A Rainy Day in New York in Amsterdam & Madrid

We love you, Woody! Thank you so much for your wonderful art!

RAINY-DALIT-AMSTERDAMa-rainy-day-will-jokera-rainy-day-oct-2019-yael-itay-dalit-1

 Antonia Tejeda Barros, Madrid, November 5, 2019

Posted in #IBelieveWoody, WOODY ALLEN, Yael, Itay & Dalit | Tagged , , , , , | Leave a comment

A Rainy Day in New York (finally!)

tickets-woody-rainy

WOODY-RAINY-6

Read the original post here (enjoy!): A Rainy Day in New York (finally!)

 

 Antonia Tejeda Barros, Amsterdam, August 24, 2019

Posted in #IBelieveWoody, #WeRemember, Cinema, Philosophy, WOODY ALLEN | Tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , | Leave a comment

I Don’t Care

Check this out! My oldest daughter Yael (she’s 13 years old) wrote this amazing song!

I Don’t Care. Music & Lyrics by Yael.

Featuring my other wonderful children Itay (11 years old) & Dalit (6 years old).

Enjoy!

 

Posted in Art, Music, Yael, Itay & Dalit | Tagged , , , | Leave a comment

Woody Allen and The Eddy New Orleans Jazz Band in Madrid: The most wonderful & genuine New Orleans Jazz. A night to remember

My children had the time of their life yesterday. They loved the Woody Allen & the Eddy Davis New Orleans Jazz Band concert in the botanical gardens in Madrid. We had 75 minutes of the most wonderful and genuine New Orleans Jazz. Beautiful. Cool. Stunning. Breathtaking. 2,000 people came to see Woody, clapping and enjoying. Before leaving, Woody threw the public a kiss (first time I see him to do that). Thanks, Woody and the amazing Eddy Davis New Orleans Jazz Band for such beautiful evening!

woody-concert-2019-4woody-concert-2019-2woody-concert-2019-3woody-concert-2019-5WOODY-MADRID-2019-1.png

Posted in #IBelieveWoody, Music, New Orleans Jazz, WOODY ALLEN | Tagged , , , , , , , , , , , , | Leave a comment

Una prisión llena de mierda para todos los ex-nazis, bitte. Una excursión por Auschwitz I: Auschwitz I, II & III / Las cifras / Los niños y bebés masacrados

Birkenau était un véritable enfer, personne ne peut comprendre ni entrer dans la logique de ce camp“, Shlomo Venezia, Sonderkommando superviviente de Auschwitz[1]

auschwitz-album-141

Mujeres, niños y niñas judíos húngaros esperando su turno para la cámara de gas. Auschwitz, mayo-junio de 1944. The Auschwitz Album # 141. Yad Vashem

Qué fue exactamente Auschwitz nunca lo podremos saber. Como dice Elie Wiesel, “Seuls ceux qui ont connu Auschwitz savent ce que c’était. Les autres ne le sauront jamais[2]. Sin embargo, conocer –en el grado en que se pueda– qué fue Auschwitz y qué ocurrió allí es crucial para que la barbarie no se repita. Seamos naïfs por un momento…

Tengo la impresión de que aquí en España Auschwitz se conoce muy poco. Todos han oído hablar de Auschwitz, pero pocos conocen cómo funcionaba realmente. Pocos conocen cómo morían las víctimas en las cámaras de gas y cómo eran tratados los pocos que se salvaban de la primera selección.

Auschwitz I, Auschwitz II y Auschwitz III

Auschwitz no era un solo campo de concentración y exterminio. El gigantesco complejo de Auschwitz comprendía tres monstruosos campos: Auschwitz I (Stammlager), Auschwitz II (Auschwitz-Birkenau o Birkenau: aquí era donde se hallaban los cuatro famosos crematorios), Auschwitz III (Auschwitz-Monowitz, Monowitz-Buna o Buna-Monowitz –la Buna era una fábrica) y 44 subcampos. Todos los campos se situaban cerca del pueblito polaco Oświęcim (Auschwitz es el nombre en alemán). Oświęcim está a 50 km de Cracovia.

Auschwitz I se empezó a construir en abril de 1940; Auschwitz-Birkenau, en octubre de 1941; y Monowitz-Buna, en octubre de 1942. Moshe ‘Ha-Elion[3] estuvo en Auschwitz I, Viktor Frankl[4], Tadeusz Borowski[5] y Shlomo Venezia[6] estuvieron en Auschwitz II, Primo Levi[7] estuvo en Auschwitz III y Elie Wiesel[8] estuvo en Auschwitz II y Auschwitz III.

20080713_1496598567_brama

Entrada principal de Auschwitz I. Auschwitz, 1945. Auschwitz-Birkenau State Museum

Auschwitz I tenía un crematorio con una cámara de gas. Primero se construyó una cámara de gas “provisional” en el sótano del Block 11 y luego se construyó otra más grande, al lado del crematorio.

20080526_1508948240_big_1030_1

El Block 11 en Auschwitz I, llamado “Block of Death“. Auschwitz-Birkenau State Museum

gas-chamber-auschwitz-I-1945

Cámara de gas en Auschwitz I. Auschwitz, 1945. Dokumentationsarchiv des Oesterreichischen Widerstandes. USHMM

20080713_1030916998_krematorium_i

Hornos crematorios del Crematorio I en Auschwitz I. Auschwitz, 1945. Auschwitz-Birkenau State Museum

En el hospital de Auschwitz I (Block 10) fue donde Mengele y otros doctores llevaron a cabo los más crueles, ridículos y abominables experimentos médicos con seres humanos: hombres, mujeres (muchas embarazadas) y niños –especialmente gemelos– fueron cruelmente mutilados, torturados y ejecutados. Después de los experimentos, las víctimas eran asesinadas con inyecciones, un disparo en la cabeza o en las cámaras de gas.

20080605_1634798946_eksperymenty_2

Cuatro niñas zíngaras (Roma y Sinti) usadas en experimentos médicos por Mengele. Ninguna sobrevivió. Foto de Wilhelm Brasse. Auschwitz-Birkenau State Museum

Entre el Block 10 y el Block 11 de Auschwitz I se hallaba la Pared Negra (Schwarze Wand) o Pared de la Muerte (Todeswand), donde muchos SS se divertían ejecutando a miles de prisioneros. Esta pared fue reconstruida después de la guerra.

Auschwitz-Birkenau (Auschwitz II) es el símbolo de la Shoah (שואה). Poseía cuatro crematorios. Cada uno contenía una sala para desnudarse, una o tres cámaras de gas y varios hornos crematorios.

Los crematorios se construyeron entre marzo y abril de 1943. Primero se construyeron dos cámaras de gas provisionales: “la pequeña casa roja” (que se usó sólo en 1942), y “la pequeña casa blanca” (que se usó desde junio de 1942 hasta el otoño de 1944 –esta cámara de gas se usaba cuando los otros cuatro crematorios estaban ya llenos). Los alemanes gasearon en Auschwitz a hombres, mujeres, niños y bebés desde septiembre de 1941 hasta noviembre de 1944. Auschwitz-Birkenau tenía la capacidad para gasear a 20.000 personas al día.

20080713_1383757010_brama_birkenau

The Gate of Death, entrada a Auschwitz-Birkenau. Foto de Stanisław Mucha. Auschwitz-Birkenau State Museum

Los cuatros crematorios de Auschwitz-Birkenau se llaman hoy Crematorio II, III, IV y V (el Crematorio I es el Crematorio de Auschwitz I). Los Sonderkommando de Auschwitz-Birkenau los llamaban Krematorium I, II, III y IV, puesto que no conocían la existencia del crematorio de Auschwitz I.

Los Crematorios II y III eran inmensos. Cada uno contaba con una sala de 50 metros para desnudarse y una enorme cámara de gas de 30 x 7 metros, situadas en el sótano. En cada cámara de gas cabían más de 1.500 personas.

El Crematorio II tenía 15 hornitos situados a ras de suelo agrupados de 3 en 3, más otro horno usado exclusivamente para destruir los documentos personales de las víctimas. También contaba con una sala de disección que Mengele usaba para no aburrirse.

El Crematorio III tenía 15 hornos situados a ras de suelo agrupados de 3 en 3. En él solían fundirse los dientes de oro de las víctimas para luego enviarlos a Berlín.

Los Crematorios IV y V eran más pequeños. Las cámaras de gas no estaban en el sótano, sino a ras de suelo. Cada crematorio poseía tres cámaras de gas de diferentes tamaños en las que cabían en total unas 1.200 personas.

En verano de 1944, con la llegada masiva de los transportes judíos húngaros (400.000 hombres, mujeres y niños), se abrieron 5 fosas para incinerar al aire libre los cuerpos, puesto que los hornos crematorios no daban abasto.

20080606_1573146950_liczba_ofiar_2

Hornos crematorios del Crematorio II. Foto de un SS. Auschwitz-Birkenau, junio de 1943. Auschwitz-Birkenau State Museum

20080605_1280924594_zarys_historyczny_4

Crematorio III. Foto de un SS. Auschwitz-Birkenau. Auschwitz-Birkenau State Museum

Auschwitz-Birkenau era, de los tres campos principales, el campo que tenía más prisioneros. Se dividía en 10 secciones separadas por alambradas de púas electrificadas que incluían una sección para hombres, otra para mujeres, otra sección familiar de zíngaros (Zigeunerlager) –BII e– y otra sección familiar de judíos provenientes de Theresienstadt –BII b–. Los 2.897 zíngaros de la Zigeunerlager fueron gaseados el 2 de agosto en el Crematorio V, y casi todos los judíos provenientes de Theresienstadt fueron exterminados en 1944.

MICHAL-KRAUSS

Michael –Michal– J. Krauss[9], página de su diario de guerra, escrito en checo, 1945-47. USHMM

Auschwitz-Monowitz o Monowitz-Buna (Auschwitz III) era un Lager de trabajos forzados. La fábrica de la Buna (Buna-Werke), una fábrica de goma sintética, dejó miles de muertos y no produjo ni un kilo de goma sintética[10]. Auschwitz III era tan grande como una ciudad.

Es difícil imaginarse el tamaño de estos campos. El complejo de Auschwitz era realmente gigantesco. Auschwitz I llegó a tener unos 20.000 prisioneros; Auschwitz-Birkenau, unos 60.000 (de los cuales, 40.000 eran mujeres); y Monowitz-Buna, unos 12.000. Este número era, por supuesto, diaramente variable, puesto que nuevos transportes llegaban cada día a Auschwitz y las selecciones en Auschwitz I, II y III eran continuas.

20080713_1011279250_ig_farben

La fábrica de la Buna, Auschwitz, 1945. Auschwitz-Birkenau State Museum

Hace tiempo pensaba que los alemanes tenían que haber sido unos genios para crear la maquinaria infernal del Holocausto. Pero después de haber leído durante años sobre el Holocausto estoy convencida de que los alemanes y los austríacos nazis eran unos seres terriblemente estúpidos, medio robots medio neandertales que se propusieron una sola meta: exterminar. El país más culto del mundo no pudo ser inteligente, no. Vistió elegantemente y mató brutalmente. Los alemanes tampoco supieron producir un centímetro de goma sintética en la fábrica de la Buna. Ya lo dijo Schopenhauer: los alemanes son estúpidos como gorros de dormir.

Las cifras

Se estima que entre 1940 y 1944 los nazis deportaron a 1.300.000 hombres, mujeres y niños a Auschwitz. En total 1.100.000 hombres, mujeres y niños perecieron en Auschwitz (el 90 % judíos), gaseados, ejecutados y víctimas de experimentos médicos, del hambre, la brutalidad y las enfermedades.

Auschwitz-Birkenau fue el escenario principal de la Solución Final. “Not all victims were Jewish in this place, but all Jews were victims[11], dice Wiesel en su mensaje a los visitantes del Auschwitz-Birkenau State Museum.

Las cifras de las víctimas son impresionantemente alarmantes. La magnitud de la barbarie y la impunidad de los millones que colaboraron en la barbarie corroboran que la moral murió en Auschwitz.

Cerca de 1.100.000 judíos fueron deportados a Auschwitz (426.000 judíos húngaros, 300.000 judíos polacos, 69.000 judíos franceses, 60.000 judíos holandeses, 55.000 judíos griegos, 46.000 judíos de Bohemia y Moravia, 27.000 judíos eslovacos, 25.000 judíos belgas, 10.000 judíos yugoslavos, 7.500 judíos italianos, 690 judíos noruegos, y otros 34.000 judíos de otros países y procedentes de otros campos de concentración). Al menos 960.000 judíos murieron en Auschwitz.

147.000 polacos no judíos fueron deportados a Auschwitz (74.000 murieron en Auschwitz). 23.000 zíngaros (Roma y Sinti) fueron deportados a Auschwitz (21.000 murieron en Auschwitz). 15.000 prisioneros soviéticos fueron deportados a Auschwitz (todos ellos murieron en Auschwitz). Y otras 25.000 personas de otras nacionalidades fueron deportadas a Auschwitz, de las cuales murieron 12.000[12]. Al menos 140.000 personas no judías murieron en Auschwitz.

El testimonio de Rudolf Höß (uno de los comandantes de Auschwitz) leído en Nuremberg en 1946 declaraba que bajo su comando en Auschwitz 2.500.000 víctimas fueron ejecutadas y exterminadas en las cámaras de gas, y que al menos medio millón más pereció por el hambre y las enfermedades. Durante su juicio, cuando se le acusó de ser el responsable de la muerte de 3.500.000 personas, Höß dijo que él era responsable sólo de la muerte de 2.500.000 personas. El resto, dijo, murió de hambre y de enfermedades. Hoy estas cifras han sido reducidas a 1.100.000 víctimas.

Höß menciona los avances que gracias a él se produjeron en Auschwitz: cada cámara de gas podía exterminar hasta 2.000 víctimas a la vez (en cambio, en Majdanek, comenta Höß, cada cámara de gas podían exterminar sólo a 200 víctimas a la vez); Höß se enorgullece de que las víctimas de la primera selección no supieran que iban a ser gaseadas (aunque reconoce que a veces se daban cuenta y se producían desórdenes). Puesto que los crematorios humeaban continuamente, Höß afirma que era prácticamente imposible que los demás prisioneros no conocieran los procesos de exterminación.

Los niños y los bebés masacrados

Fueron deportados a Auschwitz cerca de 230.000 niños. Sólo se registraron unos 20.000. Esto quiere decir que el resto (cerca de 210.000) fueron inmediatamente gaseados. De aquellos 20.000 niños que no fueron gaseados al llegar a Auschwitz sólo sobrevivieron 650.

Cuando Elie Wiesel llegó a Auschwitz (en mayo de 1944), inmediatamente después de la selección, vio algo que le desgarró: camiones descargando bebés vivos en fosas con llamas. ¿Cómo era posible que estuviera sucediendo algo tan abominable y que el mundo se callara? se preguntaba Wiesel.

47_20080703_1948803508_pmo-i-2-127c

Mieczysław Kościelniak, Mother and murdered child. Tinta sobre papel, 55 x 41 cm, 1946. Auschwitz-Birkenau State Museum

75_20080703_1652123889_pmo-i-2-1499c

Jan Baraś-Komski, 1915–2002, polaco, prisionero número 564 y 152.884 –escapó de Auschwitz pero fue capturado. Mother’s Tragedy. Tinta india sobre cartón, 19,8 x 26,3 cm, 1945. Auschwitz-Birkenau State Museum

15_20080703_1099578740_pmo-i-2-1181c

Zinowij Tołkaczew. Flowers in the snow. Ciclo Flowers of Auschwitz. Tinta india sobre cartón, 30,5 x 22 cm, 1945. Auschwitz-Birkenau State Museum

 

Parte II: Una prisión llena de mierda para todos los ex-nazis, bitte. Una excursión por Auschwitz II: Los 6 comandantes de Auschwitz / Zyklon B para todos / Dentro de las cámaras de gas / Después de la cámara de gas

HALLOWEEN-2015-TODOS.JPG Antonia Tejeda Barros, Madrid, marzo 2016 – mayo 2019

Créditos

Auschwitz-Birkenau State Museum

United States Holocaust Memorial Museum (USHMM)

Yad Vashem. The World Holocaust Remembrance Center

Los Angeles Museum of the Holocaust (LAMOTH)

Guetto Fighters’ House Museum

Center for Holocaust & Genocide Studies (University of Minnesota): Because They Were Jews! by David Friedman

Bibliografía

Arendt, Hannah. Eichmann in Jerusalem. A Report on the Banality of Evil. USA: Penguin Classics, 2006 (1977), pp. vii–312

Borowski, Tadeusz. This Way for the Gas, Ladies and Gentlemen (trad. Barbara Vedder). New York & London: Penguin Classics, 1976 (1967), pp. 9–180

Chare, Nicholas & Williams. Dominic. “How Documents Buried by Jewish Prisoners at Auschwitz Tell the Story of Genocide“. Slate, 3 de febrero de 2006

Dobrowlska, Anna. The Auschwitz Photographer (trad. Anna Samborska & Clay Young). Warsaw: Rekontrplan, 2013, pp. 5–282

Frankl, Viktor E. … trotzdem Ja zum Leben sagen. Ein Psychologe erlebt das Konzentrationslager. München: Kösel, 2014 (2009), pp. 7–191

Frankl, Viktor E. Man’s Search for Meaning (trad. Ilse Lasch). Boston: Beacon, 2006, pp. ix–165

Frankl, Viktor E. El hombre en busca de sentido (trad. Christine Kopplhuber y Gabriel Insauti Herrero). Barcelona: Herder, 2004 (1979), pp. 9–153

‘Ha-Elion, Moshe. En los Kampos de la Muerte. Israel: Instituto Maale Adumim, 2000, pp. 5–94

Levi, Primo. Se questo è un uomo. Torino: Einaudi, 2014 (1958), pp. 3–219

Levi, Primo. Si esto es un hombre (trad. Pilar Gómez Bedate). Barcelona: Austral-El Aleph, 1998 (1987), pp. 7–222

Müller, Filip. Eyewitness Auschwitz. Three Years in the Gas Chambers (trad. Susanne Flatauer). Chicago: Ivan R. Dee & USHMM,1999, pp. ix–180

Niewyk, Donald & Nicosia, Francis. The Columbia Guide to the Holocaust. USA: Columbia University Press, 2000, pp. xi–473

Sartre, Jean-Paul. Les mains sales. France: Gallimard, 2007 (1948), pp. 13–247

Reiniger, Franziska. “Inside the Epicenter of the Horror – Photographs of the Sonderkommando“. Yad Vashem

Roccas, Ronis. “We did the dirty work of the Holocaust’: Sonderkommando Auschwitz“. haArez, 2 de mayo del 2000

Venezia, Shlomo. Sonderkommando. Dans l’enfer des chambres à gaz. Paris: Albin Michel, 2007, pp 7–249

Weiss, Martin. “Selection at Auschwitz“. USHMM

Wiesel, Elie. La nuit. France: Les éditions de minuit, 2012 (1958), pp. 9–199

Wiesel, Elie. “Message from Elie Wiesel“. Auschwitz-Birkenau State Museum

NOTAS

[1] Venezia, Sonderkommando. Dans l’enfer des chambres à gaz, p. 87

[2] Wiesel, La nuit, “Préface de 2007”, p. 13

[3] Moshe Ha’Elion (nacido en 1925), judío griego, fue deportado a Auschwitz en 1943. Tenía 18 años. Después de la marcha de la muerte estuvo en Mauthausen, Melk y Ebensee. En מיצרי שאול (traducido al inglés como Straits of Hell) y En los Kampos de la Muerte (colección de tres poemas escritos en ladino) Moshe narra los horrores de la deportación y de los campos de concentración y exterminio nazis. Fue el prisionero número 114.923. Vive en Israel y tiene 91 años

[4] Viktor Frankl (1905–1997), judío austríaco, psiquiatra y filósofo, sobrevivió a los horrores de Theresienstadt, Auschwitz, Kaufering y Türkheim (dos subcampos de Dachau). Fundador de la logoterapia (una terapia basada en la búsqueda por el sentido), en Ein Psychologe erlebt das KZ narra las experiencias en los campos “pequeños” de concentración nazis. El libro fue luego retitulado …trotzdem Ja zum Leben sagen. Ein Psychologe erlebt das Konzentrationslager. Traducido al inglés en 1959 primeramente bajo el título From Death-Camp to Existentialism, fue luego titulado con el nombre que hoy se conoce: Man’s Search for Meaning (la edición española usó este último título: El hombre en busca de sentido)

[5] Tadeusz Borowski (1922–1951) ganó la “beca Hitler” a los 21 años por ser polaco y sobrevivió a los horrores de Auschwitz, Natzweiler-Struthof y Dachau. Dachau fue liberado el 1 de mayo de 1945, cuando Borowski tenía 22 años y medio. En 1947 publicó 5 historias cortas bajo el título Pożegnanie z Marią –Adiós a María– (publicado en inglés bajo el título This Way for the Gas, Ladies and Gentlemen –título de una de las historias–). Cuatro años más tarde, el 1 de julio de 1951, se suicidó. ¿Y cómo lo hizo? Nada menos que inhalando gas. Su mujer acababa de dar a luz 3 días antes

[6] Shlomo Venezia (1923–2012), judío griego, fue deportado a Auschwitz en marzo de 1944; tenía 22 años. Fue Sonderkommando en los Crematorios II y III de Auschwitz-Birkenau. Después de la marcha de la muerte, fue deportado a Mauthausen, Melk y Ebensee. Su hermano Maurice Venezia (nacido en 1921) fue también Sonderkommando, sobrevivió y hoy tiene 95 años. Venezia publicó en el 2007 en francés un testimonio espeluzante y de enorme valor titulado Sonderkommando. Dans l’enfer des chambres à gaz, traducción de una serie de entrevistas en italiano realizadas en el 2006 en Roma por Beatrice Prasquier (con la ayuda de Marcello Pezzetti). Venezia dedicó su vida a dar testimonio sobre los horrores de Auschitz. Murió a los 88 años en Roma

[7] Primo Levi (1919–1987), judío italiano, fue deportado a Auschwitz en marzo de 1944. Tenía 25 años. En Se questo è un uomo narra la vida en Auschwitz III. Fue el prisionero número 174.517. Completan la llamada “Trilogía de Auschwitz” La tregua y I sommersi e i salvati. Otro testimonio interesantísimo es Così fu Auschwitz. Testimonianze 1945-1986 (con Leonardo De Benedetti)

[8] Elie Wiesel (1928), judío rumano nacionalizado norteamericano, fue deportado a Auschwitz el 6 de mayo de 1944; tenía 15 años. Después de la marcha de la muerte fue prisionero en Buchenwald hasta la liberación (11 de abril de 1945). Wiesel aparece en la famosa fotografía de los prisioneros en una barraca de Buchenwald. En La Nuit (publicado primeramente en yiddish bajo un título mucho más significativo: Un di Velt Hot Geshvign –Y el mundo permaneció callado– narra los horrores de la deportación, Auschwitz y la marcha de la muerte. En 1986 obtuvo el Premio Nobel de la Paz. Fue el prisionero número A-7713

[9] Nacido en Trutnov (Checoslovaquia) en 1930. En diciembre de 1942, Michal fue enviado junto a su familia a Hradec Kralove y de allí fue deportado a Theresienstadt. El 15 de diciembre de 1943 Michal y su familia fueron deportados a Auschwitz-Birkenau. Michal fue tatuado con el número 168.497, su padre con el número 168.496 y su madre con el número 71.253. Durante seis meses pudieron estar juntos en el “campo familiar”. En junio de 1944 su madre fue enviada a Stutthof (murió en el campo en enero de 1945); su padre fue gaseado el 11 de julio de 1944. Michal sobrevivió Auschwitz, Mauthausen, Melk y dos marchas de la muerte. En 1945–47 escribió su diario (tres libretas) sobre la ocupación nazi en Checoslovaquia y los campos de exterminio.

[10] Levi, Se questo è un uomo, p. 68

[11] Message from Elie Wiesel

[12] USHMM

[13] David Olère (1902–1985) fue un Sonderkommando superviviente de Auschwitz-Birkenau que trabajó en el Crematorio III. Pintor e ilustrador judío polaco, se mudó a París en 1923. Fue deportado a Auschwitz el 2 de marzo de 1943. Después de Auschwitz, sobrevivió la marcha de la muerte, Mauthausen, Melk y Ebensee. Plasmó los horrores que presenció en Auschwitz en sus dibujos y cuadros

[14] Venezia, Sonderkommando. Dans l’enfer des chambres à gaz, p. 86

[15] Venezia, Sonderkommando. Dans l’enfer des chambres à gaz, p. 86

[16] David Friedman (1893–1980) (Friedmann, con dos “Ns”, antes de 1960, año en que obtuvo la nacionalidad norteamericana) fue un superviviente de Auschwitz. Nació en Mährisch Ostrau. Pintor, ilustrador y violinista, vivió en Berlín de 1911 a 1938. En diciembre de 1938 emigró a Praga con su mujer Mathilde y su hija Mirjam Helene. En 1941 los tres fueron deportados al guetto de Lodz, y en 1944, a Auschwitz, donde su mujer y su hija fueron gaseados. Gracias a su talento como violinista, Friedman fue transferido al subcampo Gleiwitz I. Sobrevivió a la marcha de la muerte y llegó al campo de Blechhammer, el cual fue liberado por el Ejército Rojo en 1945. Estuvo en Cracovia y Praga, donde pintó muchos cuadros sobre los horrores del Holocausto. Friedman y su segunda mujer, Hildegard, emigraron a Israel en 1949. Tuvieron una hija llamada también Miriam y emigraron a EEUU en 1954. Su hija Miriam Friedman Morris lucha por recuperar los cuadros de su padre y por mantener viva su memoria

[17] Venezia, Sonderkommando. Dans l’enfer des chambres à gaz, p. 94

[18] Borowski, This Way for the Gas, Ladies and Gentlemen, p. 39

[19] Ha-Elion, “La djovenika al lager”, En los Kampos de la Muerte, p. 15

[20] Borowski, This Way for the Gas, Ladies and Gentlemen, p. 36

[21] Primo Levi, Si esto es un hombre, p. 15 [“vagoni merci, chiusi dall’esterno, e dentro uomini donne bambini, compressi senza pietà … in viaggio verso il nulla“, Primo Levi, Se questo è un uomo, p. 9]

[22] Borowski, This Way for the Gas, Ladies and Gentlemen, p. 37

[23] Frankl, El hombre en busca de sentido, p. 39 [“Uns, der Transportminorität von damals, wurde es am Abend des gleichen Tages bekannt. Ich fragte Kameraden, die schon länger im Lager waren, wohin mein Kollege und Freund P- gekommen sein mochte. ‘Ist er auf die andere Seite geschickt worden?’ ‘Ja’, sage ich. ‘Dann siehst du ihn dort’, sagt man mir. Wo? Eine Hand zeigt zu einem wenige hundert Meter entfernten Schlot, aus dem eine viele Meter hohe Art Stichflamme unheimlich in den weiten, grauen polnischen Himmel emporzüngelt, um sich in eine düstere Rauchwolke aufzulösen“], Frankl, … trotzdem Ja zum Leben sagen, pp. 30–31

[24] Weiss: “Selection at Auschwitz“. USHMM

[25]La solidarité n’existait que quand on avait assez pour soi; autrement, pour survivre, il fallait être égoïste“, Venezia, Sonderkommando. Dans l’enfer des chambres à gaz, p. 137

[26] Roccas, ‘We did the dirty work of the Holocaust’: Sonderkommando Auschwitz, haArez, 2 de mayo del 2000

[27] Borowski, This Way for the Gas, Ladies and Gentlemen, p. 37

[28] Levi, Si esto es un hombre, p. 134. “La selezioni si sentono arrivare. ‘Selekcja’: la ibrida parola latina e polacca si sente una volta, due volte, molte volte, intercalata in discorsi stranieri“, Levi, Se questo è un uomo, p. 121

[29] Levi, Si esto es un hombre, pp. 138, 139. “Ognuno di noi, che esce nudo dal Tagesraum nel freddo dell’aria di ottobre, deve fare si corsa i pochi passi fra le due porte davanti ai tre, consegnare la scheda alla SS e rientrare per la porta del dormitorio. La SS, nella frazione di secondo fra due passaggi successivi, con uno sguardo di faccia e di schiena giudica della sorte di ognuno, e consegna a sua volta la scheda all’uomo alla sua destra o all’uomo alla sua sinistra, e questo è la vita o la morte di ciascuno di noi“, Levi, Se questo è un uomo, p p. 123

[30] Levi, Si esto es un hombre, p. 141; “dalla mia cuccetta che è al terzo piano, si vede e si sente che il vecchio Kuhn prega, ad alta voce, col berretto in testa e dondolando il busto con violenza. Kuhn ringrazia Dio perché non è stato scelto. Kuhn è un insensato. Non vede, nella cuccetta accanto, Beppo il greco che ha vent’anni, e dopodomani andrà in gas, e lo sa, e se ne sta sdraiato e guarda fisso la lampadina senza dire niente e senza pensare piú niente? Non sa Kuhn che la prossima volta sarà la sua volta? Non capisce Kuhn che è accaduto ogii un abominio che nessuna preghiera propiziatoria, nessun perdono, nessuna espiazione dei colpevoli, nulla insomma che sia in potere dell’uomo di fare, potrà risanare mai piú? Se io fossi Dio, sputerei a terra la preghiera di Kuhn“, Levi, Se questo è un uomo, p. 127

[31] En Venezia, Sonderkommando. Dans l’enfer des chambres à gaz, pp. 205–235

[32] Primo Levi, Si esto es un hombre, p. 35 [“La morte incomincia dalle scarpe“, Primo Levi, Se questo è un uomo, p. 27]

[33] Primo Levi, Si esto es un hombre, p. 53 [“… tutti sentiamo che questa musica è infernale“, Primo Levi, Se questo è un uomo, p. 44]

[34] Primo Levi, Si esto es un hombre, p. 37 [“Tale sarà la nostra vita. Ogni giorno, secondo il ritmo prestabilito, Ausrücken ed Einsrücken, uscire e rientrare; lavorare, dormire e mangiare; ammalarsi, guarire o morire“, Primo Levi, Se questo è un uomo, p. 28 ]

[35] Primo Levi, Si esto es un hombre, p. 80 [“Ma come si potrebbe pensare di non aver fame? il Lager è la fame: noi stessi siamo la fame, fame vivente“, Primo Levi, Se questo è un uomo, p. 69]

[36] “[Moll] m’a donné un coup tout en me faisant un croche-pied pour que je tombe. Il fallait se relever immédiatement, sinon la punition était plus dure encore. Il m’a frappé une deuxième fois, je suis retombé et me suis relevé“, Venezia, Sonderkommando. Dans l’enfer des chambres à gaz, p. 125

[37] Primo Levi, Si esto es un hombre, p. 39 [“La confuzione delle lingue è una componente fondamentale del modo di vivere di quaggiú; si è circondati da una perpetur Babele, in cui tutti urlano ordini e minacce in lingue mai prima udite, e guai a chi non afferra a volo. Qui nessuno ha tempo, nessuno ha pazienza, nessuno ti dà ascolto“, Primo Levi, Se questo è un uomo, p. 30]

[38] Borowski, “This Way for the Gas, Ladies and Gentlemen”, en This Way for the Gas, Ladies and Gentlemen, p. 32 (nota a pie de página)

[39] Primo Levi, Si esto es un hombre, pp. 98, 99 [“La loro vita è breve ma il loro numero è sterminato; sono loro, i Muselmänner, i sommersi, il nerbo del campo; loro, la massa anonima, continuamente rinnovata e sempre identica … già troppo vuoti per soffrire veramente“, Primo Levi, Se questo è un uomo, p. 86]

[40] Primo Levi, Apéndice de 1976, Si esto es un hombre, pp. 215–216 [“Qui non c’era solo la morte, ma una folla di dettagli maniaci e simbolici, tutti tesi a dimostrare e confermare che gli ebrei, e gli zingari, e gli slavi, sono bestiame, strame, immondezza. Si ricordi il tatuaggio di Auschwitz, che imponeva agli uomini il marchio che si usa per i buoi; il viaggio in vagoni bestiame, mai aperti, in modo da costringere i deportati (uomini, donne e bambini!) a giacere per giorni nelle proprie lordure; il numero di matricola in sostituzione del nome; la mancata distribuzione di cucchiai (eppure i magazzini di Auschwitz, alla liberazione, ne contemevano quintali), per cui i prigioneri avrebbero dovuto lambire la zuppa come cani; l’empio sfruttamento dei cadaveri, trattati come una qualsiasi anonima materia prima, da cui si ricavavano l’oro dei denti, i capelli come materiale tessile, le ceneri come fertilizzanti agricoli; gli uomini e le donne degradati a cavie, su cui sperimentare medicinali per poi sopprimerli“, Primo Levi, “Appendice”, Se questo è un uomo, p. 187]

[41] Frankl, El hombre en busca de sentido, p. 113. Und Schritt für Schritt, nicht anders, trittst du ein in dieses neue Leben, wirst du wieder Mensch, Frankl, … trotzdem Ja zum Leben sagen, p. 135

[42] [“Se nos planteó la cuestión: ¿qué hacemos con las mujeres y los niños? Decidí que debía encontrar una solución final. Pues no me pareció que se justificara exterminar –quiero decir matar u ordenar que mataran– a los hombres, y dejar a los niños que crezcan y se venguen contra nuestros hijos y nuestros nietos. Había que adoptar la difícil decisión de conseguir que esa gente desapareciera de la faz de la Tierra”], Himmler, Segundo discurso de Posen, 6 de octubre de 1943

[43] Springfield, vídeo entrevista de 1990. USHMM

[44] Levi, Si esto es un hombre, p. 59. “Noi abbiamo viaggiato fin qui nei vagoni piombati; noi abbiamo visto partire verso il niente le noestre donne e i nostri bambini; noi fatti schiavi abbiamo marciato cento volte avanti e indietro alla fatica muta, spenti nell’anima prima che dalla morte anonima. Noi non ritorneremo. Nessuno deve uscire di qui, che potrebbe portare al mondo, insieme col segno impresso nella carne, la mala novella di quanto, ad Auschwitz, è bastato animo all’uomo di fare dell’uomo“, Levi, Se questo è un uomo, p. 49

[45] Wiesel, La Nuit, “Préface”, p. 23

[46] En los Juicios de Dachau (The Dachau Trials), el Juicio del Alto Comando (The High Command Trial) y el Juicio de los Einsatzgruppen (The Einsatzgruppen Trial) se juzgaron a varios asesinos, responsables de masacres abominables y de crímenes contra la humanidad. A modo de ilustración, algunos casos escandalosos fueron las penas imputadas a Georg von Küchler, Hermann Hoth, Georg-Hans Reinhardt, Karl-Adolf Hollidt, Hermann Reinecke, Walter Warlimon y Otto Wöhler, acusados en el Juicio del Alto Comando, 1948, de crímenes de guerra y de crímenes contra la humanidad por participar en órdenes de asesinato, tortura, deportación y captura de civiles en territorios ocupados. Las penas fueron de 20 de años de prisión para von Küchler (en 1951 se redujo a 12 años de prisión, y en 1953 fue absuelto), 15 años para Hoth (absuelto en 1954), 15 años para Reinhardt (absuelto en 1952), 5 años para Hollidt (absuelto al cabo de 1 año), prisión de por vida para Reinecke (absuelto en 1954), prisión de por vida para Warlimon (reducida a 18 años de prisión en 1951 y absuelto en 1954) y de 8 años de prisión para Wöhler (absuelto en 1951). En esta línea, cabe destacar el Juicio de los Einsatzgruppen, 1948, donde se juzgó a 24 miembros de los Einsatzgruppen: a 22 se les culpó de tres puntos gravísimos: 1. Crímenes contra la humanidad: persecución política, racial y religiosa, asesinato, exterminio, prisión y otros actos inhumanos cometidos en contra de civiles, como parte de un organizado plan de genocidio; 2. Crímenes de guerra; 3. Miembros de organizaciones criminales: SS, SD y Gestapo: 4 fueron sentenciados a muerte y ahorcados, 9 fueron sentenciados a muerte pero finalmente cumplieron condenas de tan sólo 6, 8 y 10 años, uno fue sentenciado a prisión de por vida pero sólo cumplió condena de 10 años, tres fueron sentenciados a 10 años (dos cumplieron condenas de sólo 4 y 6 años, y el otro fue absuelto), dos fueron sentenciados a 10 años (uno cumplió 8 años y el otro fue absuelto), dos fueron absueltos tras el juicio y uno se suicidó

[47] Citado en Levi, “Apéndice de 1976”, Si esto es un hombre, p. 197

[48] Sartre, Les mains sales, p. 22

[49] Wiesel, La nuit, “Préface” (2007), p. 17. Ilse Koch, llamada “la bruja de Buchenwald”, fue sentenciada a cadena perpetua en 1947; en 1948 se redujo su pena a solamente 4 años (¡4 años!), pero fue arrestada de nuevo en 1949 y finalmente condenada a cadena perpetua en 1951. Se suicidó en prisión en 1967

Posted in #WeRemember, Auschwitz, Elie Wiesel, Philosophy, Religion | Tagged , , , , , | 2 Comments

Una prisión llena de mierda para todos los ex-nazis, bitte. Una excursión por Auschwitz II: Los 6 comandantes de Auschwitz / Zyklon B para todos / Dentro de las cámaras de gas / Después de la cámara de gas

Not all victims were Jewish in this place, but all Jews were victims“, Elie Wiesel

auschwitz-album-10

Mujeres y niños judíos húngaros esperando la selección. Auschwitz, mayo-junio de 1944. The Auschwitz Album # 10. Yad Vashem

Parte I: Una prisión llena de mierda para todos los ex-nazis, bitte. Una excursión por Auschwitz I: Auschwitz I, II & III / Las cifras / Los niños y bebés masacrados

Los 6 comandantes de Auschwitz

El gigantesco complejo de Auschwitz contó con tan sólo seis comandantes, todos ellos SS: Rudolf Höß (alemán), Arthur Liebehenschel (alemán, nacido en Polonia), Richard Baer (alemán), Friedrich Hartjenstein (alemán), Josef Kremer (alemán) y Heinrich Schwarz (alemán). Höß fue juzgado y condenado a muerte por el Tribunal Nacional Supremo de Polonia (Najwyższy Trybunał Narodowy) y ahorcado en Auschwitz el 16 de abril de 1947. Liebehenschel fue juzgado y condenado a muerte por el Tribunal Nacional Supremo de Polonia en el Juicio de Auschwitz y ahorcado el 24 de enero de 1948. Baer escapó y fue sólo detenido en 1960; murió en 1963 antes de ser juzgado. Hartjenstein fue sentenciado en 1946 a cadena perpetua y luego a muerte, pero murió antes de ser ejecutado en 1954. Kremer (llamado “la bestia de Belsen”) fue también comandante de Bergen-Belsen; fue condenado a muerte y ahorcado el 13 de diciembre de 1945. Schwarz fue condenado a muerte por las autoridades francesas y fusilado el 20 de marzo de 1947.

Siempre me ha repugnado hablar de los monstruos psicóticos que dirigieron y ordenaron las masacres, porque creo que hablar de ellos es darles una importancia que no tuvieron. ¿Qué importa cuándo estos monstruos se hicieron miembros del Partido Nazi, dónde nacieron y con quién se casaron? Nunca he entendido a los historiadores obsesionados con Hitler. ¿Quién fue Hitler? Hitler fue un enano feo y psicótico, ridículo y demente. Un don nadie. La escoria no merece ni siquiera ser nombrada. Hitler no produjo el Holocausto. El Holocausto lo produjeron los millones de alemanes (y austríacos) que celebraron entusiasmadísimos la llegada del nazismo, el auge de Alemania y la destrucción de los judíos. En 1920, sólo 60 racistas patéticos eran miembros del Partido Nazi. En 1945, el Partido Nazi contaba con 8.500.000 miembros. En 1942, el 90% de los alemanes colaboró libre y feliz en las humillaciones y masacres de los judíos (Rethinking the Holocaust, Yehuda Bauer). Si Alemania no hubiera producido a 10 perros famosos, el Holocausto se hubiera producido igual. Lo único interesante de Höß es su testimonio de 1946.

Los monstruos existen, pero, como dice Primo Levi, suelen ser minoritarios. Lo peligroso es el hombre común. Sólo en Auschwitz trabajaron 7.000 SS. Y todos esos SS eran hombres comunes que masacraron, fusilaron, torturaron y mataron felices a millones de hombres, mujeres y niños. Auschwitz fue posible gracias al hombre común, no a seis monstruos, ni a diez ni a veinte ni a cien. Los seis monstruos comandantes de Auschwitz fueron luego sentenciados a muerte y ejecutados (uno murió de un ataque al corazón y otro escapó pero fue luego capturado); pero ¿quién condenó a los 7.000 SS que hicieron posible Auschwitz? De los 7.000 SS apenas 700 fueron juzgados, y muchos recibieron penas que fueron realmente ridículas: eso fue el verdadero escupo sobre la memoria de todos los hombres, mujeres y niños que perecieron en Auschwitz.

Zyklon B para todos: hombres, mujeres y niños

Hace unas semanas fui a ver Saul fia, de László Memes. La película es una obra maestra, algo nuevo en la historia del cine. Quedé impresionadísima por la cinematografía y por la manera de retratar el infierno de Auschwitz y el horror que vivieron las víctimas gaseadas y los Sonderkommando. Los Sonderkommando eran los prisioneros que eran obligados a llevar al rebaño de ancianos, hombres, mujeres y niños a las cámaras de gas. No les hablaban a las víctimas, o les mentían. Los alemanes gritaban que se dieran prisa, que se ducharían y que luego se les daría un café calentito. Schnell, schnell, el café se enfría.

El Zyklon B, patentado por IG Farben, era un pesticida a base de cianuro cuyos gránulos producían el gas que usaron los nazis para matar a los indeseables. Los envases de Zyklon B eran transportados en unos camiones que llevaban pintado el logo de la Cruz Roja.

20080713_1863724215_cyklonb-2

Gránulos de Zyklon B. Foto de Z. Loboda, 1968. Auschwitz-Birkenau State Museum

zyklon-b-2

Envases vacíos de Zyklon B encontrados por los aliados en Auschwitz-Birkenau. Fotografiados en el 2001 en el Auschwitz-Birkenau State Museum por Michael Hanke

Las primeras matanzas con gas en la Alemania nazi fueron de alemanes defectuosos (siguiendo el Aktion T4, que produjo unas 80.000 víctimas alemanas y austríacas) en cámaras de gas móviles (camiones) y con monóxido de carbono. Luego, se pasó al eficaz Zyklon B.

El Zyklon B fue usado por primera vez sobre humanos en Buchenwald a principios de 1940 con 250 niños zíngaros. El 3 de septiembre de 1941 se usó en Auschwitz I con 600 prisioneros soviéticos y 250 prisioneros polacos. A partir de 1942 se usó sistemáticamente para gasear a mujeres, niños y ancianos en las primeras selecciones, y a los prisioneros enfermos o demasiado débiles para seguir trabajando de las continuas selecciones internas en Auschwitz.

Dentro de las cámaras de gas

¿Cómo morían las víctimas con el Zyklon B? Algunos de los pocos Sonderkommando supervivientes han descrito la espantosa muerte de las víctimas gaseadas. Las víctimas morían en la más profunda agonía e intentaban en vano escapar del gas, subiéndose desesperadamente encima de los demás. Las pilas de cadáveres (que podían llegar a medir más de un metro) después de cada matanza mostraban a los niños y bebés debajo del todo; luego, a los ancianos; luego, a las mujeres; y arriba del todo, a los hombres. Las víctimas gaseadas con Zyklon B tardaban unos 12 minutos en morir. Antes de morir se orinaban y defecaban incontrolablemente. Las mujeres que tenían la menstruación sangraban incontrolablemente. Muchos vomitaban. Las víctimas golpeaban con fuerza las paredes de la cámara de gas y sus desesperantes gritos y lloros podían oírse más allá de las gruesas paredes. Estos horrores son descritos en el espeluznante documental de 9 horas Shoah de Claude Lanzmann y en los testimonios que nos han dejado los pocos Sonderkommando supervivientes.

Los Sonderkommando acompañaban a las víctimas a los vestuarios (en los que había perchas con números para dejar la ropa y bancos para sentarse) y ayudaban a los ancianos a desvestirse. Aquél que no se desvestía rápidamente recibía duros golpes de los SS. Shlomo Venezia cuenta que el proceso de desvestirse duraba de hora a hora y media. Las primeras víctimas que entraban en las cámaras de gas podían esperar desnudas bajo la ducha hasta más de una hora, hasta que entraban todos. Había tantos hombres, mujeres y niños, recuerda Venezia, y estaban tan horriblemente apretujados, que Venezia afirma que muchos morían antes del gas, por golpes y asfixia.

Para aprovechar el espacio, en ocasiones los SS solían forzar a las víctimas a entrar en las cámaras de gas con los brazos en alto. Luego arrojaban a los niños y bebés encima de los hombres y mujeres, cerraban las puertas, y bye bye.

david-olère-10-vestuario

David Olère, Dans la salle de déshabillage, 1946. Guetto Fighter’s House Museum

Antes de entrar en las cámaras de gas, a las víctimas se las engañaba, pero era evidente que la cosa pintaba mal. Todos estaban aterrorizados. Los niños no paraban de llorar. Shlomo Venezia (Sonderkommando) recuerda el primer gaseamiento que presenció: “Les gens étaient forcés de se déshabiller sur place, devant la porte. Les enfants pleuraient. La peur et l’angoisse étaient palpables (…) Finalement, ils ont été forcés d’entrer dans la maisonette (…)”[14]. Venezia se refiere aquí a “la pequeña casa blanca” –segunda cámara de gas provisional de Auschwitz-Birkenau–. Un SS era el encargado de verter los gránulos de Zyklon B por la ranura de la cámara de gas: “Les cris et les pleurs, qui n’avaient pas cessé, ont redoublé après quelques instants. Ça a duré dix ou douze minutes, puis plus un bruit[15].

El gas era manipulado por los SS, no por los Sonderkommando, pero Venezia confiesa con tristeza que el SS necesitaba la ayuda de dos Sonderkommando para levantar y cerrar la tapa de la ranura por la que se vertían los gránulos del gas. Filip Müller (Sonderkommando) cuenta cómo los SS se reían mientras oían a las víctimas chillar: el agua debe de estar saliendo demasiado caliente para que griten tanto, decían chistosamente los educados alemanes.

Bath House Auschwitz (1)

David Friedman[16], Bathhouse Auschwitz. Carbón sobre papel, 60.64 x 45.72 cm, 1964. Because They Were Jews! © 1989 Miriam Friedman Morris. USHMM. Descripción del artista: “This is Auschwitz-Birkenau! This camp, like Majdanek, Treblinka, and many others, was destined to destroy Jewish people. Bathing Establishment was posted outside, but it was also used as a gas-chamber. The Nazis enjoyed to fool us. The camp was full of smoke and a horrible odor, but at that time, we had no knowledge, and would never have believed that the smell came from burned human bodies

En ocasiones los Sonderkommando descubrían con horror a sus propias familias entrando en los vestuarios o saliendo, como cadáveres, de las cámaras de gas.

Shlomo Venezia cuenta que un día vio entrar en el vestuario del crematorio al primo de su padre, Léon Venezia. Estaba tan increíblemente delgado que ni lo había reconocido. Los prisioneros que iban a ser exterminados, unas 200 ó 300 personas, provenían del Ka-Be (el hospital) y sabían perfectamente que iban a ser gaseados (los prisioneros del campo sí que sabían que lo que les esperaba no era una ducha). León, al ver a Shlomo, le suplicó que le pidiera al SS unirse al Sonderkommando. Shlomo sabía que esa petición era inútil y que Léon iba a morir, pero se arriesgó y se lo preguntó al alemán. El alemán ladró. Shlomo, intentado cambiar de tema, le preguntó a Léon si tenía hambre. Claro que tengo hambre, dijo Léon. Shlomo fue a su dormitorio (los dormitorios de algunos Sonderkommando se hallaban en el mismo crematorio, así de macabro) y le trajo unas sardinas en lata. Léon las devoró y entró en la cámara de gas.

Otra historia desgarradora es la historia de una bebé de dos meses que, después de la matanza, había sobrevivido al gas. Aún estaba cogida al pecho de su madre. Los Sonderkommando se quedaron atónitos. En cuanto el SS vio a la bebé, hizo una mueca de desagrado y le disparó un tiro en la cabeza. Había que matar a todos los judíos. Todos eran peligrosísimos, especialmente aquella bebé de dos meses.

Después de la cámara de gas

Después de las cámaras de gas, los Sonderkommando tenían que sacar los cadáveres aún calientes con las propias manos o con los bastones que los ancianos gaseados habían dejado en los vestuarios. Venezia recuerda: “L’image qu’on voyait en ouvrant la porte était atroce, on ne peut même pas se faire une idée de ce que ça pouvait être[17].

david-olere-1

David Olère, Après le gazage, 1946. Guetto Fighter’s House Museum

Unos Sonderkommando debían cortar los cabellos largos a las mujeres (los de los hombres no se tocaban) y otros debían extraer los dientes de oro de las víctimas. Shlomo Venezia estuvo entre los que cortaban cabellos, mientras dos dentistas extraían los dientes de oro de las víctimas recién gaseadas.

david-olere-9-cheveux-dents

David Olère, Nos cheveux, nos dents et nos cendres, 1946. Yad Vashem

Luego había que limpiar rápidamente la cámara de gas, puesto que enseguida había que gasear a otra tanda de víctimas y la principal preocupación de los alemanes era que las víctimas no se dieran cuenta de que iban a morir, para que no hubiera desórdenes. Los Sonderkommando limpiaban a toda prisa la sangre, la orina, las heces y los vómitos.

Luego los cuerpos iban a los hornos crematorios. Los cuerpos se quemaban en cada hornito de dos en dos. ¡Cuántas horas necesitaban los Sonderkommando para quemar a los miles de hombres, mujeres y niños que eran gaseados cada día!

Cuando los cuerpos de las víctimas eran reducidos a cenizas, los Sonderkommando echaban las cenizas al río Vístula o al río Sola. A veces las cenizas eran usadas como fertilizantes.

david-olere-2

David Olère, Dans la salle des fours, 1945. Guetto Fighter’s House Museum

Venezia recuerda que después de presenciar el primer gaseamiento, ningún Sonderkommando pudo pronunciar ni una palabra. Tal era el horror, que era imposible pensar o hablar.

Borowski resume la Alemania nazi con las palabras: “Ein Reich, ein Volk, ein Führer –and four crematoria[18]. Realmente, habría que inventar otro idioma para describir el infierno que vivieron las víctimas del Holocausto.

Parte III: Una prisión llena de mierda para todos los ex-nazis, bitte. Una excursión por Auschwitz III: De los transportes a la selección / The Auschwitz Album

HALLOWEEN-2015-TODOS.JPG Antonia Tejeda Barros, Madrid, marzo 2016 – mayo 2019

Créditos

Auschwitz-Birkenau State Museum

United States Holocaust Memorial Museum (USHMM)

Yad Vashem. The World Holocaust Remembrance Center

Los Angeles Museum of the Holocaust (LAMOTH)

Guetto Fighters’ House Museum

Center for Holocaust & Genocide Studies (University of Minnesota): Because They Were Jews! by David Friedman

Bibliografía

Arendt, Hannah. Eichmann in Jerusalem. A Report on the Banality of Evil. USA: Penguin Classics, 2006 (1977), pp. vii–312

Borowski, Tadeusz. This Way for the Gas, Ladies and Gentlemen (trad. Barbara Vedder). New York & London: Penguin Classics, 1976 (1967), pp. 9–180

Chare, Nicholas & Williams. Dominic. “How Documents Buried by Jewish Prisoners at Auschwitz Tell the Story of Genocide“. Slate, 3 de febrero de 2006

Dobrowlska, Anna. The Auschwitz Photographer (trad. Anna Samborska & Clay Young). Warsaw: Rekontrplan, 2013, pp. 5–282

Frankl, Viktor E. … trotzdem Ja zum Leben sagen. Ein Psychologe erlebt das Konzentrationslager. München: Kösel, 2014 (2009), pp. 7–191

Frankl, Viktor E. Man’s Search for Meaning (trad. Ilse Lasch). Boston: Beacon, 2006, pp. ix–165

Frankl, Viktor E. El hombre en busca de sentido (trad. Christine Kopplhuber y Gabriel Insauti Herrero). Barcelona: Herder, 2004 (1979), pp. 9–153

‘Ha-Elion, Moshe. En los Kampos de la Muerte. Israel: Instituto Maale Adumim, 2000, pp. 5–94

Levi, Primo. Se questo è un uomo. Torino: Einaudi, 2014 (1958), pp. 3–219

Levi, Primo. Si esto es un hombre (trad. Pilar Gómez Bedate). Barcelona: Austral-El Aleph, 1998 (1987), pp. 7–222

Müller, Filip. Eyewitness Auschwitz. Three Years in the Gas Chambers (trad. Susanne Flatauer). Chicago: Ivan R. Dee & USHMM,1999, pp. ix–180

Niewyk, Donald & Nicosia, Francis. The Columbia Guide to the Holocaust. USA: Columbia University Press, 2000, pp. xi–473

Sartre, Jean-Paul. Les mains sales. France: Gallimard, 2007 (1948), pp. 13–247

Reiniger, Franziska. “Inside the Epicenter of the Horror – Photographs of the Sonderkommando“. Yad Vashem

Roccas, Ronis. “We did the dirty work of the Holocaust’: Sonderkommando Auschwitz“. haArez, 2 de mayo del 2000

Venezia, Shlomo. Sonderkommando. Dans l’enfer des chambres à gaz. Paris: Albin Michel, 2007, pp 7–249

Weiss, Martin. “Selection at Auschwitz“. USHMM

Wiesel, Elie. La nuit. France: Les éditions de minuit, 2012 (1958), pp. 9–199

Wiesel, Elie. “Message from Elie Wiesel“. Auschwitz-Birkenau State Museum

NOTAS

[1] Venezia, Sonderkommando. Dans l’enfer des chambres à gaz, p. 87

[2] Wiesel, La nuit, “Préface de 2007”, p. 13

[3] Moshe Ha’Elion (nacido en 1925), judío griego, fue deportado a Auschwitz en 1943. Tenía 18 años. Después de la marcha de la muerte estuvo en Mauthausen, Melk y Ebensee. En מיצרי שאול (traducido al inglés como Straits of Hell) y En los Kampos de la Muerte(colección de tres poemas escritos en ladino) Moshe narra los horrores de la deportación y de los campos de concentración y exterminio nazis. Fue el prisionero número 114.923. Vive en Israel y tiene 91 años

[4] Viktor Frankl (1905–1997), judío austríaco, psiquiatra y filósofo, sobrevivió a los horrores de Theresienstadt, Auschwitz, Kaufering y Türkheim (dos subcampos de Dachau). Fundador de la logoterapia (una terapia basada en la búsqueda por el sentido), en Ein Psychologe erlebt das KZ narra las experiencias en los campos “pequeños” de concentración nazis. El libro fue luego retitulado …trotzdem Ja zum Leben sagen. Ein Psychologe erlebt das Konzentrationslager. Traducido al inglés en 1959 primeramente bajo el título From Death-Camp to Existentialism, fue luego titulado con el nombre que hoy se conoce: Man’s Search for Meaning (la edición española usó este último título: El hombre en busca de sentido)

[5] Tadeusz Borowski (1922–1951) ganó la “beca Hitler” a los 21 años por ser polaco y sobrevivió a los horrores de Auschwitz, Natzweiler-Struthof y Dachau. Dachau fue liberado el 1 de mayo de 1945, cuando Borowski tenía 22 años y medio. En 1947 publicó 5 historias cortas bajo el título Pożegnanie z Marią –Adiós a María– (publicado en inglés bajo el título This Way for the Gas, Ladies and Gentlemen –título de una de las historias–). Cuatro años más tarde, el 1 de julio de 1951, se suicidó. ¿Y cómo lo hizo? Nada menos que inhalando gas. Su mujer acababa de dar a luz 3 días antes

[6] Shlomo Venezia (1923–2012), judío griego, fue deportado a Auschwitz en marzo de 1944; tenía 22 años. Fue Sonderkommando en los Crematorios II y III de Auschwitz-Birkenau. Después de la marcha de la muerte, fue deportado a Mauthausen, Melk y Ebensee. Su hermano Maurice Venezia (nacido en 1921) fue también Sonderkommando, sobrevivió y hoy tiene 95 años. Venezia publicó en el 2007 en francés un testimonio espeluzante y de enorme valor titulado Sonderkommando. Dans l’enfer des chambres à gaz, traducción de una serie de entrevistas en italiano realizadas en el 2006 en Roma por Beatrice Prasquier (con la ayuda de Marcello Pezzetti). Venezia dedicó su vida a dar testimonio sobre los horrores de Auschitz. Murió a los 88 años en Roma.

[7] Primo Levi (1919–1987), judío italiano, fue deportado a Auschwitz en marzo de 1944. Tenía 25 años. En Se questo è un uomo narra la vida en Auschwitz III. Fue el prisionero número 174.517. Completan la llamada “Trilogía de Auschwitz” La tregua y I sommersi e i salvati. Otro testimonio interesantísimo es Così fu Auschwitz. Testimonianze 1945-1986 (con Leonardo De Benedetti).

[8] Elie Wiesel (1928), judío rumano nacionalizado norteamericano, fue deportado a Auschwitz el 6 de mayo de 1944; tenía 15 años. Después de la marcha de la muerte fue prisionero en Buchenwald hasta la liberación (11 de abril de 1945). Wiesel aparece en la famosa fotografía de los prisioneros en una barraca de Buchenwald. En La Nuit (publicado primeramente en yiddish bajo un título mucho más significativo: Un di Velt Hot Geshvign–Y el mundo permaneció callado– narra los horrores de la deportación, Auschwitz y la marcha de la muerte. En 1986 obtuvo el Premio Nobel de la Paz. Fue el prisionero número A-7713.

[9] Nacido en Trutnov (Checoslovaquia) en 1930. En diciembre de 1942, Michal fue enviado junto a su familia a Hradec Kralove y de allí fue deportado a Theresienstadt. El 15 de diciembre de 1943 Michal y su familia fueron deportados a Auschwitz-Birkenau. Michal fue tatuado con el número 168.497, su padre con el número 168.496 y su madre con el número 71.253. Durante seis meses pudieron estar juntos en el “campo familiar”. En junio de 1944 su madre fue enviada a Stutthof (murió en el campo en enero de 1945); su padre fue gaseado el 11 de julio de 1944. Michal sobrevivió Auschwitz, Mauthausen, Melk y dos marchas de la muerte. En 1945–47 escribió su diario (tres libretas) sobre la ocupación nazi en Checoslovaquia y los campos de exterminio.

[10] Levi, Se questo è un uomo, p. 68

[11] Message from Elie Wiesel

[12] USHMM

[13] David Olère (1902–1985) fue un Sonderkommando superviviente de Auschwitz-Birkenau que trabajó en el Crematorio III. Pintor e ilustrador judío polaco, se mudó a París en 1923. Fue deportado a Auschwitz el 2 de marzo de 1943. Después de Auschwitz, sobrevivió la marcha de la muerte, Mauthausen, Melk y Ebensee. Plasmó los horrores que presenció en Auschwitz en sus dibujos y cuadros.

[14] Venezia, Sonderkommando. Dans l’enfer des chambres à gaz, p. 86

[15] Venezia, Sonderkommando. Dans l’enfer des chambres à gaz, p. 86

[16] David Friedman (1893–1980) (Friedmann, con dos “Ns”, antes de 1960, año en que obtuvo la nacionalidad norteamericana) fue un superviviente de Auschwitz. Nació en Mährisch Ostrau. Pintor, ilustrador y violinista, vivió en Berlín de 1911 a 1938. En diciembre de 1938 emigró a Praga con su mujer Mathilde y su hija Mirjam Helene. En 1941 los tres fueron deportados al guetto de Lodz, y en 1944, a Auschwitz, donde su mujer y su hija fueron gaseados. Gracias a su talento como violinista, Friedman fue transferido al subcampo Gleiwitz I. Sobrevivió a la marcha de la muerte y llegó al campo de Blechhammer, el cual fue liberado por el Ejército Rojo en 1945. Estuvo en Cracovia y Praga, donde pintó muchos cuadros sobre los horrores del Holocausto. Friedman y su segunda mujer, Hildegard, emigraron a Israel en 1949. Tuvieron una hija llamada también Miriam y emigraron a EEUU en 1954. Su hija Miriam Friedman Morris lucha por recuperar los cuadros de su padre y por mantener viva su memoria.

[17] Venezia, Sonderkommando. Dans l’enfer des chambres à gaz, p. 94

[18] Borowski, This Way for the Gas, Ladies and Gentlemen, p. 39

[19] Ha-Elion, “La djovenika al lager”, En los Kampos de la Muerte, p. 15

[20] Borowski, This Way for the Gas, Ladies and Gentlemen, p. 36

[21] Primo Levi, Si esto es un hombre, p. 15 [“vagoni merci, chiusi dall’esterno, e dentro uomini donne bambini, compressi senza pietà … in viaggio verso il nulla“, Primo Levi, Se questo è un uomo, p. 9]

[22] Borowski, This Way for the Gas, Ladies and Gentlemen, p. 37

[23] Frankl, El hombre en busca de sentido, p. 39 [“Uns, der Transportminorität von damals, wurde es am Abend des gleichen Tages bekannt. Ich fragte Kameraden, die schon länger im Lager waren, wohin mein Kollege und Freund P- gekommen sein mochte. ‘Ist er auf die andere Seite geschickt worden?’ ‘Ja’, sage ich. ‘Dann siehst du ihn dort’, sagt man mir. Wo? Eine Hand zeigt zu einem wenige hundert Meter entfernten Schlot, aus dem eine viele Meter hohe Art Stichflamme unheimlich in den weiten, grauen polnischen Himmel emporzüngelt, um sich in eine düstere Rauchwolke aufzulösen“], Frankl, … trotzdem Ja zum Leben sagen, pp. 30–31

[24] Weiss: “Selection at Auschwitz“. USHMM

[25] “La solidarité n’existait que quand on avait assez pour soi; autrement, pour survivre, il fallait être égoïste“, Venezia, Sonderkommando. Dans l’enfer des chambres à gaz, p. 137

[26] Roccas, ‘We did the dirty work of the Holocaust’: Sonderkommando Auschwitz, haArez, 2 de mayo del 2000

[27] Borowski, This Way for the Gas, Ladies and Gentlemen, p. 37

[28] Levi, Si esto es un hombre, p. 134. “La selezioni si sentono arrivare. ‘Selekcja’: la ibrida parola latina e polacca si sente una volta, due volte, molte volte, intercalata in discorsi stranieri“, Levi, Se questo è un uomo, p. 121

[29] Levi, Si esto es un hombre, pp. 138, 139. “Ognuno di noi, che esce nudo dal Tagesraum nel freddo dell’aria di ottobre, deve fare si corsa i pochi passi fra le due porte davanti ai tre, consegnare la scheda alla SS e rientrare per la porta del dormitorio. La SS, nella frazione di secondo fra due passaggi successivi, con uno sguardo di faccia e di schiena giudica della sorte di ognuno, e consegna a sua volta la scheda all’uomo alla sua destra o all’uomo alla sua sinistra, e questo è la vita o la morte di ciascuno di noi“, Levi, Se questo è un uomo, p p. 123

[30] Levi, Si esto es un hombre, p. 141; “dalla mia cuccetta che è al terzo piano, si vede e si sente che il vecchio Kuhn prega, ad alta voce, col berretto in testa e dondolando il busto con violenza. Kuhn ringrazia Dio perché non è stato scelto. Kuhn è un insensato. Non vede, nella cuccetta accanto, Beppo il greco che ha vent’anni, e dopodomani andrà in gas, e lo sa, e se ne sta sdraiato e guarda fisso la lampadina senza dire niente e senza pensare piú niente? Non sa Kuhn che la prossima volta sarà la sua volta? Non capisce Kuhn che è accaduto ogii un abominio che nessuna preghiera propiziatoria, nessun perdono, nessuna espiazione dei colpevoli, nulla insomma che sia in potere dell’uomo di fare, potrà risanare mai piú? Se io fossi Dio, sputerei a terra la preghiera di Kuhn“, Levi, Se questo è un uomo, p. 127

[31] En Venezia, Sonderkommando. Dans l’enfer des chambres à gaz, pp. 205–235

[32] Primo Levi, Si esto es un hombre, p. 35 [“La morte incomincia dalle scarpe“, Primo Levi, Se questo è un uomo, p. 27]

[33] Primo Levi, Si esto es un hombre, p. 53 [“… tutti sentiamo che questa musica è infernale“, Primo Levi, Se questo è un uomo, p. 44]

[34] Primo Levi, Si esto es un hombre, p. 37 [“Tale sarà la nostra vita. Ogni giorno, secondo il ritmo prestabilito, Ausrücken ed Einsrücken, uscire e rientrare; lavorare, dormire e mangiare; ammalarsi, guarire o morire“, Primo Levi, Se questo è un uomo, p. 28 ]

[35] Primo Levi, Si esto es un hombre, p. 80 [“Ma come si potrebbe pensare di non aver fame? il Lager è la fame: noi stessi siamo la fame, fame vivente“, Primo Levi, Se questo è un uomo, p. 69]

[36] “[Moll] m’a donné un coup tout en me faisant un croche-pied pour que je tombe. Il fallait se relever immédiatement, sinon la punition était plus dure encore. Il m’a frappé une deuxième fois, je suis retombé et me suis relevé“, Venezia, Sonderkommando. Dans l’enfer des chambres à gaz, p. 125

[37] Primo Levi, Si esto es un hombre, p. 39 [“La confuzione delle lingue è una componente fondamentale del modo di vivere di quaggiú; si è circondati da una perpetur Babele, in cui tutti urlano ordini e minacce in lingue mai prima udite, e guai a chi non afferra a volo. Qui nessuno ha tempo, nessuno ha pazienza, nessuno ti dà ascolto“, Primo Levi, Se questo è un uomo, p. 30]

[38] Borowski, “This Way for the Gas, Ladies and Gentlemen”, en This Way for the Gas, Ladies and Gentlemen, p. 32 (nota a pie de página)

[39] Primo Levi, Si esto es un hombre, pp. 98, 99 [“La loro vita è breve ma il loro numero è sterminato; sono loro, i Muselmänner, i sommersi, il nerbo del campo; loro, la massa anonima, continuamente rinnovata e sempre identica … già troppo vuoti per soffrire veramente“, Primo Levi, Se questo è un uomo, p. 86]

[40] Primo Levi, Apéndice de 1976, Si esto es un hombre, pp. 215–216 [“Qui non c’era solo la morte, ma una folla di dettagli maniaci e simbolici, tutti tesi a dimostrare e confermare che gli ebrei, e gli zingari, e gli slavi, sono bestiame, strame, immondezza. Si ricordi il tatuaggio di Auschwitz, che imponeva agli uomini il marchio che si usa per i buoi; il viaggio in vagoni bestiame, mai aperti, in modo da costringere i deportati (uomini, donne e bambini!) a giacere per giorni nelle proprie lordure; il numero di matricola in sostituzione del nome; la mancata distribuzione di cucchiai (eppure i magazzini di Auschwitz, alla liberazione, ne contemevano quintali), per cui i prigioneri avrebbero dovuto lambire la zuppa come cani; l’empio sfruttamento dei cadaveri, trattati come una qualsiasi anonima materia prima, da cui si ricavavano l’oro dei denti, i capelli come materiale tessile, le ceneri come fertilizzanti agricoli; gli uomini e le donne degradati a cavie, su cui sperimentare medicinali per poi sopprimerli“, Primo Levi, “Appendice”, Se questo è un uomo, p. 187]

[41] Frankl, El hombre en busca de sentido, p. 113. Und Schritt für Schritt, nicht anders, trittst du ein in dieses neue Leben, wirst du wieder Mensch, Frankl, … trotzdem Ja zum Leben sagen, p. 135

[42] [“Se nos planteó la cuestión: ¿qué hacemos con las mujeres y los niños? Decidí que debía encontrar una solución final. Pues no me pareció que se justificara exterminar –quiero decir matar u ordenar que mataran– a los hombres, y dejar a los niños que crezcan y se venguen contra nuestros hijos y nuestros nietos. Había que adoptar la difícil decisión de conseguir que esa gente desapareciera de la faz de la Tierra”], Himmler, Segundo discurso de Posen, 6 de octubre de 1943.

[43] Springfield, vídeo entrevista de 1990. USHMM

[44] Levi, Si esto es un hombre, p. 59. “Noi abbiamo viaggiato fin qui nei vagoni piombati; noi abbiamo visto partire verso il niente le noestre donne e i nostri bambini; noi fatti schiavi abbiamo marciato cento volte avanti e indietro alla fatica muta, spenti nell’anima prima che dalla morte anonima. Noi non ritorneremo. Nessuno deve uscire di qui, che potrebbe portare al mondo, insieme col segno impresso nella carne, la mala novella di quanto, ad Auschwitz, è bastato animo all’uomo di fare dell’uomo“, Levi, Se questo è un uomo, p. 49

[45] Wiesel, La Nuit, “Préface”, p. 23

[46] En los Juicios de Dachau (The Dachau Trials), el Juicio del Alto Comando (The High Command Trial) y el Juicio de los Einsatzgruppen (The Einsatzgruppen Trial) se juzgaron a varios asesinos, responsables de masacres abominables y de crímenes contra la humanidad. A modo de ilustración, algunos casos escandalosos fueron las penas imputadas a Georg von Küchler, Hermann Hoth, Georg-Hans Reinhardt, Karl-Adolf Hollidt, Hermann Reinecke, Walter Warlimon y Otto Wöhler, acusados en el Juicio del Alto Comando, 1948, de crímenes de guerra y de crímenes contra la humanidad por participar en órdenes de asesinato, tortura, deportación y captura de civiles en territorios ocupados. Las penas fueron de 20 de años de prisión para von Küchler (en 1951 se redujo a 12 años de prisión, y en 1953 fue absuelto), 15 años para Hoth (absuelto en 1954), 15 años para Reinhardt (absuelto en 1952), 5 años para Hollidt (absuelto al cabo de 1 año), prisión de por vida para Reinecke (absuelto en 1954), prisión de por vida para Warlimon (reducida a 18 años de prisión en 1951 y absuelto en 1954) y de 8 años de prisión para Wöhler (absuelto en 1951). En esta línea, cabe destacar el Juicio de los Einsatzgruppen, 1948, donde se juzgó a 24 miembros de los Einsatzgruppen: a 22 se les culpó de tres puntos gravísimos: 1. Crímenes contra la humanidad: persecución política, racial y religiosa, asesinato, exterminio, prisión y otros actos inhumanos cometidos en contra de civiles, como parte de un organizado plan de genocidio; 2. Crímenes de guerra; 3. Miembros de organizaciones criminales: SS, SD y Gestapo: 4 fueron sentenciados a muerte y ahorcados, 9 fueron sentenciados a muerte pero finalmente cumplieron condenas de tan sólo 6, 8 y 10 años, uno fue sentenciado a prisión de por vida pero sólo cumplió condena de 10 años, tres fueron sentenciados a 10 años (dos cumplieron condenas de sólo 4 y 6 años, y el otro fue absuelto), dos fueron sentenciados a 10 años (uno cumplió 8 años y el otro fue absuelto), dos fueron absueltos tras el juicio y uno se suicidó.

[47] Citado en Levi, “Apéndice de 1976”, Si esto es un hombre, p. 197

[48] Sartre, Les mains sales, p. 22

[49] Wiesel, La nuit, “Préface” (2007), p. 17. Ilse Koch, llamada “la bruja de Buchenwald”, fue sentenciada a cadena perpetua en 1947; en 1948 se redujo su pena a solamente 4 años (¡4 años!), pero fue arrestada de nuevo en 1949 y finalmente condenada a cadena perpetua en 1951. Se suicidó en prisión en 1967.

 

Posted in #WeRemember, Auschwitz, Elie Wiesel, Holocaust, Philosophy | Tagged , , , , , , | 2 Comments

Una prisión llena de mierda para todos los ex-nazis, bitte. Una excursión por Auschwitz III: De los transportes a la selección / The Auschwitz Album

Vagoni merci, chiusi dall’esterno, e dentro uomini donne bambini, compressi senza pietà … in viaggio il nulla“, Primo Levi, Se questo è un huomo

Auschwitz-Album-3
Hombres, mujeres y niños judíos húngaros bajando de los vagones de mercancía. El 80-90 % sería gaseado. Auschwitz, mayo-junio de 1944. The Auschwitz Album # 4. Yad Vashem

Parte I: Una prisión llena de mierda para todos los ex-nazis, bitte. Una excursión por Auschwitz I: Auschwitz I, II & III / Las cifras / Los niños y bebés masacrados

Parte II: Una prisión llena de mierda para todos los ex-nazis, bitte. Una excursión por Auschwitz II: Los 6 comandantes de Auschwitz / Zyklon B para todos / Dentro de las cámaras de gas / Después de la cámara de gas

De los transportes a la selección

Cuando los transportes (así se llamaba la masa de víctimas apiladas en vagones de animales) llegaban a Auschwitz después de días de viaje (sin comida ni agua), las puertas se abrían y los SS empezaban a gritar “Schnell, Schnell!“. La vía férrea que conectaba Auschwitz I y Auschwitz-Birkenau donde llegaban los transportes se llamó Judenrampe hasta mayo de 1944. A partir de mayo de 1944 se llamó Bahnrampe. La Bahnrampe era mucho más práctica, puesto que conducía a las víctimas al interior de Auschwitz-Birkenau, cerquita de los Crematorios II y III.

Moshe ‘Ha-Elion hizo un viaje de 6 días a Auschwitz cuando tenía 18 años y recuerda cómo en el tren no había ni agua ni comida, el vagón apestaba y los niños no paraban de llorar. En su poema “La djovenika al lager”, escrito en ladino (la lengua de los judíos sefardíes) y dedicado a su hermana (“A mi ermana Nina, ke bestias muy enfamas / Al lager cuando vino, la ardieron en las flamas“), describe el viaje a Birkenau:

            Un dia los almanes del nido l’arrankaron

            I kon su padre i madre al lager la yevaron

            Sesh dias i sesh noches, stuvieron enserrados,

            Adientro de vagones, eskuros i siyados.

            Mas de ochenta ombres, mujeres, kriaturas,

            Tratados como perros, pasavan oras duras[19]

Tadeusz Borowski describe en This Way for the Gas, Ladies and Gentlemen (originalmente escrito en polaco) las llegadas de los transportes (uso la traducción inglesa):

The transport is coming’, somebody says (…) In the tiny barred windows appear pale, wilted, exhausted human faces, terror-stricken women with tangled hair, unshaven men (…) Heads push through the windows, mouths gasp frantically for air. They draw a few breaths, then disappear; others come in their place, then also disappear. The cries and moans grow louder[20].

Primo Levi narra su viaje a Auschwitz: “vagones de mercancías, cerrados desde el exterior, y dentro hombres, mujeres y niños, comprimidos sin piedad … en un viaje hacia la nada”[21].

La gente bajaba del tren (debía saltar) sofocada, sedienta, asustada y horrorizada. Los SS ladraban histéricos en un idioma que apenas nadie conocía. Las víctimas preguntaban en vano qué iba a ser de ellas. Nadie les decía que el 90 % iba a ser gaseado: “It is the camp law: people going to their death must be deceived to the very end[22], escribe Borowski.

Lo primero era la selección. Los recién llegados debían ponerse en dos filas (hombres a la izquierda y mujeres a la derecha). Una vez hechas las filas, un SS apuntaba con su dedito bien hacia la derecha, bien hacia la izquierda. La derecha significaba trabajos forzados; la izquierda, la cámara de gas. Al sádico Mengele le encantaba la llegada de los nuevos transportes, y estuvo muchas veces al mando de las selecciones en Auschwitz.

Había 4 selecciones: los hombres sanos y robustos de 16 a 45 años iban a la derecha. Las mujeres fuertes iban a la derecha. Los ancianos y los hombres débiles y enfermos iban a la izquierda. Y las ancianas y las mujeres con niños, niñas y bebés iban a la izquierda.

Los que iban a la derecha no sabían qué había ocurrido con los que habían ido a la izquierda. Viktor Frankl escribe: “Los pocos que nos habíamos salvado, del numeroso grupo inicial, conocimos la verdad aquella misma noche. Pregunté a los reclusos antiguos si sabían el posible paradero de mi amigo y colega P. ‘¿Lo enviaron hacia la izquierda?’ ‘Sí’, contesté. ‘Entonces ahí lo tienes’, fue la respuesta. ‘¿Dónde?’ Su mano señaló una chimenea, situada a unos cientos de metros de nosotros, que escupía una llamarada de fuego al cielo gris de Polonia”[23].

En Auschwitz las selecciones se llevaban a cabo 24 horas al día, 7 días a la semana. Auschwitz rebosaba de nuevos transportes y era necesario ir “evacuando” (exterminando) a los judíos.

Martin Weiss, superviviente del Holocausto nacido en 1929, narra en un vídeo la selección al llegar a Auschwitz-Birkenau (1944): “They separated men from the women, and then we had to go through a line and an officer would go like this, left or right. If you went to left you went to your death. If you went to right you went to work[24].

Las personas demasiados débiles o enfermas debido al trayecto en los vagones de animales, y muchos niños y mujeres eran a veces transportados en camiones directamente a las cámaras de gas.

The Auschwitz Album

Existen unas fotografías desgarradoras hechas por un SS y ordenadas en un álbum que muestran el proceso de selección de unos transportes de judíos húngaros que llegaron a Auschwitz-Birkenau en mayo-junio de 1944. En ellas se ve a los hombres, mujeres y niños que en pocas horas agonizarán en las cámaras de gas. El álbum se llama The Auschwitz Album. Lilly Jacob, superviviente de Auschwitz y de Dora-Mittelbau, encontró el álbum en las barracas de los SS de Dora-Mittelbau. Lilly reconoció en las fotos a amigos y familiares suyos que habían sido gaseados. The Auschwitz Album tiene 56 páginas y contiene 193 fotografías, y es la única evidencia fotográfica que muestra la selección de las víctimas:

auschwitz-album-3

Llegada de un transporte de judíos húngaros de la Rutenia subcarpática. Al fondo pueden verse las chimeneas de los Crematorios II y III. Auschwitz, mayo-junio de 1944. The Auschwitz Album # 3. Yad Vashem

Auschwitz-Album-3

Hombres, mujeres y niños judíos húngaros bajando de los vagones de mercancía. El 80-90 % sería gaseado. Auschwitz, mayo-junio de 1944. The Auschwitz Album # 4. Yad Vashem

Auschwitz-Album-6

Hombres, mujeres y niños judíos húngaros saliendo de los vagones de mercancía. El 80-90 % sería gaseado. Auschwitz, mayo-junio de 1944. The Auschwitz Album # 9. Yad Vashem

auschwitz-album-7

Mujeres y niños judíos húngaros esperando las órdenes de los macabros SS. Auschwitz, mayo-junio de 1944. The Auschwitz Album # 7. Yad Vashem

auschwitz-album-10

Mujeres y niños judíos húngaros esperando la selección. Auschwitz, mayo-junio de 1944. The Auschwitz Album # 10. Yad Vashem

auschwitz-album-12

Mujeres y niños judíos húngaros esperando la selección. Auschwitz, mayo-junio de 1944. The Auschwitz Album # 12. Yad Vashem

auschwitz-album-41

Hombres y niños judíos húngaros esperando la selección. Auschwitz, mayo-junio de 1944. The Auschwitz Album # 41. Yad Vashem

auschwitz-album-42

Hombres y niños judíos húngaros esperando la selección. Auschwitz, mayo-junio de 1944. The Auschwitz Album # 42. Yad Vashem

auschwitz-album-53

Mujeres y niños judíos húngaros en la rampa de la selección. Auschwitz, mayo-junio de 1944. The Auschwitz Album # 53. Yad Vashem

auschwitz-album-54

Mujeres y niños judíos húngaros en la rampa de la selección. Auschwitz, mayo-junio de 1944. The Auschwitz Album # 54. Yad Vashem

auschwitz-album-55

Mujeres y niños judíos húngaros en la rampa de la selección. Auschwitz, mayo-junio de 1944. The Auschwitz Album # 55. Yad Vashem

auschwitz-album-56

Mujeres y niños judíos húngaros en la rampa de la selección. Auschwitz, mayo-junio de 1944. The Auschwitz Album # 56. Yad Vashem

auschwitz-album-61

Hombres judíos húngaros en fila antes del comienzo de la selección. Auschwitz, mayo-junio de 1944. The Auschwitz Album # 61. Yad Vashem

auschwitz-album-23

Hombres judíos húngaros en fila antes del comienzo de la selección. Auschwitz, mayo-junio de 1944. The Auschwitz Album # 23. Yad Vashem

 

auschwitz-album-19

Mujeres y niños judíos húngaros esperando la selección. Al fondo a la derecha puede verse el Crematorio II. Auschwitz, mayo-junio de 1944. The Auschwitz Album # 19. Yad Vashem

auschwitz-album-18

Filas y caos antes de la selección. Auschwitz, mayo-junio de 1944. The Auschwitz Album # 18. Yad Vashem

auschwitz-album-22

Empiezan las selecciones. 7 SS vigilan a miles de hombres, mujeres y niños judíos. Auschwitz, mayo-junio de 1944. The Auschwitz Album # 22. Yad Vashem

auschwitz-album-27

Un SS haciendo la selección. Dos mujeres judías son seleccionadas para trabajos forzados. Auschwitz, mayo-junio de 1944. The Auschwitz Album # 27. Yad Vashem

Auschwitz-Album-12-baby

Un SS haciendo la selección. La madre con el bebé se dirige a la izquierda (desde el punto de vista de las víctimas). La izquierda es la cámara de gas. Auschwitz, mayo-junio de 1944. The Auschwitz Album # 35. Yad Vashem

auschwitz-album-36

Un SS haciendo la selección. Una madre judía con un bebé en los brazos y dos niños, una anciana y dos muchachos son seleccionados para la cámara de gas. A la izquierda de la fotografía se hallan 4 prisioneros que ya conocen la horrorosa suerte que correrán las víctimas. Auschwitz, 1944. The Auschwitz Album # 36. Yad Vashem

auschwitz-album-24-selection-crematoria

Hombres judíos húngaros bajo el proceso de selección. Los seleccionados hacia la izquierda se dirigen hacia las cámaras de gas. Auschwitz, mayo-junio de 1944. The Auschwitz Album # 24. Yad Vashem

auschwitz-album-#

Mujeres y niños judíos húngaros dirigiéndose a las cámaras de gas. Auschwitz, mayo-junio de 1944. The Auschwitz Album. Yad Vashem

auschwitz-album-53-men-selected-gas-chambers

Hombres judíos húngaros seleccionados para las cámaras de gas. Las selecciones eran tan rápidas que muchas veces chicos jóvenes y hombres robustos eran también seleccionados para la cámara de gas. Auschwitz, mayo-junio de 1944. The Auschwitz Album # 53. Yad Vashem

auschwitz-album-98-men-gas-chambers

Hombres y ancianos judíos húngaros esperando su turno para entrar en la cámara de gas. Auschwitz, 1944. The Auschwitz Album # 98. Yad Vashem

auschwitz-album-101-men-gas-chambers

Hombres judíos húngaros dirigiéndose a las cámaras de gas. Auschwitz, mayo-junio de 1944. The Auschwitz Album # 101. Yad Vashem

auschwitz-album-148

Hombres judíos húngaros convertidos en esclavos y despojados de su dignidad: duchados, desinfectados, rapados y tatuados, con uniformes de prisioneros. Auschwitz, mayo-junio de 1944. The Auschwitz Album # 148. Yad Vashem

auschwitz-album-152

Mujeres judías húngaras convertidas en esclavas (duchadas, desinfectadas, rapadas y tatuadas, con uniformes de prisioneras) dirigiéndose a sus barracas. Auschwitz, mayo-junio de 1944. The Auschwitz Album # 152. Yad Vashem

Auschwitz-album-158

Mujeres judías húngaras seleccionadas para trabajos forzados en el campo de mujeres de Birkenau con un SS vigilando. Auschwitz, mayo-junio de 1944. The Auschwitz Album # 158. Yad Vashem

Auschwitz-album-119

Anciana judía húngara con un bebé en los brazos y tres niñas caminando hacia la cámara de gas. Auschwitz, mayo-junio de 1944. The Auschwitz Album # 119. Yad Vashem

auschwitz-album-120

Madres judías húngaras con sus hijos e hijas esperando para continuar su camino hacia las cámaras de gas. Auschwitz, mayo-junio de 1944. The Auschwitz Album # 120. Yad Vashem

auschwitz-album-143

Mujeres y niños judíos húngaros dirigiéndose a las cámaras de gas. Auschwitz, mayo-junio de 1944. The Auschwitz Album # 143. Yad Vashem

auschwitz-album-122-children-women-gas-chambers

Mujeres y niños judíos húngaros dirigiéndose a las cámaras de gas. Auschwitz, mayo-junio de 1944. The Auschwitz Album # 122. Yad Vashem

En Auschwitz-Birkenau, a menudo los vestuarios para desnudarse antes de entrar a las cámaras de gas no daban abasto a los transportes de judíos que llegaban en masa. Mientras algunas mujeres, niños y ancianos eran directamente enviados a las cámaras de gas, otras mujeres, niños y ancianos esperaban horas al aire libre, cerca de los crematorios, antes de entrar a las cámaras de gas. Todas las mujeres, niños, niñas, bebés y ancianos de las siguientes fotografías fueron gaseados.

auschwitz-album-130

Hombres, mujeres y niños judíos húngaros esperando su turno para la cámara de gas. Auschwitz, mayo-junio de 1944. The Auschwitz Album # 130. Yad Vashem

auschwitz-album-132

Hombres, mujeres y niños judíos húngaros esperando su turno para la cámara de gas. Auschwitz, mayo-junio de 1944. The Auschwitz Album # 132. Yad Vashem

auschwitz-album-139

Hombres, mujeres y niños judíos húngaros esperando su turno para la cámara de gas. Auschwitz, mayo-junio de 1944. The Auschwitz Album # 139. Yad Vashem

auschwitz-album-134

Mujeres y niños judíos húngaros esperando su turno para la cámara de gas. Auschwitz, mayo-junio de 1944. The Auschwitz Album, # 134. Yad Vashem

Todas las fotos de The Auschwitz Album son desgarradoras, pero las de los niños me revuelven las entrañas. ¡Ay, si uno pudiera coger una metralladora al estilo Scarface y masacrar a todos los ex-nazis! Qué tentador. Uy, no, eso no sería moral, gruñirán los moralistas. ¿Es que aún no os habéis enterado, filósofos de pacotilla? La moral murió en Auschwitz. Tarantino hizo con su arte en Inglourious Basterds lo que la justicia, el hombre y Dios se negaron a hacer: matar a los malditos nazis. De todas maneras, derramar más sangre, ¿nos devolverá a todos esos niñitos masacrados? No. Me conformo, pues, con una prisión llena de mierda para todos los ex-nazis.

Parte IV: Una prisión llena de mierda para todos los ex-nazis, bitte. Una excursión por Auschwitz IV: Kanada / Las selecciones continuas: gas todos los días

HALLOWEEN-2015-TODOS.JPG Antonia Tejeda Barros, Madrid, marzo 2016 – mayo 2019

Webs

Auschwitz-Birkenau State Museum

United States Holocaust Memorial Museum (USHMM)

Yad Vashem. The World Holocaust Remembrance Center

Los Angeles Museum of the Holocaust (LAMOTH)

Guetto Fighters’ House Museum

Center for Holocaust & Genocide Studies (University of Minnesota): Because They Were Jews! by David Friedman

Bibliografía

Arendt, Hannah. Eichmann in Jerusalem. A Report on the Banality of Evil. USA: Penguin Classics, 2006 (1977), pp. vii–312

Borowski, Tadeusz. This Way for the Gas, Ladies and Gentlemen (trad. Barbara Vedder). New York & London: Penguin Classics, 1976 (1967), pp. 9–180

Chare, Nicholas & Williams. Dominic. “How Documents Buried by Jewish Prisoners at Auschwitz Tell the Story of Genocide“. Slate, 3 de febrero de 2006

Dobrowlska, Anna. The Auschwitz Photographer (trad. Anna Samborska & Clay Young). Warsaw: Rekontrplan, 2013, pp. 5–282

Frankl, Viktor E. … trotzdem Ja zum Leben sagen. Ein Psychologe erlebt das Konzentrationslager. München: Kösel, 2014 (2009), pp. 7–191

Frankl, Viktor E. Man’s Search for Meaning (trad. Ilse Lasch). Boston: Beacon, 2006, pp. ix–165

Frankl, Viktor E. El hombre en busca de sentido (trad. Christine Kopplhuber y Gabriel Insauti Herrero). Barcelona: Herder, 2004 (1979), pp. 9–153

‘Ha-Elion, Moshe. En los Kampos de la Muerte. Israel: Instituto Maale Adumim, 2000, pp. 5–94

Levi, Primo. Se questo è un uomo. Torino: Einaudi, 2014 (1958), pp. 3–219

Levi, Primo. Si esto es un hombre (trad. Pilar Gómez Bedate). Barcelona: Austral-El Aleph, 1998 (1987), pp. 7–222

Müller, Filip. Eyewitness Auschwitz. Three Years in the Gas Chambers (trad. Susanne Flatauer). Chicago: Ivan R. Dee & USHMM,1999, pp. ix–180

Niewyk, Donald & Nicosia, Francis. The Columbia Guide to the Holocaust. USA: Columbia University Press, 2000, pp. xi–473

Sartre, Jean-Paul. Les mains sales. France: Gallimard, 2007 (1948), pp. 13–247

Reiniger, Franziska. “Inside the Epicenter of the Horror – Photographs of the Sonderkommando“. Yad Vashem

Roccas, Ronis. “We did the dirty work of the Holocaust’: Sonderkommando Auschwitz“. haArez, 2 de mayo del 2000

Venezia, Shlomo. Sonderkommando. Dans l’enfer des chambres à gaz. Paris: Albin Michel, 2007, pp 7–249

Weiss, Martin. “Selection at Auschwitz“. USHMM

Wiesel, Elie. La nuit. France: Les éditions de minuit, 2012 (1958), pp. 9–199

Wiesel, Elie. “Message from Elie Wiesel“. Auschwitz-Birkenau State Museum

NOTAS

[1] Venezia, Sonderkommando. Dans l’enfer des chambres à gaz, p. 87

[2] Wiesel, La nuit, “Préface de 2007”, p. 13

[3] Moshe Ha’Elion (nacido en 1925), judío griego, fue deportado a Auschwitz en 1943. Tenía 18 años. Después de la marcha de la muerte estuvo en Mauthausen, Melk y Ebensee. En מיצרי שאול (traducido al inglés como Straits of Hell) y En los Kampos de la Muerte(colección de tres poemas escritos en ladino) Moshe narra los horrores de la deportación y de los campos de concentración y exterminio nazis. Fue el prisionero número 114.923. Vive en Israel y tiene 91 años.

[4] Viktor Frankl (1905–1997), judío austríaco, psiquiatra y filósofo, sobrevivió a los horrores de Theresienstadt, Auschwitz, Kaufering y Türkheim (dos subcampos de Dachau). Fundador de la logoterapia (una terapia basada en la búsqueda por el sentido), en Ein Psychologe erlebt das KZ narra las experiencias en los campos “pequeños” de concentración nazis. El libro fue luego retitulado …trotzdem Ja zum Leben sagen. Ein Psychologe erlebt das Konzentrationslager. Traducido al inglés en 1959 primeramente bajo el título From Death-Camp to Existentialism, fue luego titulado con el nombre que hoy se conoce: Man’s Search for Meaning (la edición española usó este último título: El hombre en busca de sentido)

[5] Tadeusz Borowski (1922–1951) ganó la “beca Hitler” a los 21 años por ser polaco y sobrevivió a los horrores de Auschwitz, Natzweiler-Struthof y Dachau. Dachau fue liberado el 1 de mayo de 1945, cuando Borowski tenía 22 años y medio. En 1947 publicó 5 historias cortas bajo el título Pożegnanie z Marią –Adiós a María– (publicado en inglés bajo el título This Way for the Gas, Ladies and Gentlemen –título de una de las historias–). Cuatro años más tarde, el 1 de julio de 1951, se suicidó. ¿Y cómo lo hizo? Nada menos que inhalando gas. Su mujer acababa de dar a luz 3 días antes.

[6] Shlomo Venezia (1923–2012), judío griego, fue deportado a Auschwitz en marzo de 1944; tenía 22 años. Fue Sonderkommando en los Crematorios II y III de Auschwitz-Birkenau. Después de la marcha de la muerte, fue deportado a Mauthausen, Melk y Ebensee. Su hermano Maurice Venezia (nacido en 1921) fue también Sonderkommando, sobrevivió y hoy tiene 95 años. Venezia publicó en el 2007 en francés un testimonio espeluzante y de enorme valor titulado Sonderkommando. Dans l’enfer des chambres à gaz, traducción de una serie de entrevistas en italiano realizadas en el 2006 en Roma por Beatrice Prasquier (con la ayuda de Marcello Pezzetti). Venezia dedicó su vida a dar testimonio sobre los horrores de Auschitz. Murió a los 88 años en Roma.

[7] Primo Levi (1919–1987), judío italiano, fue deportado a Auschwitz en marzo de 1944. Tenía 25 años. En Se questo è un uomo narra la vida en Auschwitz III. Fue el prisionero número 174.517. Completan la llamada “Trilogía de Auschwitz” La tregua y I sommersi e i salvati. Otro testimonio interesantísimo es Così fu Auschwitz. Testimonianze 1945-1986 (con Leonardo De Benedetti).

[8] Elie Wiesel (1928), judío rumano nacionalizado norteamericano, fue deportado a Auschwitz el 6 de mayo de 1944; tenía 15 años. Después de la marcha de la muerte fue prisionero en Buchenwald hasta la liberación (11 de abril de 1945). Wiesel aparece en la famosa fotografía de los prisioneros en una barraca de Buchenwald. En La Nuit (publicado primeramente en yiddish bajo un título mucho más significativo: Un di Velt Hot Geshvign–Y el mundo permaneció callado– narra los horrores de la deportación, Auschwitz y la marcha de la muerte. En 1986 obtuvo el Premio Nobel de la Paz. Fue el prisionero número A-7713.

[9] Nacido en Trutnov (Checoslovaquia) en 1930. En diciembre de 1942, Michal fue enviado junto a su familia a Hradec Kralove y de allí fue deportado a Theresienstadt. El 15 de diciembre de 1943 Michal y su familia fueron deportados a Auschwitz-Birkenau. Michal fue tatuado con el número 168.497, su padre con el número 168.496 y su madre con el número 71.253. Durante seis meses pudieron estar juntos en el “campo familiar”. En junio de 1944 su madre fue enviada a Stutthof (murió en el campo en enero de 1945); su padre fue gaseado el 11 de julio de 1944. Michal sobrevivió Auschwitz, Mauthausen, Melk y dos marchas de la muerte. En 1945–47 escribió su diario (tres libretas) sobre la ocupación nazi en Checoslovaquia y los campos de exterminio.

[10] Levi, Se questo è un uomo, p. 68

[11] Message from Elie Wiesel

[12] USHMM

[13] David Olère (1902–1985) fue un Sonderkommando superviviente de Auschwitz-Birkenau que trabajó en el Crematorio III. Pintor e ilustrador judío polaco, se mudó a París en 1923. Fue deportado a Auschwitz el 2 de marzo de 1943. Después de Auschwitz, sobrevivió la marcha de la muerte, Mauthausen, Melk y Ebensee. Plasmó los horrores que presenció en Auschwitz en sus dibujos y cuadros

[14] Venezia, Sonderkommando. Dans l’enfer des chambres à gaz, p. 86

[15] Venezia, Sonderkommando. Dans l’enfer des chambres à gaz, p. 86

[16] David Friedman (1893–1980) (Friedmann, con dos “Ns”, antes de 1960, año en que obtuvo la nacionalidad norteamericana) fue un superviviente de Auschwitz. Nació en Mährisch Ostrau. Pintor, ilustrador y violinista, vivió en Berlín de 1911 a 1938. En diciembre de 1938 emigró a Praga con su mujer Mathilde y su hija Mirjam Helene. En 1941 los tres fueron deportados al guetto de Lodz, y en 1944, a Auschwitz, donde su mujer y su hija fueron gaseados. Gracias a su talento como violinista, Friedman fue transferido al subcampo Gleiwitz I. Sobrevivió a la marcha de la muerte y llegó al campo de Blechhammer, el cual fue liberado por el Ejército Rojo en 1945. Estuvo en Cracovia y Praga, donde pintó muchos cuadros sobre los horrores del Holocausto. Friedman y su segunda mujer, Hildegard, emigraron a Israel en 1949. Tuvieron una hija llamada también Miriam y emigraron a EEUU en 1954. Su hija Miriam Friedman Morris lucha por recuperar los cuadros de su padre y por mantener viva su memoria

[17] Venezia, Sonderkommando. Dans l’enfer des chambres à gaz, p. 94

[18] Borowski, This Way for the Gas, Ladies and Gentlemen, p. 39

[19] Ha-Elion, “La djovenika al lager”, En los Kampos de la Muerte, p. 15

[20] Borowski, This Way for the Gas, Ladies and Gentlemen, p. 36

[21] Primo Levi, Si esto es un hombre, p. 15 [“vagoni merci, chiusi dall’esterno, e dentro uomini donne bambini, compressi senza pietà … in viaggio verso il nulla“, Primo Levi, Se questo è un uomo, p. 9]

[22] Borowski, This Way for the Gas, Ladies and Gentlemen, p. 37

[23] Frankl, El hombre en busca de sentido, p. 39 [“Uns, der Transportminorität von damals, wurde es am Abend des gleichen Tages bekannt. Ich fragte Kameraden, die schon länger im Lager waren, wohin mein Kollege und Freund P- gekommen sein mochte. ‘Ist er auf die andere Seite geschickt worden?’ ‘Ja’, sage ich. ‘Dann siehst du ihn dort’, sagt man mir. Wo? Eine Hand zeigt zu einem wenige hundert Meter entfernten Schlot, aus dem eine viele Meter hohe Art Stichflamme unheimlich in den weiten, grauen polnischen Himmel emporzüngelt, um sich in eine düstere Rauchwolke aufzulösen“], Frankl, … trotzdem Ja zum Leben sagen, pp. 30–31

[24] Weiss: “Selection at Auschwitz“. USHMM

[25] “La solidarité n’existait que quand on avait assez pour soi; autrement, pour survivre, il fallait être égoïste“, Venezia, Sonderkommando. Dans l’enfer des chambres à gaz, p. 137

[26] Roccas, ‘We did the dirty work of the Holocaust’: Sonderkommando Auschwitz, haArez, 2 de mayo del 2000

[27] Borowski, This Way for the Gas, Ladies and Gentlemen, p. 37

[28] Levi, Si esto es un hombre, p. 134. “La selezioni si sentono arrivare. ‘Selekcja’: la ibrida parola latina e polacca si sente una volta, due volte, molte volte, intercalata in discorsi stranieri“, Levi, Se questo è un uomo, p. 121

[29] Levi, Si esto es un hombre, pp. 138, 139. “Ognuno di noi, che esce nudo dal Tagesraum nel freddo dell’aria di ottobre, deve fare si corsa i pochi passi fra le due porte davanti ai tre, consegnare la scheda alla SS e rientrare per la porta del dormitorio. La SS, nella frazione di secondo fra due passaggi successivi, con uno sguardo di faccia e di schiena giudica della sorte di ognuno, e consegna a sua volta la scheda all’uomo alla sua destra o all’uomo alla sua sinistra, e questo è la vita o la morte di ciascuno di noi“, Levi, Se questo è un uomo, p p. 123

[30] Levi, Si esto es un hombre, p. 141; “dalla mia cuccetta che è al terzo piano, si vede e si sente che il vecchio Kuhn prega, ad alta voce, col berretto in testa e dondolando il busto con violenza. Kuhn ringrazia Dio perché non è stato scelto. Kuhn è un insensato. Non vede, nella cuccetta accanto, Beppo il greco che ha vent’anni, e dopodomani andrà in gas, e lo sa, e se ne sta sdraiato e guarda fisso la lampadina senza dire niente e senza pensare piú niente? Non sa Kuhn che la prossima volta sarà la sua volta? Non capisce Kuhn che è accaduto ogii un abominio che nessuna preghiera propiziatoria, nessun perdono, nessuna espiazione dei colpevoli, nulla insomma che sia in potere dell’uomo di fare, potrà risanare mai piú? Se io fossi Dio, sputerei a terra la preghiera di Kuhn“, Levi, Se questo è un uomo, p. 127

[31] En Venezia, Sonderkommando. Dans l’enfer des chambres à gaz, pp. 205–235

[32] Primo Levi, Si esto es un hombre, p. 35 [“La morte incomincia dalle scarpe“, Primo Levi, Se questo è un uomo, p. 27]

[33] Primo Levi, Si esto es un hombre, p. 53 [“… tutti sentiamo che questa musica è infernale“, Primo Levi, Se questo è un uomo, p. 44]

[34] Primo Levi, Si esto es un hombre, p. 37 [“Tale sarà la nostra vita. Ogni giorno, secondo il ritmo prestabilito, Ausrücken ed Einsrücken, uscire e rientrare; lavorare, dormire e mangiare; ammalarsi, guarire o morire“, Primo Levi, Se questo è un uomo, p. 28 ]

[35] Primo Levi, Si esto es un hombre, p. 80 [“Ma come si potrebbe pensare di non aver fame? il Lager è la fame: noi stessi siamo la fame, fame vivente“, Primo Levi, Se questo è un uomo, p. 69]

[36] “[Moll] m’a donné un coup tout en me faisant un croche-pied pour que je tombe. Il fallait se relever immédiatement, sinon la punition était plus dure encore. Il m’a frappé une deuxième fois, je suis retombé et me suis relevé“, Venezia, Sonderkommando. Dans l’enfer des chambres à gaz, p. 125

[37] Primo Levi, Si esto es un hombre, p. 39 [“La confuzione delle lingue è una componente fondamentale del modo di vivere di quaggiú; si è circondati da una perpetur Babele, in cui tutti urlano ordini e minacce in lingue mai prima udite, e guai a chi non afferra a volo. Qui nessuno ha tempo, nessuno ha pazienza, nessuno ti dà ascolto“, Primo Levi, Se questo è un uomo, p. 30]

[38] Borowski, “This Way for the Gas, Ladies and Gentlemen”, en This Way for the Gas, Ladies and Gentlemen, p. 32 (nota a pie de página)

[39] Primo Levi, Si esto es un hombre, pp. 98, 99 [“La loro vita è breve ma il loro numero è sterminato; sono loro, i Muselmänner, i sommersi, il nerbo del campo; loro, la massa anonima, continuamente rinnovata e sempre identica … già troppo vuoti per soffrire veramente“, Primo Levi, Se questo è un uomo, p. 86]

[40] Primo Levi, Apéndice de 1976, Si esto es un hombre, pp. 215–216 [“Qui non c’era solo la morte, ma una folla di dettagli maniaci e simbolici, tutti tesi a dimostrare e confermare che gli ebrei, e gli zingari, e gli slavi, sono bestiame, strame, immondezza. Si ricordi il tatuaggio di Auschwitz, che imponeva agli uomini il marchio che si usa per i buoi; il viaggio in vagoni bestiame, mai aperti, in modo da costringere i deportati (uomini, donne e bambini!) a giacere per giorni nelle proprie lordure; il numero di matricola in sostituzione del nome; la mancata distribuzione di cucchiai (eppure i magazzini di Auschwitz, alla liberazione, ne contemevano quintali), per cui i prigioneri avrebbero dovuto lambire la zuppa come cani; l’empio sfruttamento dei cadaveri, trattati come una qualsiasi anonima materia prima, da cui si ricavavano l’oro dei denti, i capelli come materiale tessile, le ceneri come fertilizzanti agricoli; gli uomini e le donne degradati a cavie, su cui sperimentare medicinali per poi sopprimerli“, Primo Levi, “Appendice”, Se questo è un uomo, p. 187]

[41] Frankl, El hombre en busca de sentido, p. 113. Und Schritt für Schritt, nicht anders, trittst du ein in dieses neue Leben, wirst du wieder Mensch, Frankl, … trotzdem Ja zum Leben sagen, p. 135

[42] [“Se nos planteó la cuestión: ¿qué hacemos con las mujeres y los niños? Decidí que debía encontrar una solución final. Pues no me pareció que se justificara exterminar –quiero decir matar u ordenar que mataran– a los hombres, y dejar a los niños que crezcan y se venguen contra nuestros hijos y nuestros nietos. Había que adoptar la difícil decisión de conseguir que esa gente desapareciera de la faz de la Tierra”], Himmler, Segundo discurso de Posen, 6 de octubre de 1943

[43] Springfield, vídeo entrevista de 1990. USHMM

[44] Levi, Si esto es un hombre, p. 59. “Noi abbiamo viaggiato fin qui nei vagoni piombati; noi abbiamo visto partire verso il niente le noestre donne e i nostri bambini; noi fatti schiavi abbiamo marciato cento volte avanti e indietro alla fatica muta, spenti nell’anima prima che dalla morte anonima. Noi non ritorneremo. Nessuno deve uscire di qui, che potrebbe portare al mondo, insieme col segno impresso nella carne, la mala novella di quanto, ad Auschwitz, è bastato animo all’uomo di fare dell’uomo“, Levi, Se questo è un uomo, p. 49

[45] Wiesel, La Nuit, “Préface”, p. 23

[46] En los Juicios de Dachau (The Dachau Trials), el Juicio del Alto Comando (The High Command Trial) y el Juicio de los Einsatzgruppen (The Einsatzgruppen Trial) se juzgaron a varios asesinos, responsables de masacres abominables y de crímenes contra la humanidad. A modo de ilustración, algunos casos escandalosos fueron las penas imputadas a Georg von Küchler, Hermann Hoth, Georg-Hans Reinhardt, Karl-Adolf Hollidt, Hermann Reinecke, Walter Warlimon y Otto Wöhler, acusados en el Juicio del Alto Comando, 1948, de crímenes de guerra y de crímenes contra la humanidad por participar en órdenes de asesinato, tortura, deportación y captura de civiles en territorios ocupados. Las penas fueron de 20 de años de prisión para von Küchler (en 1951 se redujo a 12 años de prisión, y en 1953 fue absuelto), 15 años para Hoth (absuelto en 1954), 15 años para Reinhardt (absuelto en 1952), 5 años para Hollidt (absuelto al cabo de 1 año), prisión de por vida para Reinecke (absuelto en 1954), prisión de por vida para Warlimon (reducida a 18 años de prisión en 1951 y absuelto en 1954) y de 8 años de prisión para Wöhler (absuelto en 1951). En esta línea, cabe destacar el Juicio de los Einsatzgruppen, 1948, donde se juzgó a 24 miembros de los Einsatzgruppen: a 22 se les culpó de tres puntos gravísimos: 1. Crímenes contra la humanidad: persecución política, racial y religiosa, asesinato, exterminio, prisión y otros actos inhumanos cometidos en contra de civiles, como parte de un organizado plan de genocidio; 2. Crímenes de guerra; 3. Miembros de organizaciones criminales: SS, SD y Gestapo: 4 fueron sentenciados a muerte y ahorcados, 9 fueron sentenciados a muerte pero finalmente cumplieron condenas de tan sólo 6, 8 y 10 años, uno fue sentenciado a prisión de por vida pero sólo cumplió condena de 10 años, tres fueron sentenciados a 10 años (dos cumplieron condenas de sólo 4 y 6 años, y el otro fue absuelto), dos fueron sentenciados a 10 años (uno cumplió 8 años y el otro fue absuelto), dos fueron absueltos tras el juicio y uno se suicidó

[47] Citado en Levi, “Apéndice de 1976”, Si esto es un hombre, p. 197

[48] Sartre, Les mains sales, p. 22

[49] Wiesel, La nuit, “Préface” (2007), p. 17. Ilse Koch, llamada “la bruja de Buchenwald”, fue sentenciada a cadena perpetua en 1947; en 1948 se redujo su pena a solamente 4 años (¡4 años!), pero fue arrestada de nuevo en 1949 y finalmente condenada a cadena perpetua en 1951. Se suicidó en prisión en 1967

Posted in #WeRemember, Auschwitz, Elie Wiesel, Philosophy, Viktor Frankl | Tagged , , , , , , , , , | 2 Comments