza”, se sigue “respetando” a los reyes Católicos (apenas se habla de sus masacres y sus expulsiones), y la mitad de los políticos del país es heredera de la política, el fanatismo y el racismo franquistas. No hay que olvidar, sin embargo, que ha habido y hay figuras notables y brillantes en el ámbito social, político y judicial, como Vicente Ferrer (filántropo que dedicó 40 años de su vida a ayudar y beneficiar a los “descastados” en la India) y el juez Garzón (quien, tras denunciar los crímenes franquistas, ha sido procesado: hecho que pone al descubierto la decadencia y el patetismo españoles).

¿Es posible salir de esta mediocridad que inunda y asfixia el país? Para ello habría, primero, que sacar todos los crucifijos, empezar a leer, aprender idiomas, viajar y abrirse al mundo; escuchar buena música, ver buenas películas y leer buenos libros en lugar de perderse cada tarde en la estupidez del fútbol y de la televisión; ser crítico y menos orgulloso. Hasta entonces, tendremos el sol y el calor humano, la estupidez y la ignorancia, el provincianismo, la enfermedad mental religiosa y la preocupación (no por el hambre infantil o la paz mundial) por unos hombrecillos corriendo, sudando y escupiendo detrás de una pelota.

Antonia Tejeda Barros, Madrid, 7 de febrero de 2011.

About Antonia Tejeda Barros

Music, art, philosophy & thoughts /// Música, arte, filosofía & pensamientos.
This entry was posted in Thoughts and tagged , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

15 Responses to La mediocridad de España

  1. Jesus says:

    Antonia, no discrepo del fondo, -necesidad de juzgar la injusticia- sino simplemente de las formas y ello desde una óptica exclusivamente técnico-jurídica; por deformación profesional.

    Y dejando lo adjetivo y volviendo a lo sustantivo, en mi opinión lo importante es alcanzar una democracia. En nuestro país no existe tal ya que no esta siquiera contemplada la “división de poderes”, ni el “mandato representativo”. En lo esencial poco hemos cambiado desde la dictadura. Todos nuestros esfuerzos deberían estar encaminados a construir la sociedad de abajo hacia arriba cambiando el actual sistema.

    Un abrazo
    Jesús

    Like

    • Estimado Jesús:
      estoy totalmente de acuerdo contigo en que en España no hay democracia. Y no creo que haya verdadera democracia en ningún país del mundo. La RAE define la democracia como:

      (Del gr. δημοκρατία).

      1. f. Doctrina política favorable a la intervención del pueblo en el gobierno.

      2. f. Predominio del pueblo en el gobierno político de un Estado.

      ¿Predominio del pueblo? ¿Dónde se ha visto el predominio del pueblo, en libertad? La democracia es una utopía. No puede haber verdadera democracia cuando el pueblo sufre miseria y hambre, y cuando la sociedad está impregnada de corrupción, mala repartición de la riqueza, abuso e injusticia.

      El Derecho y la ley, de todas, formas, y volviendo a Garzón, debería estar siempre por debajo de la Ética.
      Un abrazo,
      Antonia

      Like

  2. Jesus says:

    …espero con interés su contestación
    Un saludo afectuoso
    Jesus

    Like

  3. jesus says:

    Hoy, que se ha sabido la condena unanime del Tribunal Supremo a Garzon, tengo curiosidad en saber porque criticaba su procesamiento. Aunque admiremos sus fines, no se puede pretender alcanzarlos a costa de subvertir gravemente las normas del derecho procesales y encima por un juez. Eso se llama tomarse la justicia por la mano algo que todo estado de civilización rechaza.

    Gracias

    Like

    • Estimado Jesús:
      toda la trayectoria “en contra” de Garzón ha sido vergonzosa. En este país mediocre, Garzón era un peligro para muchos. Lo hubieran juzgado tarde o temprano, por lo que fuera. Te escribiré con más detalle sobre esto la semana que viene.
      Muy cordialmente,
      Antonia

      Like

  4. Maria Dolores Monagas Santana says:

    Hola Antonia y ¿ cómo? , Soy Loli ( una compañera de estudios de Antonia ) :
    Acabo de leer vuestros comentarios sobre la religión y el fútbol .Si me lo permitíis voy a expresar mi “doxa” al respecto :
    La religión es un refugio del que todavía tiene el alma primitiva , a la manera , de nuestros ancestros . Están bloqueados por el miedo y necesitan un bálsamo a su existencia . La mitología inventada por unos cuantos que quisieron apoderarse de la voluntad del pueblo y dominar sus mentes debido a la erótica del poder ha servido para todas estas ovejas antropomorfas que con su dosis semanal ( la eucaristía ) amansaban su conciencia y aplacaban su miedo .
    El fútbol hace otro tanto , las personas que se fanatizan por el futbol , son aquellas que a la manera de los bancos de peces se dejan llevar por las mareas ( farsa futbolera ) sin darse cuenta que sólo se trata de un negocio , al igual que la religión , todo se reduce a interés económico . Si no , observad lo que hacen en cada eucaristía : pasan la cesta , luego , te dan un sobre para que aportes dinero , para la diócesis , para cáritas , para Unicef … pero, bueno , no digo que algunos sea para un bien común . Sólo imaginad en una iglesia que hagan un eucaristía diaria , luego , los fines de semana se hacen hasta 3 diarias . ¿ Cúantas veces se ha pasado la cesta a la semana ? Multiplicad y verás que semanalmente se puede conseguir una fortuna . ¿ Adónde va ese dinero ?
    En el fútbol otro tanto , tengo un hijo que está en un equipo local , federado ( 8 años ) me ha costado 230 Euros federarlo , es la cuota anual , el año que viene tendré que pagar de nuevo . Ahora resulta que mi hijo está obligado a vender unos boletos para el club ( 50 números ) , total 50 Euros más , bueno ,esos euros no los aporto yo sino los que compran los números . Bueno , este dineral , sólo para mi hijo , teniendo en cuenta que hay casi 200 niños federados este año ( entre todas las edades . Calculad . Y , así todo lo que rodea al fútbol , sólo es cuestión de dinero ) .
    Dices Antonia que no hay filósofos , pero , como los va a haber , si la cultura , la televisión , todo nos venden informaciones , conocimentos ,,, que hay que tragar sin contemplaciones . Y , para colmo la educación de hoy en día no fomenta el debate , el pensar , la reflexión , sino conocimientos ya masticados que hay que tragar sin rechistar , sino no te aprueban .
    Todo depende de tu naturaleza , para ser filósofo necesitas salirte del grupo y hacer una crítica desde la razón , argumentando una posible vía de escape viable . No criticar por criticar , que no nos lleva a ningún lado .
    Yo no juzgo vuestra manera de criticar , sólo observo que , por ejemplo Antonia , tienes un tic de buscar siempre la autoridad como respuesta , prueba a buscar esa respuesta dentro de tí , seguro que la encuentras , tienes la técnica pero no el contenido , rellena esa laguna con tu verdad .
    Por otro lado , ¿ Cómo ? la forma de criticar el argumento de Antonia , tampoco conduce a nada , te limitas a criticar su forma de argumentación propia pero no le dices que és lo que tiene que hacer .
    Yo creo que la solución está en hacer ver a la gente que está siendo arrastrada por gente que tiene otras intenciones que las que verdaderamente muestra . El problema es que la gente quiere ser arrastrada , está tan acostumbrada a ello , que casi podría decirse que está insrito en su ADN .

    UN saludo cordial y os animo a reflexionar más sobre ello .

    Like

  5. como?!?! says:

    Antonia, no te he pedido comentarios profundos de nada, sino que seas capaz de argumentar. Se puede dar un buen argumento en 4 líneas, no hacen falta libros. Sé perfectamente a lo que te refieres en tu artículo, pero es que no das razón de nada, sino que sueltas cuatro ideas sin fundamentarlas. Por si fuera poco, acudes al criterio de autoridad de Onfray, Nietzsche y Kandinsky, dando por supuesto que no los he leído. Acudir a un criterio de autoridad es muestra de debilidad del discurso, algo del tipo: “Si no me crees a mí, quizás creas a tal o cual autor y así queda zanjado el debate”. Tampoco es muestra de gran brillantez el suponer que alguien, por el mero hecho de criticar tu falta de argumentación, no haya entendido a qué te refieres. No, no es así. Tu texto es un conjunto de pre-juicios sin juicio propio y crítico posterior, basados en criterios de autoridad también dudosos (qué diría Nietzsche si te escuchara hablar de él como “auctoritas”??), aderezado con una asunción “ad hominem” contra mí (dando a entender que cuando sepa tanto como tú, estaré al nivel de entender lo que escribes). En resumen Antonia, no es nada personal; lo único que te digo es que el discurso filosófico debe ser argumentado y crítico: Piensa lo que quieras, pero con fundamento.Saludos.

    Like

    • Estimado X:
      tus críticas me recuerdan a las críticas de los profesores de los Conservatorios españoles, que por lo general (aunque no siempre) no son constructivas y que son formuladas por músicos que apenas salen ya a un escenario. Me encantaría saber sobre qué y dónde escribes tú, para poder apreciar así tus argumentos. Cuando fui a estudiar a Holanda, me sorprendí de encontrarme con profesores que sólo estaban ahí para ayudar, apoyar, enseñar y criticar constructivamente. Ése es otro ejemplo de la mediocridad de España.
      Sin embargo, debo confesarte que me encanta poder responderte e intentar construir así un diálogo contigo. Cuando se critica descalificando no se deja espacio para el diálogo, y entonces ya no hay nada más que decir. A mí me encanta criticar y me encanta dialogar. Así que te voy a dar unos cuantos argumentos sobre la mediocridad de España:

      1. “500 años de fanatismo religioso”: España dista mucho de ser un país “laico”. En los colegios públicos se sigue ofertando religión (la religión debe de ser, en mi oponión, privada: quien desee inculcar la religión a sus hijos puede enviarlos a clases de religión en una parroquia, por ejemplo, los domingos), y no sólo eso: en Madrid, la clase que se da para los niños que no escogen religión no recibe el nombre de “Valores, o ética”, sino que se llama “Alternativa de religión”. Por aquí vamos muy mal, de vuelta a la Edad Media. La tradición religiosa en ciudades como Sevilla es realmente deprimente. Hay aún crucifijos en los hospitales…

      2. “Una pasión ciega por el fútbol (este deporte sin arte, manchado de dinero, que envuelve al español en una idiotez permanente)”: el fútbol es un deporte que mueve mucho dinero, que incita los nacionalismos y muchas veces la violencia. ¿Es un deporte sin arte? Ésta es una opinión, por supuesto, subjetiva. El arte sublimina la realidad. Qué es arte y qué no es arte da para muchos debates. El gusto, por supuesto, es personal. Lo bello es subjetivo. Hay quien adora las corridas de toros y el boxeo también. Yo lo que critico es la fuerza del fútbol, que mueve a la masa e idiotiza a la gente. La gente enloquece cuando “su” equipo gana un estúpido partido. Yo me pregunto: ¿sentiría la gente la misma felicidad si supiera que se ha acabado el hambre en el mundo?

      3. “Un gusto feroz por el consumismo, la superficialidad y el conformismo (compartido desgraciadamente con la mayoría de países “ricos”) y la repulsión por todo tipo de cultura”: los españoles trabajan y ganan dinero para comprar, tienen poca crítica política y social, y consumen todo menos cultura.

      4. “¿La filosofía española? En España lo que vale es el refranero (“En abril, lluvias mil”) y la superstición religiosa. Filosofía, poca (…) ¿Y hoy? Hoy tenemos a Fernando Savater, Jesús Mosterín y Eugenio Trías. Poco más”:

      La filosofía, como el arte, son inherentes al ser humano. ¿Cómo es posible que haya tan pocos “filósofos” españoles? Trasladémonos por un momento a otros países y pensemos en lo que han “producido”, en materia de pensamiento, durante la historia, y comparemos con España:

      Italia: Lorenzo Valla (c.1406 – 1457), Pico della Mirandola (1463 – 1494), Niccolò Maquiavelli (1469 – 1527), Benedetto Giordano Bruno (1548 – 1600), Benedetto Croce (1866 – 1952), Antonio Gramsci (1891 – 1937), Umberto Eco (n. 1932), Gianni Vattimo (n. 1936),…

      Francia: Descartes (1596 – 1650), Voltaire (1694 – 1778), Diderot (1713 – 1784), Condillac( 1715 – 1780), Condorcet (1743 – 1794), Olympe de Gouges (1748 – 1793), Auguste Comte (1798 – 1957), Jean-Paul Sartre (1905 – 1980), Simone de Beauvoir (1908 – 1986), Albert Camus (1913 – 1960), Paul Ricoeur (1913 – 2005), Gilles Deleuze (1925 – 1995), Michel Foucault (1926 – 1984), Jacques Derrida (1930 – 2004), Michel Onfray (n. 1959), Angèle Kremer Marietti,…

      Inglaterra: Francis Bacon (1561 – 1626), Thomas Hobbes (1588 – 1679), John Locke (1632 – 1704), George Berkeley (1685 – 1753), David Hume (1711 – 1776), John Stuart Mill (1806 – 1873), Bertrand Russell (1872 – 1970), G. E. Moore (1873 – 1958), Terry Eagleton (n. 1943),…

      Alemania: Leibniz (1646 – 1716), Christian Wolff (1679–1754), Kant (1724–1804), Wilhelm von Humboldt (1767 – 1835), G.W.F. Hegel (1770 – 1831), Schopenhauer (1788–1860), Ludwig A. Feuerbach (1804 – 1872), Karl Marx (1818 – 1883), Nietzsche (1844–1900), Gottlob Frege (1848 – 1925), Sigmud Freud (1856 – 1939), Edmund Husserl (1859 – 1938), Karl Jaspers (1883 – 1969), Ludwing Wittgenstein (1889 – 1951), Martin Heidegger (1889 – 1976), Walter Benjamin (1892 – 1940), Marx Horkheimer (1895 – 1973), Herbert Marcuse (1898–1979), Hans-Georg Gadamer (1900 – 2002), Theodor Adorno (1903 – 1969), Hannah Arendt (1906 – 1975), Jürgen Habermas (n. 1929), etc, etc y etc…

      5. “El panorama político ha sido deprimente en España”. No creo que haya que argumentar más este punto.

      6. España está, desgraciadamente, impregnada de religión. El catolicismo y su herencia se respira en las calles, en los políticos, en la gente, en las festividades, en los nombres de muchos colegios públicos… Me despido con este otro post:

      ” Matar a Dios
      Según Michel Onfray y su fascinante “Tratado de ateología”, las tres religiones monoteístas son una verdadera negación de la vida. Estoy totalmente de acuerdo. El monoteísmo detesta y destruye. Detesta la inteligencia y destruye la libertad. Onfray escribe: “Los tres monoteísmos … comparten idénticos desprecios: odio a la razón, inteligencia, libertad, vida, todos los libros en nombre de uno, a la sexualidad, mujeres, placer, cuerpo, deseos, gusto por la muerte y por el más allá. ‘Crucifiquemos la vida y celebremos la nada’.”

      La filosofía es un sí a la vida; un sí al hombre, a su inteligencia, su respeto, su dignidad. La religión (y por excelencia: la religión monoteísta), por el contrario, es (siguiendo a Nietzsche y a Onfray) un no a la vida con mayúsculas, una anulación del único mundo que conocemos, una desvalorización del hombre y de su poder de elección, de su inteligencia y de su capacidad para preguntarse sobre el mundo, la vida y la muerte. Nietzsche escribe en “Ecce homo”: “El concepto de Dios fue inventado como antítesis de la vida: concentra en sí, en espantosa unidad, todo lo nocivo, venenoso y difamador, todo el odio contra la vida”.

      Michel Onfray escribe en “Tratado de ateología”: “No desprecio a los creyentes … pero me parece desolador que prefieran las ficciones tranquilizadoras de los niños a las crueles certidumbres de los adultos. Prefieren la fe que calma a la razón que intranquiliza, aun al precio de un perpetuo infantilismo mental.” Y sigue: “El cristiano que come pescado el viernes se ríe del musulmán que no come cerdo, que se burla del judío que no come frutos de mar” (comida ‘kasher’). Los ateos tal vez no nos riamos de todos, pero seguro que nos asombramos.

      Onfray escribe: “Mientras la religión sea un asunto privado, se trata sólo de neurosis, psicosis u otros asuntos personales. Se tienen las perversiones que se tienen …”. Freud ya había escrito en 1930, en “El malestar en la cultura” que las religiones son delirios colectivos, y ninguno de los delirantes puede reconocerlo. Al igual que Onfray, mi ateísmo se enciende cuando la creencia privada se convierte en un asunto público.

      La dignidad es lo que convierte al hombre en un fin en sí mismo. La dignidad iguala a los hombres, independientemente de su raza, sexo, clase o religión, o de sus dones físicos o intelectuales. Dios anula al hombre y le arrebata su dignidad. Me atrevo a decir que Dios supone la negación de la dignidad del hombre.

      La religión es el mayor enemigo de la razón, de un posible progreso, de la cultura y de la ciencia. La historia nos ha demostrado que las religiones van en contra de la ética. Sobran los ejemplos. La complicidad y silencio del Papa Pío XII ante la barbarie nazi es suficiente para aniquilar esta patética y cruel figura y la religion que representa. Sobre Ratzinger sobran los comentarios.

      Las religiones son unas historias infantiles sin sentido, ética ni justicia que se contradicen unas a otras y que no se sostienen por ningún lado. Llevamos 4.000 años prisioneros de esta estupidez. La muerte de la religión, la muerte de Dios, es cuestión de tiempo y coraje. Acabemos ya con esta farsa que tiene al ser humano encadenado. Como dice Onfray: ¿Por qué creer en la Virgen y no creer en el Ratoncito Pérez o el Papá Noel?

      Freud dijo: “haga lo que haga, la religión siempre hace mal.”

      Savater, en su interesante y ameno libro “Los 10 mandamientos en el siglo XXI” escribe muy acertadamente: “A quienes no creemos nos es muy fácil explicar en qué creemos. Lo que me resulta misterioso es saber en qué creen los que creen y … por más que los he escuchado nunca he entendido a qué se refieren. Los no creyente creemos en … el valor de la vida, de la libertad y de la dignidad, y en que el goce de los hombres está en manos de éstos y de nadie más.” Bravo.

      En mi opinión, los dioses de Epicuro (que crearon el mundo y el hombre pero que viven alejados del hombre), el Dios de Spinoza (panteísmo: todo es Dios: el Universo, la Naturaleza y Dios son la misma cosa), el Dios de los ilustrados (Dios creador pero sin influencia posterior: deísmo), me parecen dioses mucho menos dañinos que los dioses de las tres religiones monoteístas. No esclavizan al hombre ni van necesariamente contra la ética humana.

      Ha habido varios filósofos que han intentado conciliar filosofía y religión (razón y fe) (los cordobeses Averroes -musulmán- y Maimónides -judío-, el trágico Unamuno -místico- por poner unos ejemplos), y ninguno resulta mínimamente convincente, pues filosofía y religión son irreconciliables. Averroes dijo: “Los filósofos creen que las religiones son construcciones necesarias para la civilización”. Yo digo: “Los filósofos creen que las religiones son destrucciones innecesarias para la civilización”.

      Cuando Javier Muguerza escribe “La solidaridad acaso necesite de una motivación religiosa … a la que el individuo responda con su acción como si hubiera Dios” (cita en “La aventura de la moralidad”, capítulo “Ética y religión”), ¿no está infravalorando al ser humano? ¿Por qué debería el ser humano actuar ‘como si hubiera Dios’? ¿No le basta al hombre la ética humana, la dignidad humana, en definitiva: la humanidad? Es famosa la frase de Dostoyevski “Si Dios no existe, todo está permitido” (“Los hermanos Karamazov”). Yo digo: Dios no existe y hay muchas cosas que no pueden estar permitidas, por amor al hombre, a su dignidad y su libertad. “La ética de un hombre libre”, escribe Savater (“Los 10 mandamientos del siglo XXI”) “nada tiene que ver con los castigos, ni con los premios repartidos por una autoridad, sea ésta humana o divina”. Desde luego. A eso se le llama madurez. Desgraciadamente, la humanidad aún no ha madurado. Seguimos siendo niños. Pero no somos inocentes, no. Somos niños-monstruos. Infantilismo mental y acciones monstruosas.

      En “nombre de Dios” se han cometido las barbaries más atroces. ¿No es hora ya de que el hombre empiece a enterrar a Dios? La ética debe acabar con la religión, por amor a la humanidad. Basta de divinidades. Creamos en el hombre, y no en “Dios”. Demos un paso hacia la humanidad.”

      Un saludo cordial,
      Antonia

      Like

      • Me gustaría que incluyeses a don Gonzalo Puente Ojea entre los GRANDES pensadores de nuestro tiempo. Aunque la temática de sus obras no sea tan extensa como la de los otros citados, son de una argumentación absolutamente impecable, con gran erudición y de consecuencias políticas innegables. Un saludo.

        Like

      • Gracias, Miguel.
        Leeré un par de libros suyos, porque no conozco su obra.
        Muchos saludos desde Dublín,
        Antonia

        Like

  6. como?!?! says:

    Un ejemplo de la mediocridad de España sería también este post. Al igual que en España, en él no hay argumentación sino dogmática: “el fútbol es un deporte sin arte”, “España es consumista, conformista, etc.” La religón y la fe son malas. En fin, una pena que estudies filosofía y no seas capaz de sostener estas tesis tan profundas sin aprioris. Mediocre post, como el país criticas.

    Like

    • Gracias por leer y criticar. Si mi post te ha parecido mediocre, me parece muy bien que lo expreses. Exponer argumentos profundos sobre el fútbol, la sociedad de España y la religión requeriría un libro entero. Yo sólo doy unas cuantas pinceladas. Siento que te haya parecido dogmático. Te recomiendo que leas a Michel Onfray (“Tratado de ateología”), Kandinsky (“De lo espiritual en el Arte”) y toda la obra de Nietzsche. Tal vez así entiendas un poquito de qué estoy hablando. De todas maneras, gracias por escribir.
      Muy cordialmente,
      Antonia

      Like

  7. charli says:

    los medios de masas y el cine actualmente han hallado una formula para vender replicando hasta el infinito un mismo guion mediocre que a base de bombardear a la gente con él se llegue a creer que esta consumiendo un producto cultural, esto mismo en la radio con subproductos como “No Es Un Día Cualquiera” de Rne que presenta la tal Pepa fernandez, o bien la television, mayormente infumable todo.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s